La sonrisa es el portal a nuestro interior más profundo, a nuestras emociones. Es la expresión más fiel a nuestro estado de ánimo y personalidad. La alegría de los buenos momentos se transmite a través de la sonrisa, y no sólo nos revitaliza por dentro, también a las personas que están a nuestro alrededor. Estar rodeados de personas que no tienen vergüenza ni complejos con sus dientes es un verdadero lujo: el bienestar se palpa en el ambiente. El poder de la sonrisa es especialmente importante cuando tenemos bautizos, fiestas de cumpleaños, despedidas de soltero… y, sobretodo, bodas. Estamos en plena temporada de celebraciones y debemos cuidar nuestros dientes para que luzcan blancos y brillantes. No sólo como invitado… también como anfitrión. ¿Cómo puedes lucir una buena sonrisa el día de tu boda? Los dentistas de Centro Dental Pedralbes te dan algunas pistas.

  1. El blanqueamiento dental: es el tratamiento convencional más solicitado. Su objetivo principal es estético; pretende embellecer la sonrisa y sacar a relucir los dientes. El tratamiento puede hacerse en la clínica dental, en manos de un profesional, pero también en casa. En este último caso, el odontólogo te dará unas férulas especializadas y agentes blanqueadores. Deberás colocártelas durante la noche. Si lo prefieres, puedes combinar ambos métodos y conseguir, así, resultados más efectivos y duraderos.
  2. Un lápiz labial con una base azul: hemos dicho que en el día de tu boda la sonrisa es muy importante. No sólo que sea atractiva y saludable, también que lo aparente. Para conseguirlo, utiliza un lápiz labial rojo o azulado, que es mucho más sutil. Los rosas y los corales también resaltan el color de los dientes y no producen esa sensación amarillenta que tanto tememos.
  3. Adiós a las fracturas: si quieres olvidarte de pequeñas fracturas de inmediato, puedes optar por las carillas de porcelana. Se trata de unas finas láminas de porcelana que se colocan sobre el esmalte de los dientes y que tapan cualquier imperfección que pueda haber. Además, abrillantan y emblanquecen los dientes sin necesidad de acceder a un blanqueamiento dental adicional.
  4. Un aliento fresco: en el día de tu boda, una buena sonrisa no sería nada sin un buen olor de boca. Qué desagradable sería reír a carcajadas y… para evitarlo, masca chicles sin azúcar o, si te parece agresivo, procura cepillarte los dientes una vez hayas acabado de cenar o comer. Si lo consigues, ¡vas a triunfar!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *