Si va a recibir implantes dentales con coronas de porcelana o simplemente una rehabilitación con coronas, debe considerar la posibilidad de pedir un set de coronas de recambio. Y es que tal como manda la ley de Murphy, las coronas siempre se rompen los fines de semana o cuando estamos de vacaciones, pero nunca cuando tenemos a un dentista cerca, de modo que no está de más que piense en tener unas coronas de recambio.

Si pide un juego de recambio para sus coronas de porcelana al mismo tiempo que realice el tratamiento, puede ahorrarse muchos dolores de cabeza en el futuro. Si no tiene presupuesto para un recambio, acuérdese de conservar la corona provisional para utilizarla a modo de repuesto. También puede pedirle al dentista que conserve el molde con el que se haya confeccionado la corona o que se lo entregue. A menudo el molde puede reutilizarse, con lo que se ahorrará el coste de la nueva impresión.

Ventajas de los recambios

  1. Menos caro que tener que empezar desde el principio.
  2. Tiene el recambio a mano en caso de fractura.
  3. Se ahorra el coste de una corona temporal o una visita extra.
  4. No tendrá que pasar un mal rato y evitará que la gente le vea sin algún diente.

Inconvenientes de los recambios

  1. El coste inicial es superior.
  2. Puede que nunca llegue a necesitar un recambio.
  3. Los dientes cambian con el paso del tiempo y puede que la corona deje de ajustarse correctamente.
  4. Lo mismo sucede con los cambios en la línea de la encía.

¿Qué hay que hacer cuando se rompe una corona?

  • Acuda al dentista lo antes posible, especialmente si siente sensibilidad en el diente. En caso de mantener el diente propio, su porción interna puede haber quedado expuesta o puede haberse dañado y requerir tratamiento inmediato.
  • Si no puede acudir al dentista, sigue cepillándose los dientes con normalidad, evitando los puntos sensibles. Esto frenará la proliferación de las bacterias y evitará que se agrave el problema.
  • Si tiene una corona de repuesto o provisional, utilícela en sustitución de la que se ha roto mientras no puede acudir al dentista o una vez le están fabricando la nueva corona.
  • Si no tiene ningún recambio, ni corona provisional, guarde el trozo de porcelana fracturado. Con un poco de suerte, podrá pegarse hasta tener nueva corona terminada.
  • No intente reparar la corona rota ya que esto puede comportar inconvenientes cuando el dentista realice la restauración.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *