¿Estas vacaciones de vas de viaje? No olvides tu salud bucodental. Descuidar la higiene oral puede tener consecuencias muy graves en la cavidad oral, como la acumulación de placa bacteriana entre dientes y encías. Además, viajar en avión también puede tener algunos efectos en la salud oral.

Cuando estamos de viaje es habitual probar nuevos alimentos y disponer de menos tiempo para la salud oral. Para prevenir el desarrollo de patologías como la caries, se recomienda acudir al odontólogo antes de viajar. Las visitas al dentista son una parte clave en la prevención de patologías orales. Mediante una exploración, el odontólogo puede detectar los primeros síntomas de enfermedades como la gingivitis. Un diagnóstico precoz de este tipo de enfermedades es fundamental para frenar sus consecuencias orales. En caso de emergencia dental como infecciones, traumatismos… Se recomienda buscar un servicio dental de calidad en la zona, o bien contactar con el odontólogo de confianza. Pero, ¿Cuáles son las claves para mantener la boca sana durante un viaje?

  • Kit de higiene oral. Se recomienda llevar un pequeño kit con los productos básicos para la higiene oral. EHay muchos tipos de cepillos y pastas dentales portátiles, con un tamaño cómodo para llevarlos encima. No obstante, conviene que tanto el cepillo como el dentífrico sean de calidad. También existen colutorios de tamaño reducido. Además, es fundamental transportar el kit de higiene oral en buenas condiciones. Se recomienda mantener el cepillo alejado de otros productos de higiene, enjuagarlo antes de usarlo y dejar que se seque al aire.
  • Rutina de limpieza oral. A pesar de estar lejos de casa es fundamental mantener una rutina de higiene oral constante. Esto se basa en un cepillado con una duración mínima de dos minutos. En caso de no disponer de demasiado tiempo, se recomienda insistir en las zonas más susceptibles de retención de placa, como los espacios entre dientes y encías. Si es posible, también se recomienda usar el colutorio como mínimo una vez al día. En caso de que el destino del viaje sea rural, es importante usar agua potable para el cepillado.
  • Mascar chicle. El chicle sin azúcar ayuda a prevenir patologías como la caries, porque estimula la salivación. La saliva ayuda a eliminar bacterias en la cavidad oral. No obstante, el chicle no debe sustituir el cepillado o el enjuague bucal. Pero en momentos puntuales puede ser un gran aliado para mantener una buena higiene oral durante el viaje.
  • Vuelta a casa. Al volver a casa conviene retomar la rutina de higiene habitual. Es decir, cepillarse los dientes después de cada comida, usar el enjuague bucal y el hilo dental. Además recomendamos acudir al odontólogo de confianza para evaluar el estado de la cavidad oral después de un viaje.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *