El verano es la época del año en la que tomamos más bebidas y alimentos muy fríos. Esto provoca un gran aumento de casos de sensibilidad dental: es común sentir molestias e incluso un dolor agudo en dientes y encías al tomar alimentos como un helado. Esas sensaciones son muy desagradables y pueden alterar el bienestar del paciente en su día a día.

Pero, ¿En qué consiste exactamente la sensibilidad dental? También conocida como hipersensibilidad, se trata de una dolencia que se debe al desgaste del diente o encía. Este desgaste puede surgir por una erosión ácida en los dientes, o por la pérdida de protección en el esmalte que deja expuestos los túbulos dentarios. Éstos provocan, mediante proyecciones nerviosas, la sensación de dolor. La hipersensibilidad también puede deberse a las caries, por lo que es muy importante tratarlas a tiempo.

La sensibilidad dental puede encontrarse en uno o varios dientes y no tiene grados establecidos de dolor, porque cada paciente experimenta un nivel distinto y subjetivo. No obstante, existen diversos trucos para combatirla durante esta época.

  • Evitar alimentos cítricos. Los alimentos como el zumo de naranja o de limón contienen ácidos que alteran los niveles de pH de la boca, favoreciendo la erosión y desgaste del esmalte. Un truco para equilibrar los niveles de pH es beber agua o leche después de ingerir este tipo de alimentos.
  • Mantener una dieta equilibrada. Evitar los alimentos ácidos es importante, aunque también es necesario mantener una dieta equilibrada. Para combatir la sensibilidad dental son favorables los alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y cereales.
  • Buena higiene bucodental. Una higiene bucodental de nuestra boca será fundamental para combatir la aparición de la sensibilidad dental. Sin embargo un cepillado muy agresivo puede ser perjudicial, por lo que se recomienda cepillarse con un cepillo de cerdas suaves, un mínimo de dos veces al día y durante al menos dos minutos. Una pasta dental específica para la sensibilidad dental será de mucha ayuda. También es recomendable completar el cepillado con un enjuague bucal adecuado para dientes sensibles y con hilo dental, sin pasarlo de forma agresiva.
  • Acudir al odontólogo. En caso de experimentar un nivel de dolor muy agudo, es importante acudir al dentista de inmediato. Éste sabrá orientar sobre el problema y recomendar pastas y enjuagues determinados para combatir la sensibilidad dental. Además, es importante acudir regularmente al odontólogo para prevenir otras complicaciones en nuestra salud bucal.
  • Tratamientos profesionales. Existe una gran variedad de tratamientos para combatir la sensibilidad dental, de modo que tu dentista de confianza elegirá el que más se ajuste a tu caso.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *