La sociedad se mueve a un ritmo endiablado, tanto que da vértigo pensar como estábamos hace unos años y como estamos ahora, con una pléyade de innovaciones que nos han hecho la vida más cómoda en todos los aspectos.

Y, como no podía ser de otra manera, la medicina es la gran beneficiada de estas innovaciones, siendo la odontología una de las ramas que más está evolucionando en estos últimos años gracias a la utilización de la tecnología digital que ha permitido simplificar los procesos y mejorar los resultados finales.

Como claro ejemplo de esta mejora tenemos la ortodoncia, que ha pasado en pocos años de los tradicionales brackets de alambre, antiestéticos y difíciles de limpiar, a las ortodoncias invisibles que apenas se perciben por los demás y que permiten una higiene bucal adecuada.

Pero, ¿cuáles son exactamente los tipos de ortodoncia que nos podemos encontrar hoy en día en el mercado?

  1. Brackets: Es la ortodoncia de toda la vida, la que llevamos años viendo en la gente de nuestro alrededor. Estos brackets se colocan en las piezas dentales con un adhesivo especial y luego se pasa unos alambres por ellos de manera que puedan realizar el movimiento de ajuste de manera adecuada.

Tienen el problema evidente de su estética de metal que hace muy complicada la vida social durante el tratamiento de ortodoncia, y a la vez sufren de una higiene bucal harto complicada.

  1. Linguales: Ha sido el primer avance de las ortodoncias hacia la invisibilidad ya que aunque tienen el mismo sistema que los brackets tradicionales tienen la ventaja de que se colocan en la parte posterior de los dientes, la no visible, y así no son percibidos por el resto de la gente.

Los brackets que se colocan, eso sí, son de un tamaño mucho menor que los que se ponen en la parte anterior para evitar roces y molestias al paciente.

  1. Invisalign: Es la ortodoncia invisible de verdad, la última revolución. Se trata de una férula transparente que se coloca sobre la estructura dental y que permite llevar una vida totalmente normal. Además, esta férula se puede retirar con lo que la higiene bucal es mucho más sencilla. Cada 3 o 4 meses, dependiendo de la evolución, se cambia la férula por otra para ajustarse al movimiento de las piezas dentales.

Entradas recomendadas