¿Cómo cuidar la higiene dental con ortodoncia?

Uno de los grandes problemas a la hora de llevar una ortodoncia tradicional, los brackets de toda la vida, es cómo lograr una higiene dental adecuada, ya que las dificultades para llegar a todas las cavidades y a todos los espacios generados es complicado.

Además, cada enganche de cada alambre es el lugar ideal para que se acumulen restos de comida de todo tipo y con ello se pueda llegar a generar placa bacteriana que acabe por convertirse en una caries.

Por ese motivo si de manera habitual hay que ser cuidadoso con la higiene dental diaria cuando se lleva una ortodoncia esta higiene dental debe de ser mucho más pulcra ya que el daño puede ser mayor.

¿Cómo cuidar la higiene dental con ortodoncia?

  • Cepillarse después de cada comida: Pero no solo después de comidas “oficiales”, sino después de ingerir cualquier alimento es conveniente cepillarse para evitar que los restos de comida se acumulen entre los alambres, lo cuál puede generarnos un daño posterior si tardamos en cepillarnos después e incluso provocar mal aliento.

Además, si tenemos problemas a la hora de utilizar nuestro cepillo tradicional, en el sentido en que no percibimos que se produzca una limpieza adecuada, en el mercado hay unos cepillos con las cerdas en forma de V que consiguen llegar a todos los lugares.

  • Evitar alimentos duros o pegajosos: En la medida de lo posible si conseguimos evitar este tipo de alimentos estaremos beneficiando nuestra propia higiene dental, ya que conseguiremos generarnos menos problemas.

En este sentido hay que tener especial cuidado con los alimentos pegajosos, como por ejemplo chicles porque pueden llegar a pegarse en los alambres de la ortodoncia y luego es harto complicado el despegarlo.

  • Utilizar cepillos interproximales: Estos cepillos son especiales para poder llegar a los espacios entre los dientes, cuando éstos son demasiado grandes como para usar solo hilo dental. Estos cepillos son de mucha utilidad porque consiguen llegar a los huecos generados entre los alambres y los propios dientes.
  • Pastas dentales especiales: Igualmente, también existen dentífricos especiales que ayudan a cuidar la higiene bucal en las personas que llevan ortodoncia.

La ortodoncia en niños y adolescentes

Durante la infancia, cuando los niños y niñas todavía están en su etapa de desarrollo, es un buen momento para corregir la postura de los dientes y huesos maxilofaciales que pueden causar problemas de mala oclusión dental. Además, si se detectan piezas dentales mal colocadas, una sonrisa irregular o molestias al masticar o cerrar la boca, es más fácil corregirlos en esta etapa.

Normalmente, el odontopediatra suele recomendar una primera visita al ortodoncista alrededor de los 7 años de edad, cuando el grupo de dientes incisivos superiores e inferiores definitivos ya han salido y los niños y niñas están en pleno crecimiento óseo. En esta etapa es posible diagnosticar posibles problemas y corregirlos de forma precoz con la ortodoncia preventiva. Este tratamiento controla la posición de la mandíbula y del maxilar superior mediante aparatos normalmente removibles que actúan modificando el crecimiento para conseguir una buena oclusión dental. Cuando lo que se busca es corregir la posición de los dientes para mejorar su estética y funcionalidad, es el momento de optar por la ortodoncia correctiva en cualquiera de sus variantes.

Entre los 9 y los 13 años es la mejor edad para el uso de brackets porque los niños y niñas ya han terminado de cambiar todos los dientes de leche. Puede ser que, por motivos estéticos, los niños y niñas pre-adolescentes rechacen la idea de llevar aparatos correctores. A diferencia de los más pequeños, los adolescentes se preocupan mucho por su apariencia y el uso de brackets les puede incomodar más que el hecho de no tener los dientes alineados. Gracias a la evolución de los aparatos de ortodoncia,  hoy en día se existen aparatos muy discretos y casi invisibles que son igual de eficaces para corregir la posición de los dientes.

La higiene dental de la ortodoncia

Las personas que llevan ortodoncia deben tener un especial cuidado en su higiene bucodental diaria. Los tratamientos de ortodoncia suelen durar varios meses ya que recolocar y alinear las piezas dentales, en algunos casos, puede ser un proceso lento. Durante este tiempo, se deben seguir una serie de pautas para la higiene de dientes y brackets y evitar que, para solucionar un problema de estética dental, pueda surgir alguno de salud bucodental, como las caries o enfermedades de las encías.

El éxito de un tratamiento de ortodoncia también recae en realizar una correcta higiene y mantenimiento de dientes y brackets. Para el cepillado de los dientes con ortodoncia, existen cepillos especiales con filamentos en forma de V ideales para limpiar dientes y aparatos de manera eficaz. Además, es recomendable utilizar una pasta dental específica para ortodoncia y cepillos interproximales que ayudan a limpiar los pequeños espacios entre el diente y el aparato, así como también el espacio entre dientes. El cepillado debe realizarse por la parte frontal del diente, primero en sentido horizontal y después vertical. El resto de la boca, puede cepillarse de la manera habitual. Para completar la higiene, es recomendable usar irrigadores orales con boquilla especial para ortodoncia y finalizar con un enjuague con colutorio.

Durante el tiempo que dura el tratamiento de ortodoncia, es fundamental realizar la higiene dental después de cada comida ya que es muy habitual que queden restos de alimentos en los brackets que facilitan la formación de placa bacteriana y aumentan el riesgo de caries y enfermedades de las encías. Además, es recomendable evitar alimentos duros o pegajosos puedan romper o deformar los aparatos, y procurar no cortar los alimentos con los dientes sino llevarlos a la boca en pequeñas porciones.

Ortodoncia, más allá de una bonita sonrisa

Muchas personas creen que la ortodoncia es tan solo un tratamiento de estética dental que tiene por objetivo recolocar y alinear las piezas dentales para conseguir una bonita sonrisa. Que lo es. Pero los beneficios de la ortodoncia van más allá de lo estético para repercutir en una mejor calidad de vida. Tener todas las piezas dentales bien colocadas y alineadas aporta mucho más que belleza a la sonrisa: mejora en la estética facial y la funcionalidad de la dentadura.

Una dentadura que encaja mal o tiene sus dientes desalineados, es una dentadura que tiene problemas, más o menos graves, al morder y al masticar que pueden derivar en dolores de mandíbula o en caries por las dificultades de realizar correctamente la higiene dental. No poder masticar correctamente puede dificultar la deglución y la digestión de los alimentos. O los dolores de mandíbula pueden provocar tensiones que deriven dolores de cabeza o que afecten a las cervicales.

El deseo de los que inician un tratamiento de ortodoncia es tener una sonrisa con los dientes bien alineados. Pero, además, los beneficios colaterales son un factor a tener en cuenta a la hora de decidirse y valorar la idoneidad del tratamiento que, dependiendo de cada caso, puede ser más o menos duradero. Los beneficios de la ortodoncia son, evidentemente, estéticos pero también de salud y calidad de vida. Y, en general, los resultados de la ortodoncia son excelentes y permanentes. Se trata de un tratamiento eficaz, sea cual sea la edad del paciente, y que puede adaptarse a las necesidades de cada caso ya que existen varias alternativas dentro del mismo tratamiento.