¿Acumular sarro puede desencadenar en una enfermedad?

Son muchísimas las personas que no siguen la recomendación de ir al dentista mínimo una vez al año. De hecho, hay personas que les atemoriza ir al dentista y se están muchos años sin ir. Pero esto finalmente conlleva muchos problemas, ya que no realizarse una limpieza bucal de forma anual puede desembocar en una enfermedad muy difícil de curar si se detecta en fase avanzada.

¿Qué es la placa y el sarro?

La placa es la acumulación de bacterias y de los subproductos de estas que se depositan en los dientes. Si la placa permanece mucho tiempo en la boca, los minerales de la saliva la endurecen y finalmente se acaba convirtiendo en sarro. Esta acumulación del sarro pude derivar en una enfermedad periodontal, también conocida como periodontitis

¿Qué síntomas tiene la enfermedad periodontal?

Para empezar, esta enfermedad es la primera causa de perdida de piezas dentales y provoca que las encías tengan un color rojizo, estén inflamadas y sangren con facilidad. Hay casos en los que también puede provocar recesión de la encía, destrucción del hueso o pérdida del diente.

Pero sobretodo, lo más importante es que esta enfermedad está estrechamente relacionada con las enfermedades cardíacas, pulmonares, la diabetes y otras enfermedades sistemáticas.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad?

La única forma de prevenir la enfermedad es tener una buena higiene bucal. Es decir, cepillarse los dientes tres veces al día, usar hilo dental, hacer tratamientos que le recomiende el doctor y concertar visitas periódicas con el dentista para realizar una limpieza dental.

¿Qué puede pasar si la enfermedad ya está muy avanzada?

En el caso de que la enfermedad ya está ligeramente avanzada es posible que se tenga que optar por un pulido radicular o curetaje. El pulido radicular consiste en la eliminación de la placa y del cálculo dental de la corona de los dientes y las superficies de las raíces. Y el curetaje es la eliminación de tejido de la encía enferma.

En el caso de que la enfermedad esté muy avanzada, hay que realizar una cirugía que consiste en destapar quirúrgicamente secciones de la encía para eliminar placa y el cálculo dental y corregir defectos óseos.

En caso de que se detecte pérdida de hueso importante se tendría que realizar injertos óseos.

Es por eso que desde Clínica dental Pedralbes recordamos que la higiene bucal es muy importante e invitamos a que vengan a visitarnos periódicamente para hacer limpiezas bucales.

Tu salud también está en tus dientes.

Boca con sarro
Periodontitis

¿Cómo cuidar la higiene dental con ortodoncia?

Uno de los grandes problemas a la hora de llevar una ortodoncia tradicional, los brackets de toda la vida, es cómo lograr una higiene dental adecuada, ya que las dificultades para llegar a todas las cavidades y a todos los espacios generados es complicado.

Además, cada enganche de cada alambre es el lugar ideal para que se acumulen restos de comida de todo tipo y con ello se pueda llegar a generar placa bacteriana que acabe por convertirse en una caries.

Por ese motivo si de manera habitual hay que ser cuidadoso con la higiene dental diaria cuando se lleva una ortodoncia esta higiene dental debe de ser mucho más pulcra ya que el daño puede ser mayor.

¿Cómo cuidar la higiene dental con ortodoncia?

  • Cepillarse después de cada comida: Pero no solo después de comidas “oficiales”, sino después de ingerir cualquier alimento es conveniente cepillarse para evitar que los restos de comida se acumulen entre los alambres, lo cuál puede generarnos un daño posterior si tardamos en cepillarnos después e incluso provocar mal aliento.

Además, si tenemos problemas a la hora de utilizar nuestro cepillo tradicional, en el sentido en que no percibimos que se produzca una limpieza adecuada, en el mercado hay unos cepillos con las cerdas en forma de V que consiguen llegar a todos los lugares.

  • Evitar alimentos duros o pegajosos: En la medida de lo posible si conseguimos evitar este tipo de alimentos estaremos beneficiando nuestra propia higiene dental, ya que conseguiremos generarnos menos problemas.

En este sentido hay que tener especial cuidado con los alimentos pegajosos, como por ejemplo chicles porque pueden llegar a pegarse en los alambres de la ortodoncia y luego es harto complicado el despegarlo.

  • Utilizar cepillos interproximales: Estos cepillos son especiales para poder llegar a los espacios entre los dientes, cuando éstos son demasiado grandes como para usar solo hilo dental. Estos cepillos son de mucha utilidad porque consiguen llegar a los huecos generados entre los alambres y los propios dientes.
  • Pastas dentales especiales: Igualmente, también existen dentífricos especiales que ayudan a cuidar la higiene bucal en las personas que llevan ortodoncia.

El hilo dental, ese gran desconocido

Las estadísticas que manejan los colegios de dentistas a nivel mundial calculan que alrededor del 70% de la población no utiliza el hilo dental en su higiene bucal diaria, a pesar de que se trata de una de las herramientas más eficientes en la lucha contra las infecciones de las encías.

 

¿Qué beneficios tiene la utilización del hilo dental?

La gran ventaja del hilo dental es que consigue llegar a los lugares vetados para el cepillo de dientes, con lo que elimina todos los restos que éste deja. De esta manera consigue evitar que los restos se acumulen entre los dientes previniendo así de la aparición de cualquier tipo de infección posterior.

Por ello es recomendable utilizar el hilo dental después de cada cepillado para lograr una higiene bucal completa, y si esto no fuera posible, como consecuencia de las dificultades de la rutina del día a día, los expertos aconsejan que, al menos, se utilice una vez al día, preferiblemente por la noche antes de acostarse.

 

Pero, ¿por qué no utilizamos el hilo dental?

Esa es la gran pregunta que nadie es capaz de responder. La única respuesta plausible es por pereza. La población no utiliza hilo dental después del cepillado por la mera razón de que no tienen tiempo o no quieren encontrarlo.

Sin embargo, debemos de concienciarnos de la necesidad de incluir el hilo dental en nuestra higiene bucal, por nuestra propia salud ya que las complicaciones de una infección de encías son múltiples.

 

Y, ¿cuál es la forma correcta de utilizar el hilo dental?

Debemos de tomar un hilo que esté tenso y pasarlo suavemente entre los dientes. Es probable que al principio sangren las encías, pero este sangrado desaparece después de haber utilizado el hilo dental varias veces.

Este sangrado se debe a que, a pesar de que lo ideal es no tocar las encías, lo probable es hacerlo, ya que el hilo dental debe de llevarse hasta el final del diente, lo más cerca de las encías y el contacto provocará el sangrado.

Ten en cuenta, eso sí, que deberías de cambiar el hilo utilizado en cada nuevo tramo de dientes. Lo ideal es coger unos 40cms de hilo e ir cambiando el tramo que se utiliza en el contacto directo con los dientes, porque si no estaríamos únicamente cambiando los restos de lugar.

Una sonrisa lo dice todo

Una sonrisa lo dice todo, es tu carta de presentación, la primera impresión que causas en las personas que te rodean. Una sonrisa limpia, blanca, simétrica, una sonrisa que abre puertas no es lo mismo que una sonrisa sucia, con malformaciones, una sonrisa que cierra oportunidades.

En el Centro Dental Pedralbes conocemos la diferencia, sabemos de la importancia que una sonrisa en la sociedad de hoy en día, y por ello hemos creado nuestro programa de Coach Dental.

Un programa que conseguirá sacarte tu mejor sonrisa, de una manera natural, aprovechando todo lo bueno que ya tienes y mejorando aquellas pequeñas deficiencias que afean el conjunto de una manera injusta y antinatural.

Desde los tradicionales blanqueamientos dentales hasta los más complejos sistemas de odontología estética, en el Centro Dental Pedralbes cuidamos tu sonrisa con un profesional dedicado a que cuando sonrías el mundo sonría contigo.

Cuidando el detalle hasta el extremo se ofrecen los mejores avances en ortodoncias, desde los tradicionales alambres hasta los más modernos sistemas invisibles que te harán la vida más fácil.

Porque con una simple ortodoncia durante un período corto de tiempo conseguirás corregir esos dientes rebeldes que se niegan a ocupar un lugar simétrico en tu sonrisa. Una ortodoncia que ya nada tiene que ver con aquellos alambres de años atrás, todos los sistemas son mucho más estéticos y te permitirán llevar una vida normal desde el principio.

Pero no te creas que en el Centro Dental Pedralbes ofrecemos un paquete único, universal, idéntico para cada persona, no, sabemos que cada persona es diferente y cada sonrisa un universo único que queremos explorar.

Analizaremos tu sonrisa, potenciaremos sus puntos fuertes y corregiremos aquellos pequeños defectillos que la afean, todo de una manera personalizada porque no hay dos sonrisas iguales y ésta debe de reflejar siempre la personalidad de la persona que la luce.

Así que tú decides, puedes seguir sufriendo una sonrisa de la que te avergüenzas o apostar por nuestro sistema de Coach Dental que te abrirá todo un abanico nuevo de sensaciones cada vez que sonrías, porque comprobarás como cambia la reacción de los que te rodean.

Diabetes y salud bucodental

Dientes y encías son una parte del cuerpo que sufren especialmente los efectos de la diabetes y, por lo tanto, su buen estado y su buen cuidado es aún más fundamental en las persona diabéticas. Existe una relación clara, directa y recíproca entre la diabetes y las enfermedades de las encías. No solo los diabéticos tienen más riesgo de sufrir una enfermedad periodontal – 3 o 4 veces más que el resto-  sino que la presencia de trastornos en las encías pueden identificar precozmente el desarrollo futuro de esta enfermedad.

El dentista puede contribuir al diagnóstico precoz de la diabetes y, con sus cuidados, ayudar al control de la enfermedad. Es importante acudir al dentista si se detectan síntomas como encías enrojecidas, inflamadas, sensibles o que sangran con facilidad. Un diabético que no se trata adecuadamente tiene una mayor susceptibilidad a las infecciones, boca seca, halitosis y retraso en la cicatrización de las heridas, entre otros problemas bucales.

Sufrir una infección en las encías, como la gingivitis o la periodontitis, también puede afectar a los niveles de azúcar en sangre. Por eso, tener unos hábitos de higiene dental correctos, puede ayudar a mantener una buena salud bucodental y a controlar la diabetes.

Las enfermedades periodontales son más frecuentes y suelen estar más avanzadas en diabéticos así que una buena higiene oral será fundamental para estos pacientes. La periodontitis puede ser un primer signo de diabetes y, si no se controla, puede hacer empeorar a la diabetes. Por otro lado, un buen tratamiento de las enfermedades de las encías puede mejorar el control de la diabetes.

La sensibilidad dental y sus consecuencias

Muchas de las personas que acuden a la consulta del dentista lo hacen por un problema de sensibilidad dental. Se trata episodios de dolor agudo y transitorio provocado por el contacto de dientes y encías con estímulos externos como pueden ser las bebidas frías o calientes, los alimentos dulces o muy ácidos e incluso la presión del cepillo de dientes durante el cepillado.

Este dolor o sensibilidad en los dientes es debido al desgaste del esmalte de la superficie dental que deja desprotegida la zona del diente donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos produciendo una intensa sensación de dolor. La falta de higiene dental o la caries no están relacionadas con la sensibilidad dental. Es más, el esmalte dental puede desgastarse, precisamente, durante la higiene dental por utilizar un cepillo con las cerdas demasiado duras o por ejercer demasiada presión en dientes y encías. Pueden ocurrir dos cosas; la primera que la encía se retraiga exponiendo una zona del diente que no esta protegido por la encía, dando problemas de sensibilidad, estéticos e incrementado la posibilidad de tener caries, la segunda que el esmalte se desgaste y el diente se erosione, por tanto se van perdiendo las capas protectoras dejando desprotegida su zona más sensible. Cuando esto pasa, y aparece el dolor, es necesario volver a recuperar estas capas protectoras y fortalecer los dientes utilizando los productos de higiene dental adecuados.

Cuando la sensibilidad dental no se trata, puede llegar a impedir llevar a cabo la higiene dental diaria de manera correcta y puede derivar en otros problemas más graves, como caries o enfermedades de las encías. Por eso es importante acudir a la consulta: para poner fin a un problema muy molesto y para evitar que éste tenga consecuencias mucho más graves para nuestra salud bucodental.

El cepillo dental eléctrico

La higiene dental es una rutina que debemos repetir unas dos o tres veces al día para asegurarnos que, después de las comidas, no queden restos de alimentos en los dientes que puedan comportar la acumulación de sarro y la aparición de caries u otras enfermedades bucodentales. El cepillado es el elemento principal de esta rutina y para realizarlo necesitamos un buen cepillo de dientes. En los últimos años se ha popularizado mucho el uso del cepillo dental eléctrico ya que tiene una serie de ventajas que el cepillo manual tradicional no tiene. De todos modos, lo importante es cepillarse los dientes así que la opción de utilizar el cepillo manual es igualmente válida para la higiene dental.

El cepillo eléctrico ayuda a realizar una limpieza más profunda y precisa con menos esfuerzo, cualidad que lo convierte en una herramienta muy útil en esta rutina diaria. Los cepillos eléctricos disponen de un pequeño cabezal rotatorio que ayuda a eliminar mejor la placa bacteriana y a alcanzar aquellos lugares que un cepillo manual difícilmente alcanzaría.

Además, este cabezal es sensible a la excesiva presión, lo que ayuda a realizar el cepillado sin ejercer demasiada presión sobre dientes y encías. Algunos cepillos incorporan un temporizador que indica el tiempo mínimo que debe durar el cepillado: 2 minutos. Esto es de gran ayuda para los que no dedican el tiempo suficiente a la higiene de dientes y encías. Para los niños, el uso del cepillo dental eléctrico puede ser un incentivo para motivarles a adquirir este hábito tan necesario. Para muchos, el uso del cepillo eléctrico es una experiencia muy divertida.

Como acabar con el mal aliento

Una de cada tres personas adultas sufre, o sufrirá a lo largo de su vida, halitosis o mal aliento. Este problema de salud bucodental está causado por la acumulación de bacterias en lengua, las encías y entre los dientes. El mal aliento también puede estar relacionado con enfermedades como diabetes o trastornos hepáticos, aunque en la mayoría de los casos el origen del problema es oral.

Se trata de una situación embarazosa que puede llegar a afectar en el desarrollo normal de las relaciones personales y sociales ya que incomoda al que lo sufre y al que está cerca y lo nota. Para evitar y combatir el mal aliento lo más importante es tener una muy buena higiene dental. Además de lavarse los dientes a menudo, es importante no olvidarse de la lengua, las encías y espacios entre dientes. Es recomendable usar una pasta dentífrica con clorofila y cambiar el cepillo dental más a menudo de lo habitual. El uso del hilo dental y del colutorio es fundamental para eliminar mejor los restos de comida y mantener el aliento más fresco durante más tiempo.

Hay que cuidar también la alimentación y evitar alimentos como ajo, cebolla, peperoni o salami y bebidas como cerveza, café, whisky o vino, que dejan muchos residuos en dientes y boca. Además, se debe reducir el consumo de alcohol y tabaco. Si no podemos lavarnos los dientes después de comer, masticar chicle de menta sin azúcar o enjuagarnos bien la boca con agua ayudará a eliminar restos de alimentos y malos olores. No debemos pasar muchas horas sin comer nada y debemos beber mucha agua para producir más saliva y eliminar las partículas que se acumulan en la boca y causan el mal aliento.

El correcto uso del hilo dental

Entre los buenos hábitos de higiene bucodental, hay que tener en cuenta uno que no está muy extendido: el uso del hilo dental. Se calcula que el 70% de la población no lo utiliza a pesar que es uno de los mejores aliados para luchar contra las enfermedades de las encías. El hilo dental, si se utiliza correctamente, ayuda a eliminar la placa y los restos de comida de lugares donde el cepillo dental no tiene acceso fácilmente: debajo de la encía y entre los dientes. Por eso, es importante que el uso del hilo dental forme parte de la higiene dental diaria.

El hilo dental no es difícil de utilizar pero es necesario conocer la técnica y los trucos para su correcta aplicación. Para la higiene dental diaria, basta con coger unos 40 cm de hilo y enrollarlo en los dedos medios de las dos manos. El hilo debe cogerse con el índice y el pulgar de cada mano, en tramos de unos 6 cm, para tensarlo y deslizarlo suavemente entre los dientes, frotando el  borde de cada pieza dental con el hilo, de arriba abajo. Es importante llegar lo más cerca posible de las encías sin golpearlas ni lesionar el tejido gingival. En cada diente, hay que ir usando nuevos tramos de hilo limpio. Una vez finalizado el recorrido por toda la dentadura, el enjuague final con colutorio ayudará a eliminar definitivamente la placa y los restos de alimentos de nuestra boca.

Lo ideal sería realizar esta operación cada vez que nos laváramos los dientes pero, en caso que no sea posible, por lo menos una vez al día hay que realizar una higiene bucodental