¿Acumular sarro puede desencadenar en una enfermedad?

Son muchísimas las personas que no siguen la recomendación de ir al dentista mínimo una vez al año. De hecho, hay personas que les atemoriza ir al dentista y se están muchos años sin ir. Pero esto finalmente conlleva muchos problemas, ya que no realizarse una limpieza bucal de forma anual puede desembocar en una enfermedad muy difícil de curar si se detecta en fase avanzada.

¿Qué es la placa y el sarro?

La placa es la acumulación de bacterias y de los subproductos de estas que se depositan en los dientes. Si la placa permanece mucho tiempo en la boca, los minerales de la saliva la endurecen y finalmente se acaba convirtiendo en sarro. Esta acumulación del sarro pude derivar en una enfermedad periodontal, también conocida como periodontitis

¿Qué síntomas tiene la enfermedad periodontal?

Para empezar, esta enfermedad es la primera causa de perdida de piezas dentales y provoca que las encías tengan un color rojizo, estén inflamadas y sangren con facilidad. Hay casos en los que también puede provocar recesión de la encía, destrucción del hueso o pérdida del diente.

Pero sobretodo, lo más importante es que esta enfermedad está estrechamente relacionada con las enfermedades cardíacas, pulmonares, la diabetes y otras enfermedades sistemáticas.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad?

La única forma de prevenir la enfermedad es tener una buena higiene bucal. Es decir, cepillarse los dientes tres veces al día, usar hilo dental, hacer tratamientos que le recomiende el doctor y concertar visitas periódicas con el dentista para realizar una limpieza dental.

¿Qué puede pasar si la enfermedad ya está muy avanzada?

En el caso de que la enfermedad ya está ligeramente avanzada es posible que se tenga que optar por un pulido radicular o curetaje. El pulido radicular consiste en la eliminación de la placa y del cálculo dental de la corona de los dientes y las superficies de las raíces. Y el curetaje es la eliminación de tejido de la encía enferma.

En el caso de que la enfermedad esté muy avanzada, hay que realizar una cirugía que consiste en destapar quirúrgicamente secciones de la encía para eliminar placa y el cálculo dental y corregir defectos óseos.

En caso de que se detecte pérdida de hueso importante se tendría que realizar injertos óseos.

Es por eso que desde Clínica dental Pedralbes recordamos que la higiene bucal es muy importante e invitamos a que vengan a visitarnos periódicamente para hacer limpiezas bucales.

Tu salud también está en tus dientes.

Boca con sarro
Periodontitis

¿Qué son las carillas o laminados?

Todos queremos tener una sonrisa perfecta, pero no todos estamos dispuestos a pasarnos horas y horas en el dentista o someternos a un tratamiento de larga duración, principalmente por la pereza que suele dar en general el acudir a las consultas de estos profesionales.

Por ello, las Carillas o Laminados son la solución perfecta para conseguir obtener la perfección en la sonrisa de una manera sencilla y sin tratamientos de larga duración.

¿Qué son las carillas o laminados?

Son láminas de porcelana que se pegan a la superficie visible del diente pudiendo conseguir, por tanto, el efecto que se desee, desde una recuperación parcial o total del color original de la dentadura a la corrección de algún defecto de forma o rotura ocasional.

Se trata de láminas que, gracias a las tecnologías y materiales utilizados hoy en día, apenas dañan al diente, con lo que son mucho más recomendables que otros tratamientos que pueden ser más dañinos.

¿Por qué son de porcelana?

Por la sencilla razón de que la porcelana es un material que se parece mucho al esmalte dental, con lo que apenas se nota la diferencia, y además es muy resistente con lo que el paciente puede hacer vida normal sin ninguna preocupación.

Además, la porcelana es un material que repele a las bacterias gracias a su superficie plenamente lisa y sin apenas porosidad.

¿Son las carillas o laminados una buena solución para ti?

Sin duda. Nuestra sonrisa es nuestra tarjeta de visita, la primera impresión que causamos en los demás y ya sabemos todos que vivimos en un mundo de primeras impresiones.

Una sonrisa limpia y atractiva puede abrir puertas que antes se cerraban
, predisponer la voluntad de los demás y ayudarnos a conseguir los objetivos vitales y profesionales que nos habíamos planteado.

No lo dudes, olvídate de tratamientos en profundidad, de operaciones dificultosas, y de procesos de recuperación interminables. Las carillas o laminados son tu solución perfecta. Te ayudan a tener una sonrisa fantástica de la manera más sencilla.

Tú decides, si quieres seguir ocultando tu sonrisa o lucirla en todo su esplendor.

Trucos para mejorar tu sonrisa sin esfuerzo

Si tus dientes están sanos, blancos y bien alineados ya tienes mucho ganado. Pero además, para resaltar la belleza de la sonrisa y del rostro, hay que cuidarlos y mantenerlos en buen estado. Con unos sencillos trucos y buenos hábitos, una bonita sonrisa puede convertirse en perfecta sin mucho esfuerzo.

Para que los dientes estén limpios y sanos es importante lavarlos de 2 a 3 veces diarias. Para no dañar las encias, es recomendable utilizar un cepillo con las cerdas suaves. El cepillo manual es muy válido, pero con el cepillo eléctrico se consigue una limpieza más profunda y eliminar más placa sin tanto esfuerzo. Para que, además de limpios, los dientes estén blancos y brillantes lo mejor es realizar un blanqueamiento dental profesional. Realizarlo en casa puede ser contraproducente ya que algunos productos pueden incrementar la sensibilidad dental y dañar el esmalte. Cualquier tratamiento de estética dental realizado por profesionales será más efectivo, seguro y duradero.

Para mantener los dientes blancos más tiempo, es importante evitar en la medida de los posible los alimentos y las bebidas que los manchan (café, té, vino tinto, refrescos de cola, comidas con colorantes…). Pero si se consumen, nunca debemos cepillarnos los dientes inmediatamente después ya que los ácidos pueden dañar aún más los dientes mientras los cepillamos. Es mejor beber un vaso de agua o comer alimentos ricos en calcio como el queso, que ayudan a neutralizar los ácidos que amarillean los dientes.

Para evitar que los dientes se manchen con el pintalabios, es recomendable protegerlos con una fina capa de vaselina. Así, los dientes también están protegidos de las agresiones externas. Para que los dientes blancos destaquen aun más, usar un gloss labial ligeramente azulado, produce un curioso efecto óptico con el que los dientes parecen más blancos.

Recomendaciones para mantener tus dientes blancos más tiempo

Un blanqueamiento dental es el tratamiento de estética dental más demandado por las personas que quieren aclarar el color de sus dientes y recuperar el color blanco original del esmalte que, con los años, se puede volver amarillento. Los resultados de un blanqueamiento dental no son para siempre pero si se realiza un buen mantenimiento, una buena higiene dental, y se toman algunas precauciones, sus efectos pueden durar mucho más tiempo.

Un blanqueamiento permite eliminar la mayoría de las manchas de los dientes. Estas manchas se producen por la acumulación de sarro y de restos de alimentos o sustancias como el café, el tabaco, el vino tinto o los pintalabios. Tras este tratamiento de estética dental, se puede recuperar el color color original de los dientes además de eliminar las manchas más superficiales. Pero los efectos del blanqueamiento dental, y su duración, estarán directamente relacionados con los hábitos de higiene bucodental de cada paciente. No hace falta recordar que para mantener nuestros dientes blancos, limpios y sanos es fundamental cepillarlos de 2 a 3 veces diarias y usar hilo dental y colutorio.

Es cierto que hay ciertos alimentos que tienen tendencia a manchar más los dientes. Son los que se deben evitar las 24 o 48 horas posteriores a un blanqueamiento dental. No sólo el café o el vino, sino también el chocolate, frutas de color y hortalizas como tomates y zanahorias. No se trata de prohibir su consumo, sino de no abusar de ellos. Además, es especialmente importante la higiene dental después de las comidas, sobre todo si se han ingerido alimentos que pueden manchar o dañar el esmalte dental.