¿Qué son las carillas o laminados?

Todos queremos tener una sonrisa perfecta, pero no todos estamos dispuestos a pasarnos horas y horas en el dentista o someternos a un tratamiento de larga duración, principalmente por la pereza que suele dar en general el acudir a las consultas de estos profesionales.

Por ello, las Carillas o Laminados son la solución perfecta para conseguir obtener la perfección en la sonrisa de una manera sencilla y sin tratamientos de larga duración.

¿Qué son las carillas o laminados?

Son láminas de porcelana que se pegan a la superficie visible del diente pudiendo conseguir, por tanto, el efecto que se desee, desde una recuperación parcial o total del color original de la dentadura a la corrección de algún defecto de forma o rotura ocasional.

Se trata de láminas que, gracias a las tecnologías y materiales utilizados hoy en día, apenas dañan al diente, con lo que son mucho más recomendables que otros tratamientos que pueden ser más dañinos.

¿Por qué son de porcelana?

Por la sencilla razón de que la porcelana es un material que se parece mucho al esmalte dental, con lo que apenas se nota la diferencia, y además es muy resistente con lo que el paciente puede hacer vida normal sin ninguna preocupación.

Además, la porcelana es un material que repele a las bacterias gracias a su superficie plenamente lisa y sin apenas porosidad.

¿Son las carillas o laminados una buena solución para ti?

Sin duda. Nuestra sonrisa es nuestra tarjeta de visita, la primera impresión que causamos en los demás y ya sabemos todos que vivimos en un mundo de primeras impresiones.

Una sonrisa limpia y atractiva puede abrir puertas que antes se cerraban
, predisponer la voluntad de los demás y ayudarnos a conseguir los objetivos vitales y profesionales que nos habíamos planteado.

No lo dudes, olvídate de tratamientos en profundidad, de operaciones dificultosas, y de procesos de recuperación interminables. Las carillas o laminados son tu solución perfecta. Te ayudan a tener una sonrisa fantástica de la manera más sencilla.

Tú decides, si quieres seguir ocultando tu sonrisa o lucirla en todo su esplendor.

¿Qué debemos hacer si se rompe un diente?

El esmalte de los dientes es el tejido más duro del cuerpo humano pero eso no significa que no pueda romperse. No es habitual pero puede ocurrir que, por un golpe o por morder algún alimento demasiado duro, un diente se rompa o se fracture por alguna parte. Cuando esto ocurre, no debe cundir el pánico. Hoy en día, la odontología dispone de muchos recursos para reparar un diente roto y recuperar la estética de la sonrisa. Así que, lo más indicado es acudir al dentista lo antes posible para evitar que el diente se pueda dañar más o provocar una infección que podría desencadenar en la pérdida del diente. Si el diente fracturado es un incisivo hay que sumergir el diente en suero fisiológico o leche e ir rápidamente al dentista y con unas técnicas avanzadas lo podrá recolocar en diente roto.

Si sentimos dolor podemos tomar un analgésico o antiinflamatorio y, a la hora de comer, elegir alimentos blandos e intentar no morder o masticar con la pieza rota. Si la fractura del diente ha dejado los bordes cortantes, debemos ser muy cautos para no lastimarnos también la lengua, el labio o la mejilla.

La reconstrucción del diente puede ser muy sencilla o muy compleja dependiendo del estado en que haya quedado. Si la fractura es pequeña, el odontólogo puede reparar el daño con un relleno o resina del mismo color que el esmalte. Si, por el contrario, se trata de un fragmento grande, se eliminar la parte restante y cubrir el hueco con una corona dental diseñada para proteger el diente y mejorar su apariencia. Una solución estética para un diente roto o astillado es una carilla dental. Se trata de una fina capa de porcelana o resina, del mismo color de los dientes, que cubre toda la parte frontal y que puede incluir con una sección más gruesa para reemplazar la parte rota de la pieza.