La higiene interproximal es un complemento imprescindible del cepillado dental. De hecho, de las diferentes técnicas que requiere la limpieza dental en casa, aunque el cepillado es la principal, también se necesita hilo o seda dental y cepillos interdentales para eliminar las bacterias y los restos de comida que pueden acumularse entre los dientes. Los dentistas de Centro Dental Pedralbes insisten en usar alguno de estos productos al menos una vez al día: lo más recomendable es hacerlo antes o después del cepillado dental. Pero, a pesar de la insistencia de la mayoría de profesionales, la higiene interproximal sigue siendo la gran olvidada. Te respondemos las preguntas más frecuentes para ayudarte a familiarizarte con ella.

¿Qué es la zona interproximal?

La zona interproximal es aquella que se encuentra entre los dientes, en el espacio que existe en el área de contacto entre ellos, ocupado principalmente por la encía. Esta área es especialmente difícil de alcanzar con un cepillo dental convencional, sobre todo en aquellos espacios que se encuentran en la parte posterior de la boca. Por ello, es esencial hacerse con productos especializados en higiene interproximal, y así evitar que el biofilm se acumule con facilidad en estos espacios.

¿Cómo evitar la acumulación de biofilm?

El biofilm, conocido más comúnmente como placa bacteriana, es una agrupación de bacterias que se adhiere a la superficie de los dientes. Estudios científicos han apuntado que hay alrededor de 700 especias diferentes de bacterias en la cavidad oral. Cuando estos múltiples microorganismos se agrupan y forman el biofilm, son mucho más resistentes a los agentes antimicrobianos y presentan una mayor capacidad adaptativa en el entorno. Además de eliminarse con una correcta higiene interproximal, el paciente, para hacer desaparecer por completo la placa bacteriana, necesita recibir limpiezas dentales profesionales cada año.

¿Qué productos de higiene interproximal existen?

Como ya hemos mencionado, existen diferentes productos que son adecuados para llevar a cabo una higiene interproximal óptima:

  • Cepillos interproximales: los más adecuados son aquellos que tienen filamentos de calidad, que consiguen eliminar las bacterias sin dañar las encías.
  • Sedas y cintas dentales: lo más recomendable es que estén fabricadas con un material que resista el paso entre los dientes sin romperse y que, a su vez, sea capaz de arrastrar el biofilm.
  • Irrigadores bucales: son útiles para eliminar las bacterias que han quedado dispersas en el interior de la boca. Los más recomendados son los que tienen un chorro pulsátil de agua.

Entradas recomendadas