Neus-CarrioEl próximo 31 de mayo es el Día Mundial Sin Tabaco y, para conmemorarlo, en Centro Dental Pedralbes hemos entrevistado a nuestra especialista en periodoncia: la Dra. Neus Carrió. Esta jornada está programada para hacer hincapié en los riesgos sanitarios asociados al consumo de tabaco y abogar por políticas eficaces que contribuyan a reducir dicho consumo. Aunque es considerado el principal factor desencadenante de numerosas enfermedades de carácter general, el tabaquismo genera consecuencias verdaderamente graves sobre la salud bucodental. Recuerda que la boca es la puerta de entrada y salida del humo, un órgano muy vulnerable a las sustancias que contienen los cigarrillos. Posiblemente las encías sean las más afectadas de todas y, por ello, nuestra periodoncista nos informa de los problemas que provoca el tabaco a nivel gingival.

¿Cómo afecta el tabaco a la salud bucodental?
N.C.: El tabaco afecta a la salud bucodental en todos los sentidos, pero posiblemente lo que más destaque es su estrecha relación con la enfermedad periodontal. Se estima que los pacientes fumadores presentan 2’8 veces más riesgo de contraer gingivitis y periodontitis, las patologías orales más comunes en la actualidad junto con la caries dental. Y no sólo aumentan las probabilidades de enfermar: una vez el paciente fumador padece enfermedad de las encías, responde muy mal a los tratamientos, ya sean quirúrgicos o no quirúrgicos.

¿Por qué el tabaquismo agrava y provoca la enfermedad periodontal? ¿Qué alteraciones produce en la cavidad oral?
N.C.: Es importante tener en cuenta que, en España, gran parte de los pacientes que sufren esta enfermedad son fumadores. La nicotina provoca vasoconstricción, disminución de las defensas y déficit nutritivo de las encías. Todos estos factores contribuyen a que no haya una respuesta eficaz del organismo contra las bacterias que van acumulándose en la boca. Recordemos que la causa principal de la enfermedad periodontal es precisamente ésta: la acumulación de bacterias en la boca y la posterior formación de sarro o cálculo. Esta concentración está asociada a una mala higiene oral y a la falta de controles dentales en la clínica. Una técnica deficiente de cepillado no elimina las bacterias, y la falta de limpiezas dentales profesionales aumenta el sarro.

¿Los efectos son los mismos en todos los pacientes fumadores?
N.C.: No. Los pacientes que fuman más de 10 cigarrillos al día sufren peores efectos y tienen una peor respuesta a los tratamientos, ya sean quirúrgicos o no quirúrgicos. En casos de tabaquismo severo, se recomienda no realizar cirugías periodontales, aunque si es necesario, se procede. Recordemos que la enfermedad periodontal es la primera causa de pérdida de dientes, y lo que queremos los odontólogos es que el paciente los conserve o que reciba una rehabilitación de calidad.

¿El tabaquismo también puede deteriorar los implantes dentales?
N.C.: El tabaco es la contraindicación principal para los implantes dentales. De hecho, varios estudios científicos han constatado que este mal hábito desencadena el fracaso y, además, propicia la aparición de periimplantitis, que es la enfermedad periodontal tradicional, tal y como la conocemos, pero aplicada a los implantes dentales.

Para evitar contraer enfermedad periodontal o periimplantitis, lo más importante siempre es la prevención.
N.C.: Exactamente. La prevención es muy importante para detectar la enfermedad periodontal de forma precoz, y se consigue con revisiones periódicas a la clínica dental. Esta patología afecta al 80% de la población, y su principal problema es que es asintomática, es decir, el paciente no detecta los síntomas hasta que no está muy avanzada. El sangrado se percibe como algo muy normal, igual que la sensibilidad, la retracción de las encías, la inflamación y el aumento del espacio entre los dientes. Muchos pacientes se presentan en la consulta y me dicen: se me acumulan los restos de alimentos entre los dientes, o en un espacio concreto de la boca. Pero no lo asocian a la enfermedad periodontal. Queda mucho por hacer: debemos informar más y mejor sobre la patología para que todo el mundo sea consciente de su alcance.

¿Qué recomendaciones hacéis a los pacientes fumadores?
N.C.: Que dejen de fumar o que, por lo menos, reduzcan el consumo. A aquellos pacientes que fuman más de 10 cigarrillos al día les recomendamos que vayan al ambulatorio a informarse de los métodos más eficaces para dejar el hábito. Y, además, que acudan a la clínica dental cada seis meses para realizarse controles y seguir programas preventivos.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *