Los dientes siguen una tendencia clara de crecimiento: primero aparecen los dientes de leche, después los permanentes y, finalmente, se desarrollan las muelas del juicio. Aunque este proceso es incuestionable, puede presentar anomalías y avanzar de forma incorrecta. Dientes torcidos, faltan piezas, no aparecen las muelas del juicio, los dientes permanentes emergen antes que caigan los primarios… Miles de problemas se pueden desarrollar durante este período de maduración de la dentadura. Los dientes supernumerarios (o hiperdoncia) son piezas adicionales que emergen en la arcada del paciente. ¿Dónde aparecen? ¿Qué consecuencias pueden tener? Desde Centro Dental Pedralbes resolvemos todas tus dudas.

Clínicamente, los dientes supernumerarios son aquellas piezas excesivas que se encuentran en las arcadas. Es decir, el paciente tiene más de 20 dientes en dentición decidua o más de 32 en permanente (pueden estar presentes en dentición primaria, mixta o permanente). Estas piezas adicionales pueden encontrarse en cualquier parte del a arcada alveolar y, aunque no lo parezca, existen en un alto porcentaje de casos. No obstante, la mayoría parecen en el maxilar superior (en el 90-98% de los casos) y sobre todo en la zona central. Cuando los dientes supernumerarios estorban el correcto desarrollo de la cavidad bucal, suele ser necesaria su extracción.

La hiperdoncia puede generar consecuencias graves si no se detecta ni aplica tratamiento. De hecho, es frecuente el apiñamiento dental en la dentición normal o, si aparecen incluidos en los maxilares, pueden generar lo que se conoce como reabsorción radicular e interferir en el proceso de erupción de las demás piezas. En la mayoría de los casos, los dientes supernumerarios se descubren en radiografías dentales de revisión rutinaria. Por ello, es importante acudir a la clínica dental al menos una vez cada seis meses. La atención del dentista permitirá detectar la hiperdoncia a tiempo y buscar una solución, si es necesario.

En algunos casos no hace falta extraer los dientes supernumerarios. Cuando no existe una patología asociada, cuando no está estorbando la erupción de los dientes contiguos o cuando su retirada afecta la vitalidad de las piezas adyacentes, no es necesaria su extracción. No obstante, sí lo es cuando:

  • Provocan un retraso en la erupción.
  • Generan malposiciones dentarias, problemas en la oclusión o desplazan los dientes adyacentes.
  • Crean problemas estéticos evidentes.
  • Comprometen la funcionalidad de los dientes: masticación, deglución, cepillado dental…
  • Aumentan el riesgo de padecer enfermedades como la caries dental.

Los dentistas tienen que prestar atención y no pasar por alto los dientes supernumerarios en las radiografías. Así, se pueden estudiar y, si cabe, es posible diseñar un plan de tratamiento personalizado para cada paciente.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *