El síndrome de la boca seca, conocido médicamente como xerostomía, se caracteriza por una sensación persistente de sequedad en la cavidad bucal, que afecta a la deglución, al habla, al sentido del gusto y puede ser signo de enfermedades dentales más severas. La saliva tiene un papel de importancia en el funcionamiento de nuestra boca, que nos permite comer con normalidad y mantiene los dientes, las encías y las demás estructuras bucales libres de placa bacteriana. Limpia la boca y evita la acumulación de ácido y restos de alimentos. Cuando un paciente padece el síndrome de la boca seca, las funciones de la saliva quedan perjudicialmente reducidas. ¿Cuáles son las causas de esta patología?

  1. Determinados medicamentos: puede surgir como consecuencia de la ingesta de determinados medicamentos. De hecho, el síndrome de la boca seca es común en pacientes que se están tratando de depresión, ansiedad, alergias, resfriados, obesidad, acné, epilepsia, hipertensión, incontinencia urinaria, Parkinson, asma…
  2. Ciertas enfermedades: la xerostomía también puede ser el resultado directo de ciertas enfermedades, como el Alzheimer, la diabetes, la anemia o la hipertensión.
  3. Tratamientos de enfermedades severas: el daño a las glándulas salivales, que producen la saliva, puede reducir la cantidad de flujo salival generado. La radiación en el la cabeza y el cuello o los tratamientos de quimioterapia para pacientes con cáncer pueden ocasionar dicho daño y, como consecuencia, el síndrome de la boca seca.
  4. Deshidratación: las condiciones que causan deshidratación, como la diarrea, la fiebre, la sudoración excesiva, los vómitos o la pérdida de sangre, también pueden generar xerostomía.
  5. El estilo de vida: respirar con la boca abierta es uno de los principales hábitos que secan la cavidad bucal. Sin embargo, el tabaquismo es el más perjudicial en todos los ámbitos. Fumar afecta a la cantidad de saliva que producimos e incrementa la sensación de sequedad en la boca.
  6. El daño en los nervios: en ocasiones, una cirugía incorrectamente resulta puede dañar los nervios del cuello y la cabeza. Cuando esto ocurre, además de otras consecuencias, se puede desarrollar el síndrome de la boca seca.

Así pues, la saliva es fundamental para mantener la cavidad bucal limpia y prevenir determinadas enfermedades, pero también para detectar problemas más severos. Los dentistas de Centro Dental Pedralbes recomiendan a sus pacientes programar una visita al dentista si detectan sequedad constante y persistente en la boca.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *