La enfermedad de las encías es una infección de los tejidos que rodean y soportan los dientes que afecta a gran parte de la población. De hecho, es uno de los problemas odontológicos de más prevalencia en la actualidad, exceptuando la caries dental, que es aún más frecuente. No obstante, lo que es más preocupante es que se considera una de las principales causas de pérdida de dientes entre los pacientes adultos. Es un trastorno causado por aquellas bacterias que se acumulan en los dientes y que, al no ser eliminadas, forman la llamada placa bacteriana, transparente y pegajosa. Al no llevar a cabo unos correctos hábitos de higiene oral, las bacterias se convierten en sarro o cálculo y se infectan las encías, el tejido gingival y el hueso. Los dentistas en Centro Dental Pedralbes son conscientes de la prevalencia de esta enfermedad y, por ello, intentan educar a sus pacientes en su prevención.

Las etapas de la enfermedad de las encías

  1. La gingivitis: es la primera etapa de esta patología y se caracteriza por la inflamación de las encías y la irritación del tejido gingival. La principal manifestación de la gingivitis es el sangrado de las encías durante el cepillado, al usar el hilo dental o incluso de manera espontánea. Cuando el paciente aún se encuentra en este estadio, los dentistas pueden revertir el daño, ya que el hueso y el tejido conectivo que sostiene las piezas dentales en su lugar todavía no ha sido afectado.
  2. La periodontitis: si la gingivitis no se trata, el paciente acaba padeciendo lo que conocemos como periodontitis. En esta etapa, el hueso y las fibras que mantienen los dientes en su sitio sufren daños prácticamente irreversibles. ¿Cómo se manifiesta la periodontitis? Se forma una bolsa debajo del borde de las encías, donde quedan atrapados los restos de alimentos y la placa bacteriana. En esta etapa, el tratamiento pasa por una atención a la higiene oral más cuidadosa en el hogar, que ayuda a prevenir daños mayores.
  3. La periodontitis avanzada: es la etapa final de la enfermedad de las encías. Cuando la periodontitis se encuentra en un estado avanzado, se destruyen las fibras y el hueso que soporta los dientes, lo que hace que éstos se aflojen. Esta situación puede afectar la mordida y, si no se realiza el tratamiento adecuado –que normalmente, llegados a este punto, ya pasa por la cirugía periodontal– el dentista podría acabar extrayendo los dientes o podrían caer por ellos mismos. En estos casos, lo mejor para recuperar la sonrisa es optar por los implantes dentales.

Entradas recomendadas