Existe la creencia que la caries en los dientes de leche no necesita ser tratada ya que, con el tiempo, las piezas afectadas van a ser sustituidas por los dientes definitivos. ¡Gran error! La caries durante los primeros años de vida puede tener efectos muy negativos para los dientes de los niños y debe de ser tratada igual que se trataría esta afectación dental en un paciente adulto.

Es una equivocación no acudir al odontopediatra y pensar que, cuando el diente de leche caiga, el problema se solucionará solo. Esto solo ayuda a agravar la situación. Los estudios y los años de experiencia han demostrado que existe una estrecha relación entre las caries en los dientes de leche y la caries en la dentadura definitiva. Es más, se puede afirmar que un niño que no ha sido tratado de las caries en sus dientes de leche será probablemente un niño con caries en los dientes permanentes y, con el paso de los años, un adulto con muchos problemas dentales.

A los niños les encantan los caramelos, los dulces, el chocolate… una serie de alimentos que favorecen la aparición de caries. No es necesario privarles de lo que más les gusta pero sí que es muy importante que no abusen de las golosinas ni de las bebidas azucaradas, por ejemplo. Además, es fundamental que adquieran, desde pequeños, unos buenos hábitos de higiene bucodental para minimizar los riesgos. En los dientes de leche, la caries es muy agresiva y avanza rápidamente ya que el esmalte es más delgado que en los dientes definitivos y el nervio está más próximo a la superficie.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *