Las infecciones bucodentales no dan tregua a ninguna edad y en cada etapa de la vida comportan una serie de riesgos característicos que hacen que no debamos bajar la guardia de la prevención en ningún momento. Es sabido que la principal infección de la boca, la caries, afecta principalmente a los niños y jóvenes, lo que muchos no saben es que esta infección también afecta a los bebés desde el momento en que les empiezan a salir los dientes.

Esta infección primeriza se llama “caries rampante” o “enfermedad del biberón” y afecta a los dientes de los bebés lactantes desde a partir de su formación, a los 6 meses, y hasta los 4 o 5 años. La caries del biberón se caracteriza por ser muy destructiva en muy poco tiempo, ya que los dientes de leche tienen un esmalte muy débil que cede de seguida, llegando la infección a la dentina provocando la pérdida del diente, que se rompe por el cuello dentario.

Estas son las malas noticias de la caries del biberón, pero en Centro Dental Pedralbes siempre somos positivos y por esto os queremos decir que se trata de una patología que se puede controlar de forma eficaz debido a su conocida causa. La caries rampante se produce con el contacto prolongado de substancias azucaradas con los dientes del bebé. Este hecho se solía producir, y todavía pasa en algunas casas hoy en día, debido a que los padres tenían el mal hábito de dar líquidos azucarados o azúcar al bebé a la hora de ir a dormir con la intención de calmarlo.

La colocación de azúcares en la tetina durante la noche provoca una acumulación de esta substancia que tiene unas propiedades dañinas extraordinarias para los dientes que, junto con la disminución de la saliva durante las horas de sueño, ataca directamente los dientes.

Así pues, nuestros dentistas desaconsejan esta práctica que puede provocar la pérdida de los dientes y todos los problemas asociados con ella como son dificultades para hablar y comer, aparte de una grave afectación estética y la posibilidad de que los dientes definitivos estén malformados o mal colocados debido a la falta de espacio al erupcionar.

Por todos estos motivos, recomendamos llevar los niños pequeños a nuestra clínica dental en Barcelona para asegurar un buen desarrollo de la dentición y minimizar los problemas que pueden surgir al respecto.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *