hilo dental y cepillo interproximal

El hilo dental y el cepillo interproximal son dos herramientas para un mismo objetivo: la eliminación de los restos de comida acumulados entre las piezas dentales. Si estos restos no se eliminan, podrían provocar la aparición de placa bacteriana.

¿Qué es exactamente un cepillo interproximal?

El cepillo interproximal es un cepillo que imita a un cepillo de dientes normal. Aun así, es algo más pequeño y generalmente la zona de las cerdas es redondeada para facilitar mejor el acceso a los espacios interdentales.

Además, estas cerdas suelen ser algo más suaves que en los cepillos tradicionales. Tendrán que estar en permanente contacto con las encías y si fueran demasiado rígidas o fuertes, podrían provocar un sangrado excesivo.

¿Cuál es la principal diferencia con el hilo dental?

La diferencia principal radica en que el hilo dental es para prevenir la aparición de caries en el esmalte que contacta con el diente del lado, mientras que el cepillo interproximal previene la caries debajo de este punto de contacto. Este último solo se debe pasar en los espacios pequeños y grandes donde puedan pasar estos cepillos interproximales o también denominados interdentales.

¿Cuántas veces hay que usar el hilo dental y el cepillo interproximal?

Lo ideal es utilizar cualquiera de las dos herramientas después de la ingesta de cada comida, pero como no siempre es posible los dentistas recomiendan que, como mínimo, se utilice al menos una vez.

Una vez que debería de ser preferiblemente por la noche, antes de acostarse, ya que durante la noche es cuando más peligro hay de ataque de la placa bacteriana y por tanto más riesgo de aparición de caries.

Lo que es evidente es que hay que tomarse en serio la utilización del hilo dental o del cepillo interproximal. Si permitimos que los restos de comida se mantengan entre nuestras piezas dentales durante largo tiempo, acabarán formando placa bacteriana y, posteriormente, caries que atacará a nuestros dientes.

Una caries que, si no se ataja a su debido momento, puede llegar a penetrar en la pieza dental alcanzando la propia encía. También es probable que pudiera acabar provocando la caída del propio diente o un fuerte dolor como consecuencia de llegar hasta el nervio del mismo.

Si tienes cualquier duda sobre el uso de estas dos herramientas o deseas realizarnos cualquier otra consulta, ponte en contacto con nosotros y te atenderemos sin ningún tipo de compromiso.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *