Los colutorios o enjuagues orales matan los gérmenes que causan la placa, las caries y la gingivitis. Además permiten conseguir un aliento fresco, motivo por el cual se han convertido en el mejor aliado de muchos adultos con problemas de halitosis. Pero los padres tienen muchas dudas acerca del uso del colutorio para sus hijos.

Muchos padres recuerdan haber utilizado el colutorio en la escuela de pequeños casi de forma obligada después de comer. Era otra época, ya que hoy en día no se realizan este tipo de prácticas higiénicas homogéneas en la escuela. Una vez mayores, todos hemos escuchado opiniones diferentes acerca del uso de colutorio en niños.

La verdad es que nuestros dentistas recomiendan no utilizar colutorios en los niños hasta que no culpen los 6 o 7 años. Es en esta edad que ya han aprendido a escupir el colutorio de manera correcta y no corren el riesgo de tragárselo, con las consecuencias que esto podría suponer.

Una vez tu hijo es lo suficientemente mayor para utilizar un colutorio, selecciona uno que no contenga alcohol ni azúcares y que contenga algún elemento anticaries como el flúor. Existen muchas marcas de colutorios y muchos tipos, de modo que quizá lo mejor será que te dejes aconsejar por los especialistas de Centro Dental Pedralbes.

En combinación con el cepillado, el hilo dental y los chequeos periódicos, la utilización del colutorio puede ser un método seguro y efectivo de ayudar a los niños a mantener una buena salud oral. Los niños con brackets u ortodoncia removible pueden utilizar el colutorio con una herramienta más contra la acumulación de placa y sarro.

Te damos cinco consejos divertidos para que tus hijos se acostumbren a esta nueva herramienta que favorece su salud oral.

  1. Déjales escoger el sabor. Los colutorios para niños tienen muchos sabores distintos adaptados a sus gustos. Déjales escoger uno que le guste para potenciar su uso.
  2. Enséñales como enjuagarse la boca. Lo tienen que hacer durante 30 segundos antes de escupirlo.
  3. Haced un concurso. Una competición que sirva para ver quién puede aguantar un minuto enjuagándose la boca con el colutorio.
  4. Supervisa a tus hijos. Hazlo cada vez que utilizan el colutorio para asegurarte que no se lo tragan.
  5. No permitas que el colutorio sustituya el cepillado o el hilo dental. A diferencia del colutorio, el uso del cepillado y del hilo dental son obligatorios para cualquier persona de cualquier edad. De modo que el colutorio no puede ser un sustitutivo, sino que debe ser un complemento.

 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *