Cada día exponemos nuestra boca a las bacterias y la acumulación de placa. Hábitos tan cotidianos como comer exponen la cavidad oral al desarrollo de las diferentes enfermedades bucodentales. Pero, ¿Cuáles son las más comunes?

En general, estas 5 enfermedades orales son las que afectan a un mayor número de pacientes:

  1. Caries dental. Afecta a pacientes de todas las edades, aunque tiene más incidencia entre los niños y los pacientes más mayores. La caries conlleva una erosión provocada por los ácidos de las bacterias de la boca. Estas bacterias forman una cavidad en el diente que puede llegar a destruir sus tejidos hasta perder la pieza. Los pacientes con caries experimentan un dolor intenso y cambios en el aspecto del diente afectado. Para evitar la pérdida del diente, es muy importante acudir al odontólogo y tratar la caries a tiempo. Los tratamientos más habituales son los empastes y, en algunos casos, la endodoncia.
  2. Gingivitis. Es una de las principales enfermedades periodontales. Consiste en una inflamación y sangrado de las encías. En la mayoría de casos se debe a una higiene oral deficiente, que provoca la acumulación de placa bacteriana en los dientes. Detectar la gingivitis en sus primeras fases es fundamental para evitar que evolucione a la periodontitis.
  3. Periodontitis. Es una gingivitis en una fase muy avanzada. Además de inflamación, el paciente experimenta halitosis y movilidad en los dientes. Muchos casos de periodontitis son irreversibles y por tanto conllevan la pérdida de la pieza dental.
  4. Halitosis. Conocida como mal aliento, es el olor desagradable que procede de la cavidad oral. La halitosis está relacionada con el tabaco, algunos alimentos y la falta de higiene oral.
  5. Cáncer bucal. Es la enfermedad bucodental más grave. Su principal causa es el tabaco; de hecho, hasta un 80% de casos de cáncer bucal se debe al tabaquismo. Aunque también influyen otros factores, como la herencia genética. Detectar el cáncer oral en sus primeras fases es fundamental para combatirlo. Como otros casos de cáncer, se trata con quimioterapia y radioterapia.

La clave para evitar estas enfermedades bucodentales es básico realizar una buena prevención. Esto consiste en mantener una buena rutina de higiene oral, basada en el cepillado y otras técnicas como el hilo dental. Además también es muy importante acudir al odontólogo con regularidad. Muchas de estas enfermedades presentan unos síntomas poco visibles a simple vista. Pero con una buena prevención se puede evitar su desarrollo y mantener la boca sana durante más tiempo.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *