El cuidado dental debe iniciarse temprano para asegurar la buena salud oral y general de los pequeños. Como padre, puede debes darle la importancia que tienen a los hábitos orales incluso antes de que erupcionen los primeros dientes. Aunque los dientes de leche son temporales, los tejidos que los rodean duran para toda la vida. Los niños que no siguen un cuidado dental ejemplar durante la infancia corren un mayor riesgo de sufrir enfermedad periodontal y caries dental. Por eso debes convertir en una prioridad el mantenimiento de una buena higiene oral y el hecho de acudir a las visitas con el dentista.
 

Te damos las claves para conseguir que tu hijo tenga una sonrisa sana y bonita

Muchas personas no se dan cuenta de que los cuidados orales rutinarios de los adultos (cepillarse los dientes dos veces al día y pasarse el hilo dental a diario) también son claves para los niños.

No es ningún secreto que el cepillado dental es esencial para el buen cuidado oral. De hecho, es la piedra angular de la salud de dientes y encías, motivo por el cual debes familiarizar tu pequeño con él desde que emerge el primer diente. Puedes empezar por limpiar las encías de tu bebé con un paño húmedo. Una vez aparecen los primeros dientes, debes hacer lo propio con un cepillo dental muy suave diseñado especialmente para niños. La pasta dental no debe empezarse a utilizar hasta que cumple los 5 años.

También debes introducir la utilización de elementos interdentales tan buen punto el niño tiene dos dientes de lado. Esto le ayudará a acostumbrarse a esta sensación y reducirá las posibilidades de sufrir enfermedad periodontal y caries dental. Puedes empezar con un cepillo interproximal e ir realizando la transición al hilo dental cuanto tu hijo tenga más destreza.

El enjuague también es importante para los niños. Debes asegurarte que utiliza un tipo de enjuague especial para su edad que le ayuda a evitar el mal aliento y refuerza el buen estado de su boca.

Además enseñarle las bases del cuidado oral: cepillado, limpieza interdental y enjuague oral, no debes olvidarte de darle importancia a las visitas rutinarias con el dentista. La primera debe ser al cumplir este un año y, posteriormente, el dentista indicará la frecuencia ideal. Solo con seguir estos sencillos pasos sentarás las bases para que tu pequeño tiene una sonrisa feliz, sana y bonita durante toda su vida.
 

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *