La enfermedad periodontal es una de las afecciones más comunes en la actualidad. Muchos son los pacientes que acuden a Centro Dental Pedralbes con síntomas de gingivitis, la inflamación de las encías que caracteriza las primeras fases de la patología. Si no se trata adecuadamente, puede evolucionar y convertirse en periodontitis, que son los estadios más avanzados que podrían incluso causar la pérdida de dientes naturales. Posiblemente ya conozcas las implicaciones de estas enfermedades, sus causas, sus consecuencias y la manera de prevenirlas (te lo hemos contado en artículos anteriores), pero estamos seguros que nunca nadie te ha contado qué es el periodonto, el lugar dónde aparecen, ni la placa bacteriana. Para comprender las patologías periodontales es imprescindible conocer estos dos términos:

  1. El periodonto: se trata del aparato de inserción de los dientes, justo el lugar preciso en donde éstos se unen con el hueso de los maxilares. ¿Qué estructuras lo componen? El periodonto está integrado por las encías, el ligamento perdiodontal, el hueso alveolar y el cemento radicular.
  2. La placa bacteriana: es un conjunto de bacterias que, agrupadas, han formado una película y se han adherido a la superficie de los dientes. Estos microorganismos (sabemos que hay más de 700 tipos de bacterias en la boca) se apoderan de nuestras piezas dentales y acaban siendo los principales causantes de las enfermedades periodontales. Su acumulación provoca gingivitis y su permanencia, periodontitis.

Así pues, podríamos resumir que el periodonto es la víctima y la placa bacteriana el agresor. ¿Cómo podemos detectar la presencia de placa bacteriana en el periodonto, entonces? Muy fácil: si programas visitas a la clínica dental cada seis meses, tu dentista será capaz de identificarla y, posteriormente, el higienista dental procederá a removerla. Recuerda que, si está presente, lo mejor es eliminarla cuanto antes. No obstante, desde casa también la puedes detectar. Si no la aprecias a simple vista, cómprate un revelador de placa: lo puedes encontrar en forma de pastillas o de gel, que se disuelven en la boca y cubren los dientes. Si existe placa, las piezas dentales se teñirán de rosa. Ya localizada, puedes insistir en esas zonas con tu cepillo dental.

A pesar de todo lo expuesto, lo más importante es la prevención. Cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental, consumir enjuagues bucales si el profesional te lo indica y utilizar el limpiador lingual son medidas esenciales, que deben formar parte de tu rutina. No olvides que, para evitar las enfermedades periodontales, lo mejor es la prevención.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *