Lo creas o no, puede que tu dentista te anime a masticar chicle, siempre que sea del tipo adecuado eso sí.

El chicle sin azúcar promueve la salud oral al reducir los niveles de ácido de la boca. La propia acción de masticación junto con el sabor de los edulcorantes artificiales estimulan el flujo salival, lo que ayuda a reducir las partículas de comida y el ácido que producen las bacterias. Por estos motivos, el chicle también es una herramienta muy potente para aquellas personas que sufren síndrome de la boca seca (xerostomía).

Chicles con xilitol

Si además de no contener azúcar, eliges un chicle con xilitol, todavía mejor. Hay estudios que demuestran que además de no contribuir a la formación de caries, este edulcorante sacado de la corteza del abedul ayuda a frenar la acción bacteriana.

Cuando comemos algo que contiene azúcar o almidón, las bacterias de nuestra boca se ‘alimentan’ de estas substancias y producen ácidos dañinos que erosionan el esmalte. Estas bacterias, en cambio, no pueden digerir el xilitol, lo que significa que no tienen una fuente de energía que les permita desarrollarse y producir ácido.

Una dosis diaria de 6 a 10 gramos de xilitol es un aliado perfecto para prevenir el daño producido por las bacterias. Masticar unos 5 o 10 chicles durante 5 minutos en varios momentos del día mejorará los efectos del xilitol.

El chicle no sustituye el cepillado dental

Contentan o no xilitol, debes recordar que masticar chicles sin azúcar no sustituye la necesidad de cepillarse los dientes 2 o 3 veces al día y pasarse el hilo dental a diario. El chicle es una herramienta más para luchar contra la acumulación de placa que provoca la caries y la enfermedad periodontal, pero necesita los soldados más efectivos: el cepillado y el hilo dental.

Los paquetes de chicle informan de la composición de sus gomas de mascar, pero en caso que tengas dudas acerca de la mejor marca pregúntale a tu dentista de Centro Dental Pedralbes qué tipo de chicles son los mejores para cuidar de tu sonrisa.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *