A lo largo de los años, la salud dental ha ido adquiriendo la importancia que merece. Además de estar vinculada a enfermedades de carácter general, la boca es un nido de bacterias y el área del cuerpo que más higiene necesita. Hablamos, bebemos, comemos, besamos…

Necesitamos unos dientes y encías limpios y sanos para llevar a cabo las actividades diarias (y necesarias) correctamente. Para conseguirlo, lo recomendable es empezar desde el principio: acostumbrar e instruir a los más pequeños desde el día de su nacimiento.

¿Cómo hacerlo? Los dentistas de Centro Dental Pedralbes conocen los trucos de higiene dental más efectivos para mantener los dientes sanos en bebés:

  1. Cuando acaban de nacer, introducirles un cepillo de dientes en su diminuta cavidad oral es prácticamente imposible. Por ello, lo ideal es limpiar suavemente las encías del bebé con una gasa bien limpia.
  2. El cepillado debe comenzar tan pronto erupcionen los primeros dientes de leche. Los padres pueden usar una pequeña cantidad de pasta dental con fluoruro, asegurándose de que el infante es lo suficientemente mayor como para no tragársela. Cepillar suavemente y utilizar ejemplos como táctica para inculcar el hábito a los hijos es crucial. Muchos padres se cepillan los dientes cuando también cepillan los de su bebé, para que el momento se convierta en una actividad divertida y de unión.
  3. Aunque hay una gran variedad de cepillos para niños en el mercado, es importante adquirir el más adecuado en función de la edad. De hecho, algunos están específicamente diseñados para el tamaño y la forma de la boca, como también de las manos del infante. Los cepillos de mango largo, por ejemplo, les ayudan a llegar a todos los rincones de la boca.
  4. La mejor manera de potenciar el cepillado es adquiriendo una pasta de dientes con fluoruro, de sabor agradable y fácil de usar. Así, la higiene dental se convierte en una actividad placentera y de lo más divertida.
  5. La técnica también es importante. Los profesionales de la odontología recomiendan que los padres sigan un movimiento simple, suave y corto hacía atrás y hacía adelante. De este modo, a los niños les será más fácil aprender la técnica y llevar a cabo un cepillado dental correcto por su cuenta.
  6. Es aconsejable que los niños también usen diariamente el hilo dental, puesto que elimina más eficazmente el sarro y las partículas de comida que se acumulan entre los dientes. De hecho, una parte importante de la higiene bucal es enseñar a los niños a utilizarlo y sacarle partido durante el resto de su vida.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *