Cada vez estamos más concienciados de la importancia de una sonrisa limpia y sana, con los dientes bien alineados y en una disposición homogénea, y con la coloración de los mismos lo más blanca posible.

Por ello, el blanqueamiento dental es uno de los tratamientos que más se demanda a los dentistas, ya que todos queremos recuperar la tonalidad original de nuestros dientes de una manera rápida y sencilla.

Sin embargo, ¿los efectos de un blanqueamiento dental son permanentes?

Evidentemente, no. Se trata de un tratamiento puntual que resuelve los problemas de manchas y pérdida de coloración de las piezas dentales, pero está claro que los hábitos de alimentación e higiene de los pacientes harán que las manchas vuelvan a aparecer.

Bien es cierto, no obstante, que la duración de los resultados depende mucho de la higiene bucal y del cuidado que el paciente tenga después de un tratamiento de blanqueamiento dental.

¿Qué hábitos son recomendables para que los efectos duren más?

  1. Higiene bucal: Es el factor fundamental que puede ayudar a que la coloración de nuestros dientes se mantenga tan impoluta como recién salidos de un blanqueamiento dental. Es esencial que nos cepillemos los dientes después de cada comida, que utilicemos hilo dental y enjuague bucal para reforzar la higiene.
  2. No abusar de café, tabaco y vino tinto: No se trata de prohibir absolutamente su consumo, pero está claro que se trata de productos que manchan los dientes y que hacen que se vaya perdiendo la coloración de los mismos, tornándose en amarilla.
  3. Cuidado con frutos rojos: Los frutos rojos o determinadas hortalizas provocan el mismo efecto que puedan provocar el tabaco, el café o el vino, así que también sería recomendable no abusar de ellos.

En definitiva, se trata de llevar una higiene bucal adecuada y de no abusar de determinados productos que tienen un factor de generación de manchas mayor y pueden acelerar el proceso de pérdida de efectos positivos de un blanqueamiento dental.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *