Las coronas dentales son unas restauraciones que imitan toda la parte visible del diente y se colocan encima de una pieza dental propia para restaurar su fuerza, tamaño y apariencia. Una vez colocadas pueden durar muchos años, incluso décadas, si se cuidan debidamente mediante una higiene convencional y las visitas regulares al dentista.

¿Cuándo se requieren las coronas dentales?

Una corona dental puede necesitarse para:

  • Proteger un diente debilitado (por ejemplo, por culpa de una caries) para así evitar que se rompa o para fortalecer un diente con una grieta importante
  • Restaurar un diente roto o severamente desgastado
  • Cubrir i dar soporte a un diente con un gran empaste o con muy poca estructura dental remanente
  • Soportar un puente dental en su debido sitio
  • Cubrir dientes deformados o muy descoloridos
  • Cubrir un implante dental
  • Cubrir un diente tratado con una endodoncia

¿Qué materiales se utilizan para las coronas dentales?

Las coronas dentales permanentes pueden fabricarse con diferentes materiales. Si necesitas recibir una, tu odontólogo de Centro Dental Pedralbes te recomendará la opción que más se adapte a tus necesidades:

  • Metal: se utilizan metales de diferentes tipos, pero en general su ventaja es que son muy duraderas y su desventaja que aportan una apariencia muy artificial, con lo que se evitan en dientes visibles
  • Porcelana fusionada con metal: de este modo se consigue un color mucho más natural, sin embargo en ocasiones se vislumbra el metal en la línea de la encía
  • Resinas compuestas: son más baratas que otros tipos de coronas. Sin embargo, se desgastan y son más propensas a la fractura
  • Porcelana 100%: proporcionan el mejor resultado estético y cada vez son más fuertes
  • Zirconio: sus propiedades de translucidez las han convertido en una opción muy popular

Procedimiento con coronas dentales

La colocación de las coronas dentales suele requerir dos visitas. En la primera, se prepara el diente para albergar la corona, se le toma una impresión y se coloca una corona temporal. Al cabo de unos 15 días, ya estará fabricada la corona definitiva, con lo que se lleva a cabo la segunda visita para colocarla y comprobar que encaja a la perfección. Desde entonces, basta con mantener una higiene dental común y acudir al dentista cada 6 meses para conseguir que la restauración dure años o incluso décadas.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *