Aunque los implantes dentales son la mejor opción para recuperar los dientes perdidos, las prótesis removibles aún se mantienen como alternativa a los mismos. Las ventajas de la implantología, así como los resultados de éxito que ha logrado hasta ahora, han eclipsado las demás técnicas existentes. Ahora, la mayoría de pacientes escogen los implantes para restaurar su sonrisa. Son como los dientes naturales, se cuidan prácticamente como los dientes naturales y, lo que es más importante, se parecen a ellos. La estética y la funcionalidad están 100% aseguradas con estas pequeñas piezas de titanio y sus prótesis adyacentes.

No obstante, los implantes dentales no siempre son la opción predilecta para todos los pacientes. Puede ocurrir que no sean los candidatos ideales para someterse al tratamiento y que, de lo contrario, encajen más con otra alternativa. También puede pasar que prefieran un tratamiento más económico, sencillo de confeccionar y poco invasivo. Aunque puede parece que las prótesis removibles son más fáciles de confeccionar, presentan una dificultad que repercute directamente sobre el paciente: al principio, cuesta adaptarse a ellas. Por ello, desde Centro Dental Pedralbes queremos acercar a los usuarios portadores algunos consejos para su uso:

  1. Lo primero que sentirás cuando te coloques las prótesis será la boca muy llena y ocupada, que te impide mover la lengua y tragar con facilidad. Esta sensación es normal durante los primeros días, pero pasará una vez ya te hayas adaptado a este nuevo cuerpo que habita en tu boca.
  2. Otra complicación en el uso de las prótesis removibles aparece cuando intentas hablar con el aparato puesto. Ya no pronuncias como antes, e incluso no consigues vocalizar del todo bien. Como en el caso anterior, este efecto desaparecerá al cabo de unos días, cuando hayas completado el proceso de adaptación fonética. Si quieres ir más rápido, intenta leer en voz alta cada vez que puedas; así acelerarás la etapa de control neuromuscular y facilitarás la pronunciación.
  3. Es posible que sientas que tienes una gran cantidad de saliva dentro de la boca. Es una consecuencia totalmente normal del uso de prótesis removibles, que desparecerá también al cabo de unos días.
  4. El paciente suele morderse las mejillas y la lengua cuando aún no está acostumbrado a llevar los aparatos. Poco a poco el proceso de adaptación irá avanzando y cada vez habrá menos obstáculos.
  5. Al principio, es habitual notar molestias o pequeños dolores en el interior de la cavidad bucal. Si no desaparecen en un tiempo, es importante acudir al dentista, que evaluará el estado de la prótesis removible y también el de tu boca en general.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *