Los desórdenes alimenticios tienen un impacto muy negativo en la calidad de vida de quien los sufre y comportan serios problemas de salud que requieren atención profesional. Algunas de estas complicaciones, como los problemas del corazón o el fallo de los riñones, pueden incluso provocar la muerte.

¿Cuáles son las consecuencias orales de los desórdenes alimenticios?

Sin embargo, en muchas ocasiones el primer síntoma que hace que los pacientes se vean con un profesional de la salud es el dolor y las molestias que sufren en la boca. Y es que tanto la anorexia como la bulimia comportan consecuencias orales que convierten a los dentistas en una pieza fundamental para detectar estos desórdenes alimenticios.

Además de todas las consecuencias físicas que pueden afectar a la salud general, los desórdenes alimenticios comportan efectos secundarios importantes en la boca. Los vómitos reiterados y las deficiencias nutricionales que comportan, son el motivo que los provoca. Así pues, es frecuente que las glándulas salivales dejen de realizar su función y se produzca xerostomía. A menudo, los labios enrojecen, se secan y se cortan con facilidad. También suelen aparecer lesiones en los tejidos orales que pueden comportar fácilmente.

Uno de los efectos secundarios más comunes son los cambios en los dientes, que se vuelven más translúcidos y cortos debido a la erosión del esmalte, lo que aumenta la sensibilidad dental. De hecho, se calcula que el 90% de los pacientes bulímicos padecen erosión dental por culpa de los efectos de los ácidos estomacales.

Tratamiento de las consecuencias orales de los desórdenes alimenticios

  • Los pacientes deben ser conscientes de la importancia de los procedimientos de higiene oral cuando se encuentran en esta situación
  • Aquellos que vomitan, no deben cepillarse los dientes nada más hacerlo ya que esto podría tener un efecto todavía peor. Lo mejor es que se enjuaguen la boca al instante y que esperen mínimo 30 minutos para cepillarse los dientes
  • En muchos casos es necesario llevar a cabo un tratamiento con flúor que proteja los dientes del desgaste provocado por el ácido
  • Debe visitarse el dentista tan regularmente como éste lo aconseje

Los desórdenes alimenticios deben tratarse con médicos especializados, pero los dentistas también tienen un papel importante para minimizar sus consecuencias orales, que de no prevenirse comportarán afectaciones de por vida.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *