Cada vez la población está más concienciada de la importancia de la prevención en su salud bucodental para minimizar los riesgos de enfermedades e infecciones. A parte de los chequeos periódicos, el aspecto más fundamental en la prevención es la higiene bucodental diaria, ya que de esta dependerá la evolución de nuestros dientes y encías hasta que volvamos a visitarnos en la clínica dental. El cepillado es la principal arma para mantener una buena higiene en tu boca pero es importante saber cómo debemos cepillar nuestros dientes para no provocar un efecto inverso.

La parte que vemos de nuestros dientes y encías no es lo único que hay. Cubriendo nuestros dientes se encuentra una capa de esmalte transparente que protege la dentina de los efectos exteriores. Por otro lado, debajo de la encía se encuentra la raíz dental levemente protegida por el cemento. Tanto el esmalte como el recubrimiento de las encías son nuestros mejores aliados para evitar una infección cariosa o una enfermedad periodontal. La mala conservación de estas dos puede derivar a un primer síntoma infeccioso que suele hacerse notar en forma de hipersensibilidad dental.

En cuanto al esmalte, existen distintos factores que afectan su desmineralización: las caries dentales, las fracturas, el bruxismo, el hecho de cepillarse con mucha fuerza o de hacerlo con un cepillo demasiado duro. Este último factor nos demuestra que el cepillado no es una cuestión de cantidad, sino una cuestión de calidad. Debemos ser conscientes que no por más apretar limpiamos mejor los dientes, sino que lo que debemos hacer es pasar el cepillo por todas las superficies (dientes y muelas) para limpiar las piezas de la capa bacteriana sin afectar el esmalte.

El correcto cepillado también puede ser un buen aliado para la prevención de la sensibilidad en las encías que suele aparecer en un primer estado de gingivitis. Con él conseguiremos reducir la placa de las encías para así evitar su infección que pudiera llevar a una enfermedad periodontal.

En definitiva, los pacientes deben cepillarse los dientes de forma consciente pero no excesiva para ayudar a su sonrisa y a sus encías a no sufrir las dos principales infecciones bucodentales. Los productos con flúor y el uso de enjuagues con fluoruro nos ayudarán también a disminuir la sensibilidad. De esta forma, las limpiezas dentales realizadas por parte de nuestros dentistas en Centro Dental Pedralbes solo servirán para reforzar el trabajo diario que el paciente realiza en su casa a lo largo del año, manteniendo así una buena salud bucal que evite la sensibilidad dental.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *