¿Hay dolor después de una endodoncia?

Al someterse a una endodoncia pueden surgir varias dudas. Una de ellas es si hay dolor. Es decir, si es normal experimentar molestias tras una endodoncia dental. Es muy importante trasladar todas las dudas al odontólogo de confianza antes de iniciar al tratamiento.Seguir leyendo

¿Cuándo es necesaria la endodoncia?

Los dientes dañados o infectados pueden afectar negativamente tu salud oral y tu bienestar general. El tratamiento endodóntico puede ayudarte a mantener tus dientes y encías sanas. Muchos pacientes conocen este procedimiento pero no saben cuándo es necesaria la endodoncia. Los odontólogos de Centro Dental Pedralbes te llevamos una pequeña lista de los casos:

Cuando sufres un fuerte dolor

La pulpa está en el centro del diente y cuando se daña o infecta puede comportar un absceso dental que, de no tratarse, puede llegar a requerir la extracción del diente. Si tienes mucho dolor en una zona concreta de la boca y este aparece especialmente cuando masticas o le aplicas presión, puede ser un signo de que necesitas una endodoncia. Visita a tu dentista en Barcelona para que te examine y descubra si es la pulpa infectada la que está causando el problema.

Cuando sufres sensibilidad

La sensibilidad a las temperaturas extremas puede ser otro signo de que necesitas una endodoncia. Si al consumir algo frío o caliente notas dolor o incomodidad en la boca, pide una cita con tu dentista ya que es probable que necesites una endodoncia o algún otro tratamiento dental.

Cuando notas que se te ha descolorado el diente

Un diente con la pulpa dañada puede cambiar de color. Por esto recomendamos que al cepillarte los dientes busques si tus dientes mantienen su estado natural o no. Si notas algún cambio en su coloración, acude al dentista y explícale los cambios que has comprobado.

Cuando sufres hinchazón en las encías

La infección o el daño pulpar también puede causar inflamación de las encías. Si notas que tienes las encías hinchadas, puede que sea momento de pedir una cita con tu dentista. Cuando un diente está dañado también puede provocar una espinilla –similar a un grano- en las encías. Esto es un absceso dental y es un claro síntoma de que necesitas tratamiento dental.

Si notas cualquiera de estos u otros síntomas sospechosos, llama a Centro Dental Pedralbes para pedir día y hora con tu odontólogo. La endodoncia puede salvar tu diente natural y evitar futuros problemas y tratamientos dentales.

El tratamiento endodóntico

El tratamiento endodóntico es un procedimiento dental utilizado para tratar infecciones en el centro del diente, donde se encuentra la pulpa y los conductos radiculares. Esta infección está causada por las bacterias que viven en la boca, cuando éstas invaden el diente. Esto puede suceder por culpa de:

  • La caries dental
  • Un empaste con fugas
  • El daño al diente provocado por un traumatismo

La estructura dental

El diente consta de dos partes. La corona es la parte del mismo que queda visible por encima de las encías, mientras que la raíz queda debajo de ellas y está anclada en el hueso, fijando el diente en su posición.

Además, el diente tiene estas partes:

  • Esmalte: capa dura y exterior
  • Dentina: material blando que da soporte al esmalte y forma la mayor parte del diente
  • Cemento: material duro que recubre las raíces
  • Pulpa dental: tejido blando que se encuentra en el centro del diente

Infección

La pulpa dental contiene los nervios y vasos sanguíneos que mantienen el diente vivo. Si éstos se infectan, la pulpa empieza a morir y las bacterias se empiezan a multiplicar y escampar. Además de afectar el resto de la pulpa, también bajan por los conductos radiculares hasta llegar al pequeño agujero de la punta de la raíz, por dónde entran los vasos sanguíneos y los nervios.

Entonces, la infección se propaga en los tejidos de alrededor de la raíz, que se enrojecen e hinchan. Esto suele provocar dolor y, en casos extremos, comporta hinchazón de la cara (el absceso dental).

El tratamiento

El tratamiento de la infección de los conductos radiculares consiste en la eliminación de las bacterias. Esto puede hacerse mediante la extracción del diente (exodoncia) o intentando salvar la pieza eliminando solo el tejido afectado con un tratamiento endodóntico.

Una vez se ha extraído en tejido tañado, el diente debe ser rellenado y sellado con un empaste o una corona. En la mayoría de casos, el tejido inflamado en la punta del diente se curará de manera natural.

Antes de recibir el tratamiento endodóntico se aplica anestesia local. Esto significa que el procedimiento no es para nada doloroso y no debería causar más molestias que las propias de un empaste dental.

Se trata de un tratamiento altamente exitoso ya que en 9 de cada 10 casos, el diente sobrevive durante más de 10 años después de haberlo realizado.

En Centro Dental Pedralbes contamos con el Dr. Francesc Abella, especializado en endodoncia, que es quién se encarga de este tipo de tratamientos en nuestra clínica dental.

El tratamiento endodóntico

El tratamiento endodóntico es un procedimiento malentendido por muchas personas de fuera la odontología. Por este motivo, en Centro Dental Pedralbes queremos explicarlo de un modo sencillo y entendedor.

El tratamiento endodóntico, también llamado endodoncia, se realiza cuando el tejido nervioso del diente (la pulpa) se infecta por culpa de una caries o una lesión. Cuando esto sucede, no siempre provoca dolor desde el inicio. En algunos casos, el diente se vuelve más oscuro, lo que demuestra que la pulpa ha muerto o se está muriendo. En estas circunstancias, el tratamiento endodóntico permite evitar el dolor que provoca la infección a su avance al mismo que preservar el diente, ya que de otra forma se deberá extraer o terminará por caer tarde o temprano.

Cuando la pulpa se infecta, la infección puede escamparse a través de los conductos radiculares del diente. Esto puede provocar un absceso dental. El absceso es una inflamación en la que se acumula pus y que puede comportar la hinchazón de alrededor del diente. Los síntomas del absceso van desde las molestias a un dolor severo al masticar. En esta situación también debe realizarse una endodoncia para evitar que la infección se escampe y requiera la extracción del diente.

¿Duele la endodoncia?

Recibir una endodoncia no debería doler. Normalmente se aplica anestesia local en la zona, de modo que la sensación del paciente es la misma que siente cuando recibe un empaste convencional. Puede que notes un poco de molestias tras la intervención, pero éstas desaparecen al poco tiempo.

El objetivo del tratamiento endodóntico es eliminar por completo la infección de los conductos radiculares. Una vez conseguido, el interior de la raíz del diente es limpiado y rellenado con un material biocompatible para prevenir otra posible infección. En algunas ocasiones, el diente se protege y refuerza a posteriori con una corona dental que le devuelve la funcionalidad correcta así como una imagen natural.

Una vez recibido el tratamiento endodóntico, debes tratar tu diente como cualquier otro que esté sano. Recuerda cepillarte los dientes dos veces al día durante dos minutos, pasarte el hilo dental a diario y visitar al dentista con regularidad. Si ya cumples estos tres buenos hábitos, probablemente no tengas que recibir ningún tratamiento endodóntico en toda tu vida.

El tratamiento para las caries más extensas

El tratamiento odontológico más habitual para curar un diente o una muela con caries es el empaste o la obturación dental, un tratamiento poco invasivo. Pero cuando la caries se ha extendido y ha lesionado una parte importante de la pieza dental, se debe recurrir a tratamientos más severos como la endodoncia, también conocido popularmente como “matar el nervio”.

La endodoncia es el tratamiento que se realiza cuando el nervio del diente se inflama o se infecta debido, normalmente, a una caries bastante extendida. Gracias a la endodoncia se pueden salvar aquellas piezas dañadas que, de no ser tratadas con una endodoncia, se perderían inevitablemente. Los síntomas más frecuentes de una caries profunda que afecta el nervio son un dolor intenso y espontáneo, una sensibilidad prolongada al frío o al calor, el cambio de color del diente, inflamación y molestia en la encía de alrededor del diente afectado. Si una caries afecta la pulpa del diente, la parte que contiene los vasos sanguíneos y los nervios, la única forma de salvar el diente sin extraerlo es con un tratamiento como la endodoncia.

El tratamiento de endodoncia consiste en la extracción del paquete vásculo-nervioso del interior del diente que es el causante del dolor. O lo que es lo mismo, limpiar la cámara pulpar y los conductos infectados para colocar, después, un material de obturación que sellará esos espacios previamente limpiados y desinfectados. De este modo, el diente se prepara para ser restaurado. Esta restauración, en algunos casos, requerirá la colocación de una corona para mejorar su estética y su funcionalidad.