Implantes dentales: todo lo que debes saber

implantes dentales

Los implantes dentales han mejorado sus prestaciones de manera importante en los últimos años. Gracias a la utilización de materiales como el circonio, que garantizan la mejor biocompatibilidad con el organismo, aseguran que no habrá rechazos y que el paciente podrá disfrutar de su nueva prótesis sin complicaciones.

Gracias a ello cada vez más personas se deciden a utilizar una prótesis dental fijada con implantes dentales para mejorar su aspecto estético y tener la certeza de que su boca se encontrará en la mejor de las condiciones de manera permanente.

Pero, ¿cómo se coloca un implante dental?

La colocación del implante tiene dos fases, una primera en la que se coloca el implante en sí sobre la estructura ósea del diente, generando el soporte necesario para la segunda fase que es la colocación de la prótesis, una prótesis que se ha diseñado digitalmente gracias a las nuevas tecnologías de diseño y fabricación por ordenador.

El implante se coloca sobre el hueso que sostenía originalmente a la raíz de la pieza dental que se quiere sustituir. Después de su colocación, se deja que el propio organismo actúe sobre él. Este proceso que recibe el nombre de osteointegración. Consiste en que se recubre el implante con los tejidos naturales del propio cuerpo.

Este proceso garantiza la mayor fijación del implante, asegurando la durabilidad del mismo. Además, permite al paciente hacer vida normal con el efecto estético adecuado porque el circonio aporta, además, su conveniencia estética.

Posteriormente, y después de que hayan pasado un par de meses, se coloca la prótesis dental definitiva que será la parte vista en la sonrisa del paciente. Una prótesis que imita a la perfección a las piezas dentales naturales con lo que nadie percibirá la diferencia.

También existe la posibilidad de unificar estas dos fases, en los implantes de carga inmediata, pero no ofrecen las mismas garantías de los implantes tradicionales.

En definitiva, es la mejor manera de sustituir las piezas dentales que puedan haberse caído por cualquier motivo y mantener la mejor de las sonrisas de manera permanente haciendo que la sonrisa del paciente sea siempre perfecta.

Si tienes cualquier duda sobre los tratamientos con implantes, no te lo pienses y consúltala con nosotros. Nos encontrarás en Passeig de Manuel Girona 12, Barcelona.

¿Qué es la oseointegración?

A lo largo de estos últimos 30 años, los implantes dentales se han convertido en el tratamiento revolucionario de la odontología. No sólo su surgimiento supuso un gran avance, también todas las mejoras que se les han ido aplicando gracias a estudios e investigaciones. Ahora, ofrecen una gran oportunidad a los pacientes sin uno o más dientes: les ayudan a recuperar la funcionalidad, la estética y la seguridad en sí mismos. Mostrar una sonrisa sana y agradable a los demás revitaliza nuestro interior y nos coloca más cerca del alcance de la felicidad. Los implantes dentales han sido la alegría de miles de personas en todo el mundo, que han visto como su autoestima remontaba.

Pero un tratamiento de implantes dentales no sería posible sin el proceso de oseointegración. Todos sabemos que se trata de pequeñas piezas de titanio que se insertan en el interior del hueso maxilar y que, de este modo, actuarán como raíz de los nuevos dientes artificiales. Posteriormente, se colocarán prótesis sobre los mismos implantes que simularan una dentadura natural. Estas son las dos fases principales de un tratamiento impantológico y, entre ellas, se sitúa el proceso de oseointegración. ¿De qué se trata exactamente? ¿Por qué es tan necesario?

La oseointegración se lleva a cabo cuando las células del hueso del maxilar se adhieren directamente a la superficie de titanio, fijando el implante directamente a dicho hueso. Fue el investigador sueco Per-Ingvar Bränemark quien, en la década de 1960, descubrió este proceso por primera vez, y concluyó que “la colocación de implantes dentales en los maxilares a través de procedimientos quirúrgicos controlados les permite oseointegrarse”. Este proceso es esencial para determinar el éxito de un tratamiento de implantes dentales y para poder colocar, posteriormente, las restauraciones dentales que simularán la corona de los nuevos dientes del paciente.

Cabe recordar que toda persona puede acceder a un procedimiento implantológico si: quiere sustituir un diente perdido, tiene grandes huecos entre los dientes, está parcialmente desdentado o lo está totalmente. Muchos pacientes se preguntan si los implantes dentales puede provocar alergias al tratares de un cuerpo “extraño” insertado en el organismo. Desde Centro Dental Pedralbes queremos recordar que el titanio es un material biocompatible que, hasta ahora, no ha provocado ningún rechazo. De hecho, la alergia al titanio es muy inusual. De los miles de pacientes que se han sometido al tratamiento, más del 90% de los casos han alcanzado el éxito en los resultados.