Todos queremos tener la mejor sonrisa, la más homogénea, la mejor perfilada y, por supuesto, la más blanca, porque sabemos que una sonrisa de tonalidad blanca es mucho más atractiva que otra de color amarillento.

Por ello nos esforzamos en nuestra higiene bucal utilizando pastas dentífricas con efecto blanqueante y, dentro de nuestras posibilidades y más allá de las limitaciones de nuestra fuerza de voluntad intentamos el no tomar alimentos que pueden manchar nuestros dientes, o al menos reducir su consumo.

Sin embargo, llega un momento en el que a pesar de nuestros esfuerzos necesitamos una ayuda extra de un profesional que consiga que nuestra sonrisa luzca lo más blanca posible y para ello acudimos a un dentista para realizar un blanqueamiento dental.

Un blanqueamiento dental que conseguirá que nuestras piezas dentales recuperen la tonalidad original que un día tuvieron. No hay que obsesionarse con conseguir los dientes más blancos porque puede ser que nuestros dientes nunca lo fueran.

Aunque la tonalidad original del esmalte dental se acerca mucho al color blanco, lo cierto es que luego hay muchos matices y no siempre es blanco total. Por tanto, un proceso de blanqueamiento dental sólo puede tender a esa tonalidad original que, como queda dicho, no tiene porqué ser necesariamente blanca.

Y en Barcelona no hay mejor lugar para realizar un tratamiento de blanqueamiento dental que el Centro Dental Pedralbes, donde los profesionales de la clínica siempre aportan su gran experiencia en aras de la máxima satisfacción del paciente.

Porque en en Centro Dental Pedralbes están especializados en el cuidado de sonrisas, con todo lo que ello supone, teniendo en cuenta la prevención, diagnóstico y posterior tratamiento de los problemas que se hayan encontrado.

Por tanto, el blanqueamiento dental en Barcelona no puede realizarse en ningún sitio mejor, ya que es el lugar donde se aúnan la tecnología más avanzada, con el trato más cercano y los precios más competitivos.

Un blanqueamiento dental que se realiza con técnicas de última generación que garantizan los mejores resultados y una durabilidad importante, siempre y cuando el paciente siga las pautas marcadas una vez finalizado el tratamiento.

Eso sí, no es recomendable realizar un tratamiento de blanqueamiento dental si el paciente es fumador, ya que los resultados apenas durarán en el tiempo y será una pérdida de tiempo y de dinero para el paciente que lo primero que debería de hacer sería dejar de fumar.

Entradas recomendadas