La adhesión dental proporciona tanto beneficios estéticos como de salud a la hora de tratar dientes dañados o con imperfecciones. Este procedimiento utiliza una resina compuesta del color del diente que se coloca en las piezas elegidas y se fortalece con una luz de manera que se une al diente. Con este tratamiento se puede arreglar dientes rotos, astillados, agrietados y manchados. Además, la adhesión dental incluso puede alinear dientes mínimamente apilados para conseguir una sonrisa más bonita.

Beneficios de salud en la adhesión dental

La adhesión dental se lleva a cabo para solucionar varios problemas de salud como:

  • Dientes con caries dentales
  • Sustituir amalgamas de plata
  • Cubrir raíces expuestas provocadas por recesión gingival

Padecer recesión gingival puede afectar la salud oral y general de la persona si no se trata a tiempo. La adhesión dental puede ayudar a solventar estos problemas antes de que puedan complicar la salud.

Beneficios estéticos en la adhesión dental

Además de permitir solventar problemas de salud dental y general, la adhesión dental también tiene beneficios cosméticos importantes:

  • Permite alargar los dientes cortos o desgastados
  • Puede cerrar los diastemas
  • Sirve para reparar dientes rotos, astillados o agrietados
  • Es una alternativa para cambiar la forma de los dientes deformados
  • Proporciona un color uniforme a la sonrisa
  • Mejora los dientes descoloridos

El tratamiento de adhesión dental es uno de los tratamientos de estética dental más económicos y simples. Además, no requiere casi preparación del diente, de modo que es muy poco invasivo y puede realizarse en una única intervención ya que las resinas se trabajan de manera inmediata en el mismo diente. Otra ventaja de la adhesión dental es el precio, significativamente inferior que el que cuestan otras alternativas como las carillas o las coronas.

Así pues, la adhesión dental es una buena elección para todo tipo de problemas estéticos y de salud dental. La vida de las restauraciones que se consigue con ella depende del problema a solucionar y los hábitos orales del paciente, pudiendo durar hasta 10 años.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *