Cuando les hablamos de ortodoncia a nuestros pacientes, la mayoría de ellos piensan directamente en los brackets. Sin embargo, la ortodoncia es mucho más que eso. Los ortodoncistas se preocupan por la posición de los dientes, por la causa que ha provocado que llegaran a esa posición y por el tipo de movimientos que requieren para llegar a una posición que haga que la mordida sea completamente funcional.

En lo que llevamos de siglo XXI han surgido varias opciones ortodónticas para alinear los dientes de manera estética, sin tener que pasar por el cambio de imagen que provocan los brackets a la sonrisa. Hablamos de ortodoncia estética, brackets linguales y alineadores dentales de plástico. Opciones de distintos precios y duración que se adaptan a las necesidades de cada paciente pero que compartan un objetivo común: preservar la estética durante el tratamiento ortodóntico.

¿Qué son los alineadores dentales?

Los alineadores dentales transparentes pueden alinear los dientes sin tener que utilizar brackets ni ningún otro aparato metálico. Esta técnica ortodóntica consiste en una serie de alineadores removibles y transparentes que se fijan sobre los dientes para moverlos. Cada alineador debe llevarse durante unas 22 horas al día por un periodo de dos semanas, momento en el que se sustituye por el siguiente par de férulas de plástico. En la mayoría de tratamientos, este tipo de alineadores debe llevarse durante 6-24 meses, dependiendo de la gravedad de los problemas.

Los alineadores ortodónticos son una buena opción para pacientes con un apiñamiento ligero o moderado, o problemas de espacio menores. Este tipo de ortodoncia también puede arreglar todo tipo de maloclusiones, pero los pacientes con una sobremordida, submordida o mordida cruzada severa pueden requerir la utilización de una técnica convencional.

A diferencia de los brackets tradicionales, las férulas dentales pueden eliminarse para cepillarse los dientes, pasarse el hilo dental y comer. Una característica que supone una clara ventaja respecto las técnicas de ortodoncia fija que en algunos casos requieren renunciar a ciertas comidas.

Aunque el precio de los tratamientos ortodónticos depende de las necesidades de cada paciente, los alineadores dentales suelen ser más caros que las opciones con brackets. Una diferencia de precio que muchas personas pagan a gusto teniendo en cuenta las muchas otras ventajas que aporta este procedimiento estético.

Entradas recomendadas