Cuida tu salud oral después de las vacaciones

salud oral post verano

El verano está terminando, se acerca la vuelta a la rutina y es necesario recuperar unos hábitos constantes de salud oral. Durante las vacaciones, es muy habitual relajar los buenos hábitos de salud oral, descuidar nuestra dieta… Es por eso que hoy os contamos unos consejos fundamentales para retomar los buenos hábitos en esta nueva etapa.

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud oral tras el verano?

  • Acude a tu dentista para una revisión: después del verano, es un muy buen momento para acudir a tu dentista a realizar una la revisión dental. En caso de que haya surgido algún problema durante las vacaciones, tu dentista lo podrá detectar y poner remedio.
  • Retoma los hábitos de higiene bucodental: al volver a la rutina, debemos retomar los buenos hábitos de salud dental: cepillarnos los dientes después de cada comida, emplear el hilo dental y el colutorio para mejorar la efectividad…
  • Reduce el consumo de bebidas demasiado azucaradas: normalmente, durante las vacaciones solemos consumir más refrescos azucarados, bebidas con contenido alcohólico, helados y granizados… los cuales incrementan el riesgo de la aparición de caries dental. Una vez volvemos a la rutina, debemos procurar limitar su consumo.
  • Mejora tu dieta: aumentar el consumo de productos ricos en vitaminas, calcio y fibra resultará muy beneficiosos para tus dientes y encías. Si durante las vacaciones hemos cometido algún exceso , reforzar una dieta saludable será muy positivo para la salud bucodental.

Si tienes cualquier duda, recuerda que estamos aquí para ayudarte. Ponte en contacto con nosotros o ven a visitarnos. Nos encontrarás en Passeig de Manuel Girona 12, Barcelona, ¡Te esperamos!

¿Por qué tengo los dientes sensibles?

dientes sensibles

¿Te has estremecido alguna vez al comerte un helado? ¿Tomarte un café caliente es toda una utopía para ti? Eso es porque tienes los dientes sensibles de manera que las temperaturas extremas, frío o calor, te generan una sensación muy próxima al dolor.

¿Por qué tengo los dientes sensibles?

En general los dientes están protegidos por un esmalte que los defiende ante estos cambios bruscos de temperatura en los alimentos que ingerimos. Gracias al esmalte no llegamos a percibir estas sensaciones.

Por tanto, si tenemos los dientes sensibles se debe a que el esmalte que protege nuestros dientes está deteriorado.

¿Por qué se deteriora el esmalte de los dientes?

Casi siempre por una mala higiene bucal que hace que aparezca sarro o caries que se encargan de eliminar el esmalte protector de nuestros dientes.

Sin embargo, el esmalte también puede haber desaparecido como consecuencia de un golpe que haya provocado la rotura de un diente y, por tanto, una vía de acceso a través del esmalte de los alimentos y bebidas.

¿Cómo puedo proteger y recuperar el esmalte de mis dientes?

La clave está, como casi siempre, en la higiene bucal. Debes de esforzarte en fortalecer tus rutinas de higiene bucal. Aparte del cepillado habitual después de cada comida asegúrate de utilizar hilo dental para los espacios entre los dientes y no acabar nunca la rutina sin la utilización de un enjuague bucal potente.

Por otro lado, y si ya tienes sensibilidad dental alta, es recomendable que utilices cualquiera de las pastas dentales que hay en el mercado para dientes sensibles. Estas pastas dentales ayudan a la recuperación del esmalte de los dientes con lo que potencian la protección de éstos ante los cambios de temperatura.

Pero, entonces, ¿por qué me duelen las encías?

En efecto, podrías llegar a plantearte la razón de que te duelan las encías si estamos diciendo que todo se debe a la pérdida del esmalte dental.

En las encías es donde se encuentran las raíces de nuestros dientes y empiezan a doler al ingerir alimentos cuando estas raíces se encuentran al descubierto. Para volver a proteger la raíz del diente tendrás que acudir directamente a tu dentista.

Visítanos o ponte en contacto con nosotros sin ningún tupo de compromiso. Nos encontrarás en Passeig de Manuel Girona 12, Barcelona.

¿Qué debemos hacer ante una fractura dental?

fractura dental

El esmalte de los dientes es el tejido más duro del cuerpo humano. Aún así, eso no significa que no pueda ocurrir una fractura dental. Aunque no es habitual, puede ocurrir que, por un golpe o por morder algún alimento demasiado duro, un diente se rompa o se fracture por alguna parte.

Cuando esto ocurre, no debe cundir el pánico. Hoy en día, la odontología dispone de muchos recursos para reparar una fractura dental y recuperar la estética de la sonrisa.

¿Qué debemos hacer ante una fractura dental?

Lo más indicado es acudir al dentista lo antes posible para evitar que el diente se pueda dañar más. Una infección podría desencadenar en la pérdida del diente. Si el diente fracturado es un incisivo, hay que sumergir el diente en suero fisiológico o leche e ir rápidamente al dentista y con unas técnicas avanzadas lo podrá recolocar en diente roto.

Si sentimos dolor, podemos tomar un analgésico o antiinflamatorio y, a la hora de comer, elegir alimentos blandos e intentar no morder o masticar con la pieza rota. Si la fractura del diente ha dejado los bordes cortantes, debemos tener mucho cuidado para no hacernos daño también en la lengua, el labio o la mejilla.

La reconstrucción del diente puede ser más sencilla o más compleja dependiendo del estado en que haya quedado. Si la fractura es pequeña, el odontólogo puede reparar el daño con un relleno o resina del mismo color que el esmalte. Si, por el contrario, se trata de un fragmento grande, se eliminar la parte restante y cubrir el hueco con una corona dental diseñada para proteger el diente y mejorar su apariencia. Una solución estética para un diente roto o astillado es una carilla dental. Se trata de una fina capa de porcelana o resina, del mismo color de los dientes, que cubre toda la parte frontal y que puede incluir con una sección más gruesa para reemplazar la parte rota de la pieza.

Si tienes cualquier duda o deseas realizarnos una consulta, ponte en contacto con nosotros. Nos encontrarás en Passeig de Manuel Girona 12, Barcelona.

Enfermedad periodontal: causas y tratamiento

La periodoncia es el área de la odontología que se encarga del estudio, prevención y tratamiento de aquellas patologías que afectan a los tejidos que protegen, rodean y sujetan los dientes. La encía, hueso alveolar, ligamento periodontal y cemento radicular. Las lesiones periodontales son muy comunes y se producen por la acumulación de bacterias, que ocasionan alteraciones del periodonto. Si no son tratadas, estas molestias avanzan progresivamente, pudiendo provocar la caída de los dientes y diversas afecciones en nuestro organismo. Hoy te explicamos los tipos de enfermedad periodontal que podemos sufrir y te decimos cómo puedes prevenirla.

Tipos de enfermedad periodontal

 
Gingivitis: se trata de la fase inicial de la enfermedad periodontal, que se produce por la acumulación de placa bacteriana. La placa está compuesta por bacterias y residuos que se adhieren a los dientes, y de no ser eliminada correctamente, se transforma en sarro, que irrita e inflama las encías. Los síntomas más frecuentes son el enrojecimiento de la zona y el sangrado de las encías. La gingivitis es una afección reversible, pero si no es tratada adecuadamente, podría avanzar y convertirse en periodontitis.

Periodontitis: la periodontitis es una enfermedad periodontal grave e irreversible, que afecta a entre un 15% y un 20% de los adultos de entre 35 y 44 años, según la Organización Mundial de la Salud. Esta patología, a diferencia de la gingivitis, se caracteriza por la pérdida estructural del aparato de inserción. La periodontitis es el motivo principal de la caída dental en los adultos. Este trastorno no es común en los niños, pero su presencia se incrementa durante la adolescencia.

Factores de riesgo

 
– El estilo de vida puede convertirse en un factor de riesgo para la salud periodontal debido al consumo de alimentos inadecuados,  la falta de ejercicio, el consumo de alcohol y otras sustancias…

– El tabaquismo es el factor de riesgo principal, que afecta a la prevalencia y progresión de las periodontitis e interfiere con la cicatrización de los tejidos. Puede ser un factor etiológico directo en la progresión de una lesión estable de gingivitis a una enfermedad destructiva.

– Otro de los motivos por los que aparece la enfermedad periodontal es la predisposición genética.  El genotipo tiene un papel importante en la susceptibilidad a la periodontitis, aunque el riesgo de pérdida dental es significativamente alto si se combina con el consumo de tabaco.

– Seguir una inadecuada higiene oral es otro de los factores de riesgo más extendidos. El apiñamiento dental y otros problemas de malposición dentaria pueden dificultar la realización de una completa limpieza oral diaria, provocando un alto riesgo de padecer patologías periodontales.

Si tienes cualquier duda sobre la enfermedad periodontal o quieres realizarnos cualquier consulta, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos encontrarás en Passeig de Manuel Girona 12, Barcelona.