Evitar la caries dental en niños

La caries es la patología oral más común entre los niños. Así lo afirmaba Ana Parellada, odontopediatra de Centro Dental Pedralbes. Está causada por las bacterias de la placa en la boca. Estas bacterias producen ácidos a partir de los azúcares de ciertos alimentos. Los ácidos, a su vez, atacan el esmalte de la superficie dental. Así, el esmalte va perdiendo minerales y se va erosionando.

De este modo, el diente inicia un proceso de deterioro. En sus primeras fases puede ser reversible. Pero si el esmalte sigue perdiendo minerales puede llegar a destruirse. En este punto es cuando se forma una caries dental. En muchos casos, la caries se trata con un empaste. Pero una caries no tratada destruye el interior del diente y llega hasta el nervio, provocando un dolor intenso.

Las primeras señales son unas manchas blancas sobre la superficie dental. Estas manchas alertan de la desmineralización del esmalte. Cuando el proceso avanza hasta romper el esmalte, se pasa a un tono marrón. Es entonces cuando se forma la cavidad en el diente propia de la caries. En este punto, la caries suele ser irreversible. El dentista tendrá que eliminarla, bien con un empaste o mediante otras técnicas como el láser.

La clave para evitar el desarrollo de caries en niños es su prevención. Los profesionales de Centro Dental Pedralbes te traen las claves para prevenir la caries dental en niños:

  • Buena higiene bucodental. Se recomienda supervisar el cepillado de los niños hasta que puedan hacerlo solos. Es importante comprobar que el niño se cepilla los dientes un mínimo de dos veces al día. Inculcarle buenos hábitos de limpieza puede ser incluso un juego entre padres e hijos. No obstante, el pequeño debe comprender la importancia de limpiar su boca.
  • Alimentación sana. Los alimentos influyen en muchas patologías orales. La caries no es una excepción. Se recomienda que los niños eviten alimentos muy azucarados, como los caramelos o las golosinas. Este tipo de alimentos favorecen la acumulación de bacterias en la cavidad oral. Es mejor que el niño tome cereales integrales, fruta y verdura. También se recomiendan los alimentos bajos en sal, así como evitar que los niños piquen entre horas.
  • Uso del flúor. A partir de los tres años se puede ir introduciendo el flúor mediante pastas dentales y colutorios. El flúor contribuye a la mineralización del esmalte.
  • Visitar al odontólogo. Las revisiones frecuentes en niños son muy importantes. El odontopediatra puede detectar a tiempo áreas donde se esté desarrollando una caries. También puede recomendar tratamientos para combatirla. En Centro Dental Pedralbes ofrecemos un asesoramiento personalizado para las necesidades de cada niño.

Tener una boca sana desde niño es muy importante para el futuro. Por ello, en Centro Dental Pedralbes trabajamos con las técnicas más avanzadas para tratar la caries. Queremos que tu pequeño luzca una sonrisa bonita y sana durante mucho tiempo.

La Dra. Ana Parellada explica la importancia de la higiene oral en niños

Mantener una buena higiene oral desde pequeños es básico para prevenir todo tipo de enfermedades bucodentales. La Dra. De Centro Dental Pedralbes Ana Parellada, especialista en Odontopediatría, nos da las claves para mantener una buena higiene oral en los más pequeños.

  1. ¿Cómo influye en el futuro la limpieza oral durante la infancia?
    La limpieza oral es un hábito esencial que hay que crear desde la niñez. Un niño que se limpia los dientes desde muy pequeño lo verá como algo normal y ni se planteará si le apetece o le da pereza. Aquí es muy importante la implicación de los padres para crear este hábito.
  2. ¿Problemas dentales más comunes en los pequeños?
    El problema con mayor incidencia en la población infantil es sin duda la caries. Se trata de una enfermedad en la que influyen varios factores: Algunos de ellos son modificables, como la dieta y la higiene oral, y otros no, como la herencia.
  3. ¿Por qué es importante llevar a los más pequeños al odontólogo?
    Para que se familiaricen con el sillón dental y el odontólogo. También para ayudarles a crear unos buenos hábitos higiénicos y alimenticios, y así poder hacer una buena prevención. Y para detectar posibles problemas como caries, inflamaciones de encías, maloclusiones…
  4. ¿Cada cuánto tiempo debemos llevarlos?
    Las revisiones en niños deben hacerse periódicamente cada 6 meses, a no ser que el profesional recomiende algo distinto en algún caso.
  5. ¿Trucos para una boca sana en niños?
    Para que los niños tengan una boca sana es muy importante cuidar la alimentación desde bien pequeños. Algunos trucos son no poner zumos ni otras bebidas azucaradas en el biberón, no poner miel ni otros productos azucarados en el chupete, no probar la temperatura de los alimentos con la misma cuchara del bebé… Y, cuando son más mayores, no abusar de azúcares refinados. Es muy importante tener una dieta sana y diversa. También crear unos buenos hábitos de higiene y acudir a revisiones periódicas al odontólogo.
  6. ¿Qué consejos darías a los padres para inculcar una buena rutina de limpieza en sus hijos?
    Para inculcar una buena rutina de higiene dental es importante empezar muy pronto. Cuando son muy pequeños no tienen la habilidad de cepillarse solos, así que los padres se los tienen que cepillar y pueden hacer que sea algo divertido, ¿Por qué no? Conforme van creciendo, hay que intentar que ellos se impliquen cada vez más, pero sin comprometer que los dientes queden bien cepillados. Así, pueden comenzar a cepillar primero los padres y terminar ellos solos. De esta forma adquieren la responsabilidad de acabar ellos. Cuando veamos que ya tienen más habilidad, se podrán cepillar los dientes con nosotros.

¿Cómo debe ser tu cepillo de dientes?

El cepillo de dientes es la base de la higiene oral en el día a día. Si bien hay una gran variedad en el mercado, elegir un buen cepillo de dientes es fundamental para limpiar bien dientes y encías. Lo más recomendado es cepillarse los dientes un mínimo de dos veces al día y después de las comidas.

Pero sólo el cepillado puede ser insuficiente para eliminar todos los restos de comida y bacterias en la boca. Por ello, los odontólogos recomiendan completar el cepillado con el uso de un enjuague bucal y el hilo dental. De este modo se consigue una limpieza más profunda de la cavidad oral.

Muchos pacientes no se limpian correctamente la boca porque no tienen un buen cepillo. Así, ¿Cómo debe ser el cepillo de dientes ideal? Los odontólogos de Centro Dental Pedralbes te lo explican.

El primer dilema que surge al elegir un cepillo de dientes es si debe ser eléctrico o manual. Si bien el cepillo eléctrico es el más recomendado, ambos son válidos para eliminar la placa bacteriana de la boca. Un buen uso será clave para que la limpieza sea efectiva.

Un buen cepillo de dientes debe tener un cabezal no muy grande, para llegar a más rincones de la cavidad oral. Del mismo modo debe tener cerdas suaves para no erosionar el esmalte. El mango del cepillo tiene que ser cómodo, por lo que se recomienda que sea de tipo antideslizante.

Es muy importante guardar el cepillo en unas condiciones óptimas, ya que se trata de un utensilio que está en contacto directo con nuestra boca varias veces al día. Para mantener su higiene se recomienda el uso de un cabezal externo. No obstante, los expertos recomiendan reemplazarlo cada tres meses. Sea manual o eléctrico, el cepillo de dientes tiende al desgaste y a la larga su efectividad es menor. Por ello se recomienda reemplazarlo por un cepillo de características similares.

Un buen cepillo y una correcta rutina de limpieza bucodental nos garantizará una boca sana y protegida de todo tipo de infecciones y enfermedades orales. No obstante, se recomienda acudir al odontólogo un par de veces al año para mantener nuestra sonrisa radiante.

5 cuidados tras una extracción dental

La extracción dental, también conocida como exodoncia, es un procedimiento que consiste en extraer una pieza dental. Esta intervención se realiza con anestesia y puede deberse a varios motivos. Los más comunes son la falta de espacio, los traumatismos y las enfermedades periodontales en un estado muy avanzado. En estos casos el diente suele estar tan deteriorado que la situación es irreversible.

Aunque después de la recuperación se puede recurrir a implantes dentales para sustituir la pieza perdida, una extracción es siempre la última opción. Lo más recomendable es que el paciente mantenga todos sus dientes naturales. En este sentido, la prevención es clave. Así, se recomienda someterse a una radiografía dental de vez en cuando para observar el estado de los dientes con más profundidad. De este modo el odontólogo decidirá si es realmente necesario realizar una extracción dental.

Antes de la extracción dental el odontólogo anestesia la zona que rodea el diente. Así, se trata de una intervención indolora. Después se aplican puntos en la zona tratada y una gasa durante treinta minutos, para que se forme un coágulo de sangre. Este es el primer paso de la recuperación tras una extracción dental, y probablemente el más importante. El coágulo frena el sangrado y permite que los tejidos comiencen su proceso de recuperación. Si se deshace poco después de formarse, la recuperación se puede prolongar mucho más tiempo de lo habitual, llegando a surgir algunas infecciones.

Así, después de una extracción dental es muy importante vigilar el proceso de cicatrización, que se suele alargar varios días. Durante este periodo es común sentir dolores agudos en la zona, por lo que el odontólogo puede administrar al paciente antiinflamatorios o antibióticos. Existen diversas pautas a seguir para que la recuperación sea rápida y efectiva:

  1. Limpieza. Es muy importante no tocar el coágulo durante los primeros días. Así, se recomienda no limpiarse los dientes durante las primeras 24 horas después de la extracción dental. También hay que evitar el uso de enjuagues y el hilo dental. Después de estas primeras horas se puede limpiar la boca con mucha suavidad, así como enjuagar la herida con una mezcla tibia de agua y sal.
  2. Dolores. Los primeros días es habitual una inflamación de la zona tratada, así como un dolor agudo. Para aliviarlo hay varias técnicas. Lo más aconsejable es aplicar bolsas de hielo en la mejilla y tomar antiinflamatorios.
  3. Alimentación. Durante los primeros días se recomienda ingerir alimentos blandos o líquidos a una temperatura moderada. También es importante mantenerse muy hidratado.
  4. Hábitos. Es imprescindible abandonar hábitos perjudiciales como el tabaquismo o el consumo de alcohol. Tampoco se aconseja el uso de pajitas para beber líquidos.
  5. Ejercicio. Durante los primeros días después de una extracción dental se recomienda reposo. La actividad física podría deshacerse el coágulo, por el aumento de la presión sanguínea. No obstante, al cabo de pocos días el paciente ya podrá retomar su rutina anterior a la exodoncia.

Con estos cuidados la recuperación no debería alargarse más de una semana. No obstante, en caso de que el sangrado o la inflamación persistan no dudes en acudir a tu odontólogo de confianza. Una extracción es un proceso delicado y cuidar la boca correctamente es la clave para una buena recuperación.