El Dr. Quique Soler explica cómo evitar la sensibilidad dental en verano

 

  1. ¿Cómo afecta la sensibilidad dental en la sociedad actual? ¿Es un problema frecuente?
    La sensibilidad dental es muy frecuente en la actualidad y afecta tanto a jóvenes como a adultos. Hay diversos motivos que pueden causarla, por lo que es recomendable hacer un estudio exhaustivo. De este modo se puede ver para ver cuáles son los motivos concretos y ofrece un diagnóstico individualizado a cada paciente.
  2. ¿Cómo se manifiesta la sensibilidad dental?
    Los pacientes notan sus efectos al tomar alimentos o bebidas muy fríos y calientes. En casos extremos, también se puede notar cuando hace mucho frío al respirar. Pero hay que establecer las causas, que pueden ser diversas: caries, retracción en las encías… En Centro Dental Pedralbes realizamos una exploración clínica y una radiografía dental si es necesario, para valorar si se trata de caries o de problemas periodontales en las encías.
  3. Ahora en verano, ¿Qué podemos hacer para evitar la sensibilidad dental?
    Durante esta época a la gente le gusta mucho tomar alimentos y bebidas muy fríos, como el gazpacho, helados, horchata, refrescos y cócteles… Para evitar la sensibilidad dental es útil el uso de pastas de dientes específicas para la sensibilidad en los dientes. De este modo se disminuyen sus efectos, o bien evitando este tipo de alimentos muy fríos.
  4. Sensodyne es una pasta de dientes especializada para tratar la sensibilidad dental. Sólo es recomendable para pacientes con este problema?
    Sensodyne es una pasta de dientes especializada en disminuir los efectos de la sensibilidad dental. El uso de esta pasta puede no ser suficiente en algunos casos para erradicar la sensibilidad dental, pero existen muchos tipos de pastas dentales. En función de cada paciente será recomendable una u otra. Hay pastas para sensibilidad dental y para problemas de halitosis o mal aliento. También hay pastas con clorhexidina para problemas de encías, o pastas con una alta concentración de flúor para tratar la caries. Así, existen múltiples pastas que en función del paciente serán más o menos adecuadas. También hay colutorios para complementar el cepillado. Lo que recomendamos a los pacientes es acudir a la consulta, para que les ayudemos a elegir la pasta de dientes más adecuada.
  5. ¿Qué alimentos pueden generar o incrementar la sensibilidad dental?
    Los alimentos que provocan más sensibilidad dental son los que se toman a temperaturas extremas, sea en caliente o en frío. También los ácidos (zumos de naranja y limón) provocan mucha sensibilidad, por lo que es mejor limitarlos.

La importancia de visitar regularmente al dentista

Hay muchos pacientes que sólo acuden al dentista cuando detectan algún problema en su boca. Los más comunes son el sangrado y la inflamación de las encías, la acumulación de sarro… Sin embargo, una visita regular al odontólogo puede ayudar a prevenir este tipo de complicaciones para evitar su aparición.

Generalmente los adultos son los que visitan con menos frecuencia al dentista. Esto se debe, entre otras causas, a que la mayoría de tratamientos se realizan durante la infancia o la adolescencia, cuando los niños van acompañados de sus padres. Aunque hay otros factores que retrasan la visita al dentista, como la ansiedad dental. Los profesionales de Centro Dental Pedralbes disponen de distintas técnicas para ayudar a los pacientes que sufren este tipo de fobia. Otros factores más cotidianos suelen ser la falta de tiempo o el coste de algunos tratamientos.

Además, muchos pacientes no son realmente conscientes de la importancia de visitar al dentista. Muchas enfermedades periodontales presentan unos primeros síntomas que son prácticamente invisibles a simple vista. Por ello, se recomienda acudir a la consulta un mínimo de dos veces al año, para que el dentista pueda evaluar de forma continuada el estado de nuestra salud bucodental.

Una exploración profesional puede detectar complicaciones como la caries o el sarro que se nos pueden pasar por alto tras el cepillado. El dentista revisará dientes y encías con profundidad, así como otras partes de gran importancia en nuestra boca como la lengua y la garganta. En caso de detectar alguna infección, determinará que tratamiento hay que tomar.

Entre visita y visita es fundamental mantener una buena higiene bucodental. La limpieza de nuestra boca debe ser completa día a día. Por ello es recomendable seguir tres etapas: la primera es un cepillado diario, de una duración mínima de dos minutos y con un cepillo adecuado. La segunda fase es el enjuague bucal, que será distinto en función de nuestro tipo de boca. Generalmente, se recomienda que contenga flúor para combatir la acumulación de placa en la boca. Por último, la tercera etapa consiste en el uso del hilo dental. Con estos pasos realizaremos una limpieza completa de nuestra boca y será más probable que el dentista no detecte ninguna complicación en la próxima visita.

Así, visitar al dentista de manera regular cada año es algo fundamental para mantener una buena salud bucodental durante toda la vida. El profesional sabrá orientarnos si tenemos dudas sobre nuestra salud dental, así como eliminar los problemas que puedan aparecer. Pero lo más importante es no esperar a que aparezca un problema en nuestra boca, sino anticiparnos, algo que se consigue con una exploración profesional de vez en cuando.

Trucos para combatir la sensibilidad dental en verano

El verano es la época del año en la que tomamos más bebidas y alimentos muy fríos. Esto provoca un gran aumento de casos de sensibilidad dental: es común sentir molestias e incluso un dolor agudo en dientes y encías al tomar alimentos como un helado. Esas sensaciones son muy desagradables y pueden alterar el bienestar del paciente en su día a día.

Pero, ¿En qué consiste exactamente la sensibilidad dental? También conocida como hipersensibilidad, se trata de una dolencia que se debe al desgaste del diente o encía. Este desgaste puede surgir por una erosión ácida en los dientes, o por la pérdida de protección en el esmalte que deja expuestos los túbulos dentarios. Éstos provocan, mediante proyecciones nerviosas, la sensación de dolor. La hipersensibilidad también puede deberse a las caries, por lo que es muy importante tratarlas a tiempo.

La sensibilidad dental puede encontrarse en uno o varios dientes y no tiene grados establecidos de dolor, porque cada paciente experimenta un nivel distinto y subjetivo. No obstante, existen diversos trucos para combatirla durante esta época.

  • Evitar alimentos cítricos. Los alimentos como el zumo de naranja o de limón contienen ácidos que alteran los niveles de pH de la boca, favoreciendo la erosión y desgaste del esmalte. Un truco para equilibrar los niveles de pH es beber agua o leche después de ingerir este tipo de alimentos.
  • Mantener una dieta equilibrada. Evitar los alimentos ácidos es importante, aunque también es necesario mantener una dieta equilibrada. Para combatir la sensibilidad dental son favorables los alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y cereales.
  • Buena higiene bucodental. Una higiene bucodental de nuestra boca será fundamental para combatir la aparición de la sensibilidad dental. Sin embargo un cepillado muy agresivo puede ser perjudicial, por lo que se recomienda cepillarse con un cepillo de cerdas suaves, un mínimo de dos veces al día y durante al menos dos minutos. Una pasta dental específica para la sensibilidad dental será de mucha ayuda. También es recomendable completar el cepillado con un enjuague bucal adecuado para dientes sensibles y con hilo dental, sin pasarlo de forma agresiva.
  • Acudir al odontólogo. En caso de experimentar un nivel de dolor muy agudo, es importante acudir al dentista de inmediato. Éste sabrá orientar sobre el problema y recomendar pastas y enjuagues determinados para combatir la sensibilidad dental. Además, es importante acudir regularmente al odontólogo para prevenir otras complicaciones en nuestra salud bucal.
  • Tratamientos profesionales. Existe una gran variedad de tratamientos para combatir la sensibilidad dental, de modo que tu dentista de confianza elegirá el que más se ajuste a tu caso.

La limpieza con ortodoncia

Cada vez más población necesita recurrir a tratamientos con ortodoncia. Este tipo de tratamientos son efectivos para lograr una buena sonrisa, aunque también es importante un buen mantenimiento para obtener unos resultados óptimos. En este sentido una limpieza adecuada será decisiva para evitar posibles complicaciones durante el tratamiento.

Llevar ortodoncia favorece la acumulación de placa bacteriana, porque se crean zonas de retención de placa con más facilidad. Si no cuidamos y limpiamos bien nuestra boca con ortodoncia, esta acumulación de placa puede causar enfermedades en las encías como caries, gingivitis o inflamaciones varias. En caso de llegar a una de esas complicaciones, lo más recomendable es acudir a nuestro dentista. No obstante, pueden evitarse con una correcta higiene bucal, que hará que el tratamiento con ortodoncia sea a su vez más efectivo.

Hay diversas pautas a seguir para realizar una higiene completa en nuestra boca con ortodoncia, aunque lo más recomendable es ajustar la limpieza a nuestro tratamiento. Por tanto, hay matices en función de si se trata de ortodoncia fija y removible. En el caso de los aparatos removibles se aconseja una higiene con el uso de limpiadores efervescentes. Respecto los aparatos fijos, se recomienda el uso de cepillos dentales eléctricos con filamentos en forma de V, ya que ofrecen una mejor adaptación.

En todos los casos el cepillado es un aspecto clave. Lo mejor es cepillar los dientes tres veces al día y, después, revisar el estado de los dientes. Algunas zonas pueden quedar sin limpiar, o también podemos apreciar alguna complicación con los aparatos de ortodoncia. Si esto último sucede, es importante acudir al odontólogo cuanto antes.

Otro factor clave es la alimentación. A pesar de la limpieza constante, hay comida que puede causar complicaciones con nuestra ortodoncia.  Los dentistas de Centro Dental Pedralbes te damos las claves para evitarlo:

  1. Evitar cortar alimentos duros con los dientes, como chocolate o bocadillos, porque se puede dañar la ortodoncia. Es preferible injerirlos en pequeños trozos.
  2. Evitar los alimentos muy duros, pegajosos y muy azucarados, porque pueden quedarse pegados a los aparatos o romperlos.
  3. Quitar el hueso de alimentos que lo contengan como frutas, olivas y hortalizas.
  4. Evitar morder o llevarse a la boca objetos de ningún tipo. Es común, por ejemplo, tener la manía de morder los bolígrafos o los lápices, un hábito que se debe abandonar para eun buen mantenimiento de los aparatos.