La higiene bucal durante la infancia

Para mantener una sonrisa sana durante toda la vida, lo importante es cuidarla desde la infancia. Odontopediatra y padres tienen la responsabilidad de enseñarle las técnicas básicas de higiene bucal: el cepillado, el uso de hilo dental, los enjuagues… y explicarle qué son el limpiador lingual y el irrigador bucal. Los niños, cuando son pequeños, tienen una gran capacidad para aprender cosas nuevas y, por lo tanto, absorben nuevos conocimientos con facilidad. Este es uno de los motivos por los que debemos empezar a educarlos en salud bucodental de forma temprana, pero también para que vaya cogiendo el hábito y pueda hacerlo solo lo antes posible. Empezar antes de los seis años es clave para que tu hijo interprete que aquello que le explicas es importante. ¿Qué puedes hacer para que la rutina de higiene bucal se convierta en imprescindible? Los dentistas de Centro Dental Pedralbes te dan algunas pistas:

  1. Procura cepillarle los dientes en algún momento en el que el niño esté tranquilo y relajado, para que así pueda asimilar todo lo que estás haciendo sin hacer demasiado esfuerzo. Intenta no esperarte hasta el momento de meterlo en la cama… estará cansado o dormido y no va estar tan receptivo.
  2. Puedes darle la oportunidad de escoger los materiales que vais a usar. Un cepillo con sus dibujos preferidos, un colutorio con un gusto agradable, una pasta dental de fresa… Esto ayudará a que le apetezca lavarse los dientes, a que sienta más entusiasmo ante la pesadez de la rutina.
  3. No te olvides de hacer del cepillado una actividad agradable. Si quieres puedes utilizar música, programar juegos, explicarle historias… La higiene bucal debe ser un incentivo para que sea él quien finalmente te diga: “Papá, mamá, ¿no vamos a cepillarnos los dientes?” También podéis hacerlo de forma conjunta, así el niño verá que tú también le das la importancia que merece.
  4. Tienes que evitar las amenazas, los castigos o los argumentos negativos. Siempre es recomendable mostrar el lado bueno del cepillado. Dile a tu hijo que las personas cuidamos de nuestros dientes para evitar problemas más graves y que es algo necesario, como ducharse, cepillarse el pelo o incluso comer.
  5. Recuerda que tienes que comportarte, al menos durante los primeros años, como un maestro: intenta cepillarle los dientes con explicaciones complementarias. Cuéntale qué movimientos realizas, cuánta cantidad de pasta colocas sobre las cerdas, cuánto tardas, por qué sitios de la boca pasas… Además de verlo, podrá interiorizarlo por otra vía.

Una buena sonrisa en el día de tu boda

La sonrisa es el portal a nuestro interior más profundo, a nuestras emociones. Es la expresión más fiel a nuestro estado de ánimo y personalidad. La alegría de los buenos momentos se transmite a través de la sonrisa, y no sólo nos revitaliza por dentro, también a las personas que están a nuestro alrededor. Estar rodeados de personas que no tienen vergüenza ni complejos con sus dientes es un verdadero lujo: el bienestar se palpa en el ambiente. El poder de la sonrisa es especialmente importante cuando tenemos bautizos, fiestas de cumpleaños, despedidas de soltero… y, sobretodo, bodas. Estamos en plena temporada de celebraciones y debemos cuidar nuestros dientes para que luzcan blancos y brillantes. No sólo como invitado… también como anfitrión. ¿Cómo puedes lucir una buena sonrisa el día de tu boda? Los dentistas de Centro Dental Pedralbes te dan algunas pistas.

  1. El blanqueamiento dental: es el tratamiento convencional más solicitado. Su objetivo principal es estético; pretende embellecer la sonrisa y sacar a relucir los dientes. El tratamiento puede hacerse en la clínica dental, en manos de un profesional, pero también en casa. En este último caso, el odontólogo te dará unas férulas especializadas y agentes blanqueadores. Deberás colocártelas durante la noche. Si lo prefieres, puedes combinar ambos métodos y conseguir, así, resultados más efectivos y duraderos.
  2. Un lápiz labial con una base azul: hemos dicho que en el día de tu boda la sonrisa es muy importante. No sólo que sea atractiva y saludable, también que lo aparente. Para conseguirlo, utiliza un lápiz labial rojo o azulado, que es mucho más sutil. Los rosas y los corales también resaltan el color de los dientes y no producen esa sensación amarillenta que tanto tememos.
  3. Adiós a las fracturas: si quieres olvidarte de pequeñas fracturas de inmediato, puedes optar por las carillas de porcelana. Se trata de unas finas láminas de porcelana que se colocan sobre el esmalte de los dientes y que tapan cualquier imperfección que pueda haber. Además, abrillantan y emblanquecen los dientes sin necesidad de acceder a un blanqueamiento dental adicional.
  4. Un aliento fresco: en el día de tu boda, una buena sonrisa no sería nada sin un buen olor de boca. Qué desagradable sería reír a carcajadas y… para evitarlo, masca chicles sin azúcar o, si te parece agresivo, procura cepillarte los dientes una vez hayas acabado de cenar o comer. Si lo consigues, ¡vas a triunfar!

Carillas de porcelana, ¡un gran cambio!

La odontología de los últimos años ha dado un gran vuelco: con el auge de la estética dental, se han ideado miles de tratamientos que han revolucionado los consultorios. La mayoría de pacientes se han dado cuenta de que el poder de unos dientes bonitos y bien alineados es incuestionable: para sentirse seguro, para sentirse cómodo, para sentirse atractivo. La sonrisa es el arma más poderosa que tenemos para dar una buena imagen a las personas de nuestro alrededor. Y, además, es un portal directo a nuestras emociones más profundas. Los dentistas de Centro Dental Pedralbes saben que priorizas tu boca y, por ello, nuestros consultorios han evolucionado y crecido de la mano de las tecnologías más punteras y de los procedimientos más innovadores. Tenemos profesionales especializados en todas las áreas y, por supuesto, también en estética dental.

¿Cuál es el tratamiento más novedoso? Sin duda, las carillas de porcelana, esas finas láminas que se colocan sobre el esmalte de los dientes para disimular grietas, tapar fracturas y abrillantar la superficie. Las carillas de porcelana son consideradas un tratamiento de preparación mínima y son capaces de solucionar todo tipo de problemas: manchas, fracturas, grietas,… incluso luchar contra el color amarillento de los dientes. Están hechas totalmente a medida y, además, se fabrican con materiales duraderos: sí que hay un riesgo de fractura, pero igual que en los dientes naturales. Lo único que tienes que hacer es evitar malos hábitos como morder objetos, las uñas o el bruxismo (un trastorno parafuncional que se caracteriza por el rechinamiento o apretamiento involuntario de los dientes). Las personas que sufren bruxismo ven como progresivamente su esmalte se va desgastando y los dientes se acortan. Si no se controla, podría pasar lo mismo con las carillas de porcelana, e incluso podrían llegar a romperse.

¿Qué puedes hacer para conservar las carillas de porcelana toda la vida? Además de evitar estos hábitos involuntarios que te decimos (recuerda que el bruxismo puede tratarse con psicólogos, fisioterapeutas o con férulas de descarga que protejan los dientes), lo más importante es cuidarlas bien. Cepíllate los dientes después de cada comida y durante dos minutos. Utiliza un cepillo de cerdas suaves, que será menos agresivo para tus nuevos dientes. El hilo o seda dental también es importante: úsalo diariamente. Y, finalmente, si quieres una higiene bucodental completa, hazte con un limpiador lingual y un irrigador bucal: te ayudarán a eliminar las bacterias por completo. No te olvides de programar visitas frecuentes a Centro Dental Pedralbes; la mayoría de profesionales recomiendan acudir a la clínica dos veces al año (cada seis meses).

Los alimentos que cuidan de tus dientes

Sabemos que, para cuidar de nuestros dientes, la higiene bucodental en el domicilio es fundamental. Cepillarse como mínimo dos veces al día y durante dos minutos, utilizar el hilo dental, limpiar la lengua, usar un irrigador bucal… Unas rutinas completas es lo que realmente garantizan una sonrisa agradable, funcional y estética. Pero hay algo más… No todo es higiene, también alimentación. ¿Sabías que hay algunos alimentos que pueden ayudar a proteger los dientes de la caries dental? Y de otros problemas y enfermedades, por supuesto. Estudios recientes han constatado que los arándanos, por ejemplo, obstruyen la adhesión de las bacterias y se eliminan antes de que puedan formar la placa bacteriana, el sarro. Pero no sólo los arándanos son beneficiosos para nuestra salud bucodental, hay más:

  1. Los jugos fortificados con calcio, la leche y otros productos lácteos ayudan a conservar los dientes y a mantener los huesos saludables, no sólo los de la boca. Además, reducen el riesgo de pérdida de dientes. ¿Por qué estos productos enriquecen nuestra alimentación? Porque son ricos en calcio y en vitamina D, componentes ideales para nuestro organismo.
  2. El queso se pega a los dientes… pero esto es totalmente positivo. Este alimento libera gran cantidad de calcio que se mezcla con la placa bacteriana y que, a diferencia de otros productos, neutraliza el ácido y ayuda a reconstruir el esmalte dental. Es nuestro mejor aliado contra la caries dental, pero también contra la enfermedad de las encías.
  3. Manzanas, zanahorias, apio… las frutas y verduras crujientes promueven la salud de nuestra boca. Ayudan a limpiar la placa bacteriana acumulada en y entre los dientes y, además, refrescan el aliento.

Pero… tal y como hay alimentos que nos protegen contra problemas y enfermedades, hay otros que nos afectan gravemente. Estos productos contienen azúcar, que es la “comida” que aporta energía a los microorganismos que generar la caries dental. Es el caso de los refrescos, los dulces, determinadas bebidas… ¿Cómo afectan a nuestros dientes concretamente? ¿Qué alimentos específicos son?

  1. Las bebidas carbonatadas, las frutas cítricas, los vinos, los pepinillos… Las comidas ácidas son nuestro peor enemigo, ya que aceleran el desgaste del esmalte y los dientes se vuelven más sensibles. Además, pueden agrietarse o decolorarse más fácilmente.
  2. Lo mismo ocurre con el café y el té, que desgastan las fosas y las hendiduras del esmalte y tiñen los dientes. Pueden incluso provocar manchas bien definidas.

¿Por qué te contamos todo esto? Porque, para conservar una buena salud bucodental, seguir una buena dieta es fundamental. Desde Centro Dental Pedralbes te recomendamos que apuestes por los alimentos que cuidan de tus dientes y que te olvides de los perjudiciales, o al menos que los consumas con moderación.

Cómo superar la ansiedad dental

La ansiedad dental está considerada como una de las fobias más comunes en el mundo, y no sólo afecta a los más pequeños. Aunque parezca extraño, el miedo al dentista suele nacer en la infancia y, si no se toman medidas para eliminarlo, nos acompaña hasta la edad adulta. De hecho, una de cada diez personas padece una fobia realmente poco controlable. Tener esta sensación de pavor no sólo compromete nuestro estado de ánimo y nuestra estabilidad emocional, sino que además atenta directamente contra nuestra salud oral. Acudir al dentista por lo menos dos veces al año es muy importante, y más veces cuando el paciente sufre ansiedad dental. Lo que hay que hacer es solucionar el problema desde la raíz. Los dentistas de Centro Dental Pedralbes aplican diferentes medidas para apaciguar el pavor, y las dividen en dos niveles: ansiedad dental leve y ansiedad dental severa.

En el primero de los casos, el paciente muestra incomodidad y nerviosismo pero puede llegar a controlarse. No es una fase en la que el terror y el pánico le dominen. Puede tratarse de diferentes maneras, empezando por la comunicación con el dentista. Lo mejor que puede hacer el paciente es sincerarse con el profesional, algo que le ayudará a ganar confianza en sí mismo y en la persona que le aplica los tratamientos. Una vez el odontólogo conozca tus incomodidades, te recomendará algunos ejercicios de relajación, como controlar la respiración. Esto consigue relajar el cuerpo y cambiar el enfoque de las cosas, elimina las preocupaciones de la mente. Las técnicas más sencillas implican inhalar y exhalar por la nariz durante unos minutos (3 segundos de inhalación y 3 segundos de exhalación). El paciente también puede escuchar su música favorita o conversar con la enfermera durante la cita; así estará más distraído.

En el segundo caso, el de la ansiedad dental severa, el paciente padece una fobia verdaderamente psicológica y patológica. Los efectos van más allá de los nervios y la ansiedad. No obstante, esta situación también se puede superar con asesoramiento profesional, con redes de apoyo (reuniones con personas que se encuentran en la misma situación) y con la sedación consciente. Es no tener que recorrer a la sedación para tratar la ansiedad dental, pero cuando realmente es muy grave se hace necesaria. Hay diferentes tipos de sedación disponible. La más sencilla es la oral, que es un comprimido que se traga una hora antes del tratamiento. El paciente estará despierto y se dará cuenta de lo que ocurre a su alrededor, pero estará mucho más relajado y algo soñoliento.