La salud bucodental en la adolescencia

Durante la adolescencia, los pacientes son menos constantes con los hábitos de higiene oral. Pueden dejar de cepillarse los dientes, de usar el hilo dental, el limpiador lingual… e incluso olvidarse de visitar el dentista una vez cada seis meses. Esta etapa supone, entonces, una época complicada para la salud bucal. En este período existe un alto riesgo de aparición de caries dentales y de problemas de encías, como la gingivitis y la periodontitis. Según estudios recientes, solo 3 de cada 10 adolescentes entre 13 y 17 años se cepillan los dientes cada día. Además, a esta edad empiezan a ser frecuentes las cenas fuera y el consumo de más comida basura y bebidas con azúcar.

A todo lo que hemos dicho hasta ahora cabe sumarle, también, la ortodoncia. Si el paciente tiene problemas de alineación de dientes, suelen corregirse durante la adolescencia. De hecho, es la época más recomendable para arreglar la sonrisa. Y ahora, además, es posible hacerlo sin que ni siquiera se note: la ortodoncia invisible, los brackets estéticos, la ortodoncia lingual… Todos estos tratamientos están muy indicados para evitar problemas de comunicación y bajadas de autoestima en pacientes adolescentes. Pero, sean metálicos o estéticos, entre los brackets se acumula comida y la limpieza dental debe ser especialmente minuciosa. ¿Qué podemos hacer para mejorar la salud bucodental en la adolescencia?

  • Como padres y odontólogos, debemos repetirles la gran importancia que tiene cepillarse los dientes después de cada comida, usar el hilo dental, pasarse el limpiador lingual y, si cabe, optar por la irrigación bucal. Si vemos que motivarlos con temas de salud no funciona, la estética es muy buena aliada. Algunos estudios científicos demuestran que, con unos hábitos saludables, el 50% de adolescentes puede evitar que se les pongan los dientes amarillos y el 20%, evitar el mal aliento o halitosis.
  • Debemos insistir especialmente en el cepillado antes de acostarse, dado que es el más importante. Para ello, podemos usar cepillos manuales o cepillos eléctricos, aunque éstos últimos son más recomendables y, por lo tanto, más eficaces.
  • Vigilar los hábitos de alimentación también es fundamental. Mantener una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, nos ayuda a limpiar los dientes y estimula la producción de saliva. Cuando coman fuera, puedes darles un kit de higiene dental de viaje o recomendarles, como mínimo, un chicle sin azúcar.
  • Los piercings orales pueden suponer un riesgo importante para la salud bucodental en la adolescencia. Infecciones, fracturas, hemorragias, lesiones en las encías… Aunque sea una moda muy extendida y para algunos represente una seña de identidad, hay que intentar que, antes de que se decidan, piensen en sus inconvenientes.

Primer cumpleaños, primera visita al dentista

La salud bucodental de los niños debe preservarse desde el momento en el que nacen. La madre o el padre, comprometidos con su cuidado, deben limpiar durante los primeros meses sus encías y después, poco a poco, introducir el cepillo a medida que vayan erupcionando los dientes. Es recomendable que el cepillado esté supervisado hasta que el niño tenga entre 5 y 7 años de edad y ya sea lo suficientemente responsable como para hacerlo él mismo. A partir de ese momento, debemos introducirle en el mundo de los demás utensilios de higiene: la seda o hilo dental, los cepillos interdentales, el irrigador bucal, el limpiador lingual… entre otros más específicos que ya dependen de las necesidades de cada paciente. Pero, además de la higiene en casa, hay algo que es incluso más importante: las revisiones periódicas. ¿Cuándo debemos programar la primera visita al dentista?

La mayoría de dentistas recomiendan programar la primera visita al dentista cuando el niño cumple un año de edad. ¿Por qué tan temprano? Porque todo son ventajas: tu hijo puede conocer al profesional, establecer un vínculo comunicativo con él, coger confianza y empezar a interiorizar la importancia de mantener una buena salud bucodental durante toda la vida. Recuerda que el niño tendrá una mejor experiencia en el consultorio si va a conocer al profesional que le acompañará y a hacerse una primera revisión en vez de acudir allí debido a una emergencia dental. En este último caso, va a asociar odontología con dolor, daño y sufrimiento. Por otro lado, esta visita tan temprana permitirá al dentista estar al tanto de las necesidades dentales del niño antes de que surjan problemas. Permite, entonces, prevenir situaciones graves.

¿Hay algún dentista especializado en niños pequeños? Por supuesto, es el odontopediatra. Se trata de un especialista plenamente capacitado para atender a infantes de todas las edades. Es verdad que un dentista de cabecera también puede atender a tu hijo y a otros miembros de la familia, pero no hay nada mejor que un buen especialista. Además de la diferencia en la formación recibida, el trato con los niños es de mayor calidad: el odontopediatra sabe en todo momento qué tipo de comunicación debe establecer con tu hijo y cómo tratarlo para que esté tranquilo. Recuerda que el miedo al dentista es muy común entre los infantes, y este especialista sabe muy bien cómo evitar que esta sensación aflore.

¿Cómo puedes encontrar un buen dentista infantil en tu área de residencia? Puedes consultarlo por internet y buscar referencias en foros. No obstante, te recomendamos que no escojas al odontopediatra en función de la proximidad. Sabemos que es un factor determinante cuando tienes hijos, pero lo es mucho más una adecuada formación y una gran experiencia.

Dra. Neus Carrió: “Los pacientes fumadores son más propensos a sufrir enfermedad de las encías”

Neus-CarrioEl próximo 31 de mayo es el Día Mundial Sin Tabaco y, para conmemorarlo, en Centro Dental Pedralbes hemos entrevistado a nuestra especialista en periodoncia: la Dra. Neus Carrió. Esta jornada está programada para hacer hincapié en los riesgos sanitarios asociados al consumo de tabaco y abogar por políticas eficaces que contribuyan a reducir dicho consumo. Aunque es considerado el principal factor desencadenante de numerosas enfermedades de carácter general, el tabaquismo genera consecuencias verdaderamente graves sobre la salud bucodental. Recuerda que la boca es la puerta de entrada y salida del humo, un órgano muy vulnerable a las sustancias que contienen los cigarrillos. Posiblemente las encías sean las más afectadas de todas y, por ello, nuestra periodoncista nos informa de los problemas que provoca el tabaco a nivel gingival.

¿Cómo afecta el tabaco a la salud bucodental?
N.C.: El tabaco afecta a la salud bucodental en todos los sentidos, pero posiblemente lo que más destaque es su estrecha relación con la enfermedad periodontal. Se estima que los pacientes fumadores presentan 2’8 veces más riesgo de contraer gingivitis y periodontitis, las patologías orales más comunes en la actualidad junto con la caries dental. Y no sólo aumentan las probabilidades de enfermar: una vez el paciente fumador padece enfermedad de las encías, responde muy mal a los tratamientos, ya sean quirúrgicos o no quirúrgicos.

¿Por qué el tabaquismo agrava y provoca la enfermedad periodontal? ¿Qué alteraciones produce en la cavidad oral?
N.C.: Es importante tener en cuenta que, en España, gran parte de los pacientes que sufren esta enfermedad son fumadores. La nicotina provoca vasoconstricción, disminución de las defensas y déficit nutritivo de las encías. Todos estos factores contribuyen a que no haya una respuesta eficaz del organismo contra las bacterias que van acumulándose en la boca. Recordemos que la causa principal de la enfermedad periodontal es precisamente ésta: la acumulación de bacterias en la boca y la posterior formación de sarro o cálculo. Esta concentración está asociada a una mala higiene oral y a la falta de controles dentales en la clínica. Una técnica deficiente de cepillado no elimina las bacterias, y la falta de limpiezas dentales profesionales aumenta el sarro.

¿Los efectos son los mismos en todos los pacientes fumadores?
N.C.: No. Los pacientes que fuman más de 10 cigarrillos al día sufren peores efectos y tienen una peor respuesta a los tratamientos, ya sean quirúrgicos o no quirúrgicos. En casos de tabaquismo severo, se recomienda no realizar cirugías periodontales, aunque si es necesario, se procede. Recordemos que la enfermedad periodontal es la primera causa de pérdida de dientes, y lo que queremos los odontólogos es que el paciente los conserve o que reciba una rehabilitación de calidad.

¿El tabaquismo también puede deteriorar los implantes dentales?
N.C.: El tabaco es la contraindicación principal para los implantes dentales. De hecho, varios estudios científicos han constatado que este mal hábito desencadena el fracaso y, además, propicia la aparición de periimplantitis, que es la enfermedad periodontal tradicional, tal y como la conocemos, pero aplicada a los implantes dentales.

Para evitar contraer enfermedad periodontal o periimplantitis, lo más importante siempre es la prevención.
N.C.: Exactamente. La prevención es muy importante para detectar la enfermedad periodontal de forma precoz, y se consigue con revisiones periódicas a la clínica dental. Esta patología afecta al 80% de la población, y su principal problema es que es asintomática, es decir, el paciente no detecta los síntomas hasta que no está muy avanzada. El sangrado se percibe como algo muy normal, igual que la sensibilidad, la retracción de las encías, la inflamación y el aumento del espacio entre los dientes. Muchos pacientes se presentan en la consulta y me dicen: se me acumulan los restos de alimentos entre los dientes, o en un espacio concreto de la boca. Pero no lo asocian a la enfermedad periodontal. Queda mucho por hacer: debemos informar más y mejor sobre la patología para que todo el mundo sea consciente de su alcance.

¿Qué recomendaciones hacéis a los pacientes fumadores?
N.C.: Que dejen de fumar o que, por lo menos, reduzcan el consumo. A aquellos pacientes que fuman más de 10 cigarrillos al día les recomendamos que vayan al ambulatorio a informarse de los métodos más eficaces para dejar el hábito. Y, además, que acudan a la clínica dental cada seis meses para realizarse controles y seguir programas preventivos.

Preguntas frecuentes sobre higiene interproximal

La higiene interproximal es un complemento imprescindible del cepillado dental. De hecho, de las diferentes técnicas que requiere la limpieza dental en casa, aunque el cepillado es la principal, también se necesita hilo o seda dental y cepillos interdentales para eliminar las bacterias y los restos de comida que pueden acumularse entre los dientes. Los dentistas de Centro Dental Pedralbes insisten en usar alguno de estos productos al menos una vez al día: lo más recomendable es hacerlo antes o después del cepillado dental. Pero, a pesar de la insistencia de la mayoría de profesionales, la higiene interproximal sigue siendo la gran olvidada. Te respondemos las preguntas más frecuentes para ayudarte a familiarizarte con ella.Seguir leyendo