Cómo cepillarte los dientes con un cepillo manual

Aprender a cepillarte los dientes correctamente es el primer paso para mantener una buena salud en dientes y encías. Además, ayuda a disminuir el riesgo de padecer enfermedad periodontal y caries dental, las dos principales causas de la pérdida dental.

Antes de empezar

Al haber varios métodos de cepillarte los dientes con un cepillo manual, es importante que le preguntes a tu dentista cuál de ellos debes utilizar en tu caso particular y sigas las instrucciones que te da. Para empezar, utiliza un cepillo de dientes de filamentos suaves con pasta dental con flúor y no te olvides de cambiar el cepillo cada tres meses.

Dos minutos, dos veces al día

Para cepillarte correctamente los dientes debes invertir al menos dos minutos utilizando la técnica correcta, lo que significa estar 30 segundos cepillando cada sección de la boca (inferior derecha, inferior izquierda, superior derecha y superior izquierda). Si dudas del tiempo que sueles estar cepillándote los dientes, te recomendamos que te cronometres o simplemente que te cepilles los dientes durante el tiempo que dura una canción en la radio.

Posicionamiento del cepillo de dientes

La manera en como sujetas el cepillo de dientes depende de la zona de la boca que quieras cepillar:

Paso 1: empieza con las superficies interiores y exteriores, y cepíllalas en un ángulo de 45º con respecto a las encías, empleando movimientos cortos y en círculos. Asegúrate de que alcanzas los dientes traseros.

Paso 2: limpia las superficies masticatorias. Aguanta el cepillo de manera plana encima de la superficie masticatoria y haz movimientos hacia atrás y hacia adelante.

Paso 3: Una vez llegues a la superficie interna de los dientes frontales, sujeta el cepillo verticalmente y haz movimientos de vaivén cepillando los dientes con la punta del cepillo.

Paso 4: Asegúrate de que cepillas gentilmente la línea de las encías para eliminar la placa que allí se suele acumular.

Paso 5: Cepilla la lengua con un movimiento de vaivén para eliminar las partículas de comida que provocan el mal olor.

Ahora que has aprendido a cepillarte los dientes con la técnica correcta, añade un poco de disciplina al hábito y se constante en la realización de este pequeño esfuerzo. El cepillado es el método más sencillo y efectivo para mantener los dientes y las encías sanas. Si tienes cualquier duda, contacta con tu dentista de Centro Dental Pedralbes.

Tipos de caries

Cuando la placa dental no es removida por una constante rutina higiénica dental formada por el cepillado y el hilo dental, los dientes se vuelven más propensos a sufrir caries dental. Además de adoptar estos buenos hábitos higiénicos, también es importante visitar al dentista o higienista dental con regularidad para que pueda detectar los síntomas de la caries o la enfermedad periodontal y así tratar dichas infecciones cuanto antes.

¿Qué tipos de caries existen?

A pesar de que todas las caries son infecciones dentales, hay diferentes tipos de caries que requieren tipos de empastes distintos. Tu dentista de Centro Dental Pedralbes puede detectar las peculiaridades de cada infección mediante el examen físico y radiológico de los dientes.

Estos son los tres tipos de caries dentales que existen:

  • Caries radiculares: este tipo de caries es más común entre los adultos de la tercera edad, que son más propensos a sufrir recesión gingival. Ocurre cuando la cavidad se crea en la raíz de los dientes y es fácil que suceda cuando estas raíces quedan expuestas.
  • Caries en las superficies irregulares: este tipo de caries se da en las superficies masticatorias de los premolares y molares, es decir, de los dientes traseros. Puede prevenirse mediante un correcto cepillado, pero en caso de descuidar la higiene oral puede evolucionar rápidamente causando un daño severo en la pieza dental afectada.
  • Caries en superficies lisas: este tipo de caries dental ocurre en las superficies lisas de los dientes cuando no se eliminan las bacterias y la placa se acumula en la zona. Además de con el cepillado, la manera más efectiva de combatirla es mediante el uso del hilo dental.

Si crees que puedes estar desarrollando cualquier tipo de caries, recuerda mantener unos hábitos higiénicos perfectos, aunque sufras algunas molestias a la hora de cepillarte los dientes o pasarte el hilo dental. Utilizar un cepillo dental de cerdas suaves y cambiar el hilo dental por los cepillos interdentales es una buena manera de no dejar de limpiarse los dientes a pesar de sufrir algún tipo de sensibilidad.

Si tu o alguien de tu familia es propenso a sufrir caries dentales es importante llevar a cabo tratamientos preventivos que ayuden a evitar la aparición de las infecciones. El uso de flúor y de selladores dentales son dos métodos que incrementan la protección de los dientes.

Tipos de empastes dentales

Cuando necesitas un empaste dental, tienes bastantes opciones dónde elegir. Teniendo en cuenta que existen diferentes tipos de empastes dentales y que cada uno de ellos se adapta mejor a una situación en concreto, el dentista te ayudará a decidir qué tipo de empaste es el mejor para ti en función de factores como la localización y la severidad de la caries, el coste del implante y la estética.

Estos son los pros y contras de los tipos de empastes dentales más comunes:

  • Empastes de oro: los empastes de oro son y fuertes no corrosivos, pueden durar hasta 15 años. Hay personas que los consideran más estéticos que las amalgamas de plata y hay incluso quién pide recubrir dientes con oro sin necesidad de empastes con un objetivo meramente estético. Eso sí, los empastes de oro cuestan 10 veces más que las amalgamas de plata y requieren más de una visita para ser colocados a la perfección.
  • Amalgamas de plata: las amalgamas de plata ofrecen una fuerza y durabilidad similares a las del oro a un precio más bajo, pero tienen un importante hándicap estético. Además de su color antinatural, las amalgamas de plata son propensas a la expansión y la contracción con los cambios de temperatura, lo que aumenta las posibilidades de sufrir una rotura del diente. Por último, su composición de mercurio puede ser corrosiva y dañar la salud, motivo por el cual están prácticamente en desuso hoy en día.
  • Empastes de composite: utilizan unas resinas compuestas del color del diente, motivo por el cual se han popularizado mucho en los últimos 20 años. Los empastes de composite no son tan duraderos como las amalgamas de plata y los empastes de oro, pero los avances en este material han hecho que puedan durar hasta 10 años.
  • Cerámica: los empastes de cerámica están hechos de porcelana. Son durables y estéticamente eficientes, pero pueden dañar los dientes contrarios en caso que la porcelana se vuelva áspera. También se conocen como incrustaciones inlays y onlays.
  • Inómeros de vidrio: estos empastes de vidrio y acrílico suelen durar unos cinco años pero son una buena opción para los niños cuyos dientes todavía están cambiando. Además, pueden liberar flúor, con lo que son perfectos para prevenir la caries dental.

Si necesitas un empaste dental, los dentistas de Centro Dental Pedralbes te ayudarán a elegir la mejor opción en función de tus necesidades.

Emergencias dentales

Siempre es mejor estar preparado para lo que pueda suceder, y saber lo que tendrías que hacer ante emergencias dentales puede ser vital para tu salud oral. De no tratarse, un diente roto o astillado, o una rotura en una corona artificial o empaste, puede provocar una obertura en la zona dañada por dónde se puede crear fácilmente una caries dental.

Emergencias dentales: ¿qué hacer ante un traumatismo?

Si sufres una emergencia dental que implica un traumatismo en tu diente, no te asustes. Sigue estos simples pasos para aumentar las posibilidades de recibir un tratamiento dental de éxito:

  • Diente roto o astillado: si se te rompe o astilla un diente, recoge las piezas rotas y enjuágalas a ellas y a tu boca con agua caliente. A continuación, aplica un paño en las zonas de tu boca que estén sangrando. Una vez ha parado de sangrar, aplica frío por el exterior de la mejilla y visita a tu dentista de Centro Dental Pedralbes cuanto antes. En algunos casos es posible reenganchar las piezas rotas, mientras que en otras no. En cualquier caso, llévalas contigo por si a caso.
  • Diente desencajado: si tu diente se desencaja parcialmente acude al dentista inmediatamente y aplica frío por el exterior de la mejilla para reducir la inflamación durante el camino.
  • Diente ablusado: si es posible, encuentra el diente y cógelo por la corona, no por la raíz. Pásale un poco de agua si está sucio, pero no lo friegues en ningún caso ya que se deben preservar los fragmentos de tejido blando que le rodean. Los dientes que son ablusados tienen más posibilidades de volverse a enganchar en su sitio si se recolocan en la zona antes de que pase una hora desde el accidente. Si no puedes acudir al dentista en este tiempo, intenta colocarlo en la zona asegurándote que está bien encarado, pero no lo fuerces. Si no puedes reinsertar el diente, ponlo en un vaso con leche o agua con una pizca de sal.

Solo con estos conejos básicos, ya tienes una pequeña guía de lo que debes hacer en caso de emergencia dental. Es importante mantener la calma y llamar al dentista de inmediato para que nos pueda resolver todas las dudas al respecto.

Examen del cáncer oral

Si te preocupa la posibilidad de sufrir cáncer oral, lo mejor que puedes hacer es someterte a un examen del cáncer oral por parte de tu dentista de Centro Dental Pedralbes. Se trata de una sencilla visita indolora que te servirá para descartar la dolencia o poder actuar cuanto antes en caso de que se te diagnostique.

Tipos de cáncer oral

Existen dos tipos de cáncer oral, el cáncer de la boca y el cáncer de orofaringe, que se desarrolla en la parte posterior de la boca. Algunos comportamientos como el tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol o la sobreexposición a los rayos solares aumentan el riesgo de padecer el cáncer oral.

Por otro lado, los hombres tienen el doble de posibilidades de desarrollar cáncer oral, especialmente si tienen más de 35 años. De hecho, más de la mitad de pacientes con cáncer oral tienen más de 68 años.

Sin embargo, es importante saber que más del 25% de los cánceres orales ocurren en personas que no fuman ni están expuestos a otros factores de riesgo.

La detección precoz es fundamental en este tipo de enfermedades. Cuando antes se detecte, más fácilmente se podrá tratar y curar. De hecho, las posibilidades de recuperarse aumentan exponencialmente en los casos que se detectan precozmente.

¿Cómo es el examen del cáncer oral?

Cualquier dentista puede llevar a cabo un examen de cáncer oral durante una de las visitas regulares a la clínica dental. Los exámenes profesionales del cáncer oral se llevan a cabo con la vista y el tacto. El dentista examinará:

  • El paladar y el suelo de la boca, así como la parte trasera de la gola
  • La base de la lengua y su parte inferior, para comprobar si hay una hinchazón, color o textura anormal
  • El interior de tus labios y mejillas para comprobar que no hay posibles manchas rojas o blancas
  • La zona de debajo de la mandíbula y el costado del cuello en busca de los grumos que pueden ser el indicio del cáncer

Cualquier signo que parezca sospechoso puede requerir una biopsia, un examen que requiere la toma de un mínimo tejido de la boca y que es la única manera de determinar si tienes o no cáncer oral. Para más información, contacta con Centro Dental Pedralbes.

Limpieza dental ultrasónica

Seguro que has recibido una limpieza dental en la que el dentista se está un rato raspando tus dientes con tal de limpiarlos. Este procedimiento se llama escalado y alisado radicular y es necesario realizarlo de vez en cuando en la mayoría de pacientes para que mantengan los dientes y las encías sanas.

En el pasado, la única manera de realizar un escalado radicular era manualmente. Todavía hoy utilizamos un instrumento metálico llamado cureta para raspar tanto en la corona de los dientes como en su raíz, por debajo de la línea de la encía, para eliminar los restos de placa y sarro dental que el cepillo no puede eliminar.

Pero hoy en día las clínicas dentales contamos con un aparato de limpieza dental ultrasónico que permite eliminar el sarro dental de manera más rápida y sin tener que raspar con un instrumento metálico.

¿Qué es la limpieza dental ultrasónica?

La limpieza dental ultrasónica tiene el mismo objetivo que la tradicional pero se realiza mediante un aparato eléctrico que aplica vibraciones ultrasónicas que eliminan el sarro dental de los dientes. Sus ondas ultrasónicas rompen el sarro acumulado y el agua que sale de la punta de la herramienta, elimina los restos de sarro y evita que el aparato se sobrecaliente. Otro punto positivo es que el paciente no nota ni las vibraciones ni el ruido de las ondas ultrasónicas, simplemente notará que sus dientes están más limpios al terminar el tratamiento.

Te interesa la limpieza dental ultrasónica si…

  • Acumulas mucho sarro dental: con el tiempo, las bacterias y la placa dental de la boca forman unos depósitos de sarro que pueden comportar caries dental y enfermedad periodontal. Por desgracia, tu cepillo no puede con ellos, de modo que la única forma de eliminarlos es con la ayuda del dentista o el higienista dental.
  • Sufres enfermedad periodontal: la limpieza dental ultrasónica se utiliza para eliminar el sarro dental de debajo de la línea de la encía. A medida que la placa se forma debajo de las encías, forma bolsas de sarro que atacan a las encías y al hueso alveolar. Como resultado, la enfermedad periodontal puede comportar la pérdida dental. El escalado radicular suele ser el primer tratamiento de la enfermedad periodontal y gracias a este nuevo aparato se puede realizar de manera más cómoda.

Si hace más de 6 meses que no acudes al dentista, pide una cita en Centro Dental Pedralbes para que uno de nuestros dentistas cuide de tu sonrisa.

Limpiezas dentales profesionales

Cada vez son más las personas que saben que para mantener una buena salud general, deben cuidar también de su salud oral. Y es que cada vez hay más estudios que demuestran la conexión existente entre el bienestar oral y del resto del cuerpo. Teniendo en cuenta este descubrimiento, las limpiezas dentales profesionales han ganado todavía más importancia.

Dos veces al año

A estas alturas seguramente ya sepas que la mayoría de dentistas recomiendan que recibas una limpieza dental profesional o profilaxis cada seis meses. Este procedimiento sirve para eliminar la placa dental, el sarro y las manchas de las superficies expuestas y no expuestas de los dientes. El escalado y pulido radicular son las dos potentes herramientas preventivas con las que se pueden controlar las sustancias que causan las infecciones dentales y gingivales.

Además, en la misma cita en que se realiza la limpieza dental, también se lleva a cabo una exploración completa de la situación de los dientes y encías. De este modo, en caso que se encuentre algún problema se podrá actuar rápidamente para evitar que se complique y pueda requerir tratamiento avanzado o comporte la pérdida dental.

Tu dentista puede salvar tu vida

Además de limpiar tus dientes, prevenir las caries y la enfermedad periodontal, tu dentista examinará tu boca para descartar posibles síntomas del cáncer oral. Como sucede con la mayoría de canceres, el cáncer oral puede poner en riesgo tu vida, sobretodo en caso que no se detecte de forma precoz. Este es un buen ejemplo de la relación que existe entre tu salud oral y tu salud general.

De hecho, hay más problemas de salud general cuyos primeros síntomas aparecen en la boca. Esto convierte el dentista en una persona muy importante para tu bienestar ya que en caso de detectar cualquier rareza, te referirá al médico especialista que te podrá tratar en tu caso particular.

Todo esto hace que las dos visitas dentales anuales no sean opcionales, sino cruciales para tu salud oral y general. Tu dentista de Centro Dental Pedralbes puede convertirse en el héroe que te salve la vida, pero tú también eres una parte importante en este procedimiento ya que si no acudes dos veces al año a la clínica dental, nuestros profesionales no te pueden ayudar.

Si hace más de 6 meses que no vas al dentista, pide una cita cuanto antes.

Curiosidades de la sonrisa

La odontología y el cuidado de la sonrisa no tiene porqué ser siempre algo serio y aburrido. De hecho, la salud de los dientes está llena de curiosidades que quizá no conozcas.

Estas las curiosidades de la sonrisa que te harán sonreír

  • Una persona cualquiera produce casi un litro de saliva cada día, lo que suponen 25.000 litros de saliva a lo largo de su vida, una cantidad suficiente para llenar dos piscinas. Esta saliva es crucial para la salud oral ya que elimina los restos de alimentos, neutraliza los ácidos, lucha contra las bacterias y previene el mal aliento.
  • La boca está expuesta a unas 100.000.000 micro-criaturas a diario que se alimentan, reproducen y nadan en ella. Te vienen ganas de cepillarte los dientes, ¿verdad?
  • El esmalte es la sustancia más dura de nuestro cuerpo, incluso más dura que los huesos. Y está preparada para durar toda la vida si cuidamos de ella.
  • El 50% de las personas reconocen que la sonrisa es el primer aspecto en que se fijan cuando conocen a alguien.
  • Ahora consideramos que los dientes blancos son atractivos, pero en el Japón medieval se creía que eran feos. De hecho, las mujeres se los teñían para aumentar su belleza.
  • Un preso americano utilizó hilo dental junto a unas cuantas sábanas para escapar de su celda en prisión.
  • Si te cepillas los dientes dos veces al día durante dos minutos, te cepillarás los dientes 24 horas al año, unos 76 días a lo largo de tu vida.
  • Al cepillarte los dientes también debes cepillarte la lengua. ¿Sabías que, como sucede con las huellas dactilares, la huella de la lengua también es única?
  • Los primeros empastes, aunque rudimentarios, se empezaron a hacer hace unos 8.000 años.
  • En la Alemania de la edad media, se creía que el dolor dental se curaba besando a un gorila.
  • El cepillo de dientes se inventó en China el año 1498 y utilizaba pelos del cuello del cerdo para fabricarse. Un material que se utilizó hasta el 1938, cuando sustituyó por el nylon.
  • En América, el hábito de cepillarse los dientes a diario se introdujo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los soldados trajeron a casa un hábito que se les impuso en combate: cepillarse los dientes dos veces al día para mantener los dientes sanos.