Problemas dentales de las personas mayores

La salud oral es un componente importante que afecta a la salud general y al bienestar de las personas mayores pero a pesar de ello lo solemos pasar por alto. Cuando entramos en la tercera edad, los factores de riesgo que ponen en peligro nuestra sonrisa se multiplican. Uno de los más determinantes es la incapacidad para cepillarnos los dientes y pasarnos el hilo dental correctamente por culpa de la artritis o de problemas neurológicos.

Estos son los cuatro problemas dentales principales que sufren las personas mayores:

Caries dental: la caries dental no afecta solo a los niños, ni mucho menos. Algunos estudios indican que el 90% de las personas mayores de 65 años sufren algún tipo de caries dental. El riesgo de infección dental aumenta en esta edad debido a que muchas personas mayores no acuden al dentista con la asiduidad que solían hacerlo, tienen dificultades para llevar a cabo una buena higiene y ven disminuidos sus niveles de saliva por culpa de medicaciones o enfermedades.

Dificultades para comer: los problemas orales como la falta de dientes, la caries, la mala fijación de las dentaduras o la enfermedad periodontal pueden dificultar la masticación y conllevar la persona a una mala dieta.

Boca seca: también llamada xerostomía, es un problema común en la mayoría de personas mayores. Cerca de un 20% de ellos sufren esta disminución de la saliva que suele ser un efecto secundario de ciertas enfermedades o de algunos medicamentos.

Esta reducción de la saliva no solo dificulta el tragado de los alimentos y disminuye el sentido del gusto, sino que facilita la infección de los dientes y encías, ya que la saliva es el principal garante de la salud oral.

Para combatir la xerostomía es importante beber agua continuamente y limitar el consumo de café y alcohol, por su efecto diurético.

Enfermedad periodontal: se trata de la infección de las encías y los demás tejidos que soportan los dientes. A pesar de que afecta a personas de cualquier edad, suele empeorar a medida que nos hacemos mayores. Lo que empieza como una infección indolora suele provocar dolor en sus fases más avanzadas y de no tratarse termina por provocar la pérdida de los dientes.

El correcto cepillado y uso del hilo dental, el mantenimiento de una buena dieta y las visitas regulares al dentista son los tres pilares básicos para mantener una perfecta salud oral durante toda la vida.

Dentaduras parciales y completas

Las dentaduras o prótesis han sido parte del cuidado dental desde el año 700 a.C cuando las civilizaciones antiguas empezaron a utilizar pequeñas anillas de oro para sustituir los dientes perdidos. Éstas anillas permitían fijar un diete de animal o de otra persona en el espacio edéntulo.

Miles de años después hemos dejado de lado los métodos poco ortodoxos para centrarnos en tratamientos seguros, funcionales y estéticos como las dentaduras. Se trata de unas prótesis hechas de porcelana o plástico que imitan los dientes y encías para recuperar la estructura maxilofacial. Existen dos tipos de dentaduras: las parciales y las completas.

Dentaduras completas

Las dentaduras completas pueden ser de dos tipos: convencionales o inmediatas.

Las dentaduras convencionales se fabrican una vez se han extraído los dientes dañados y el tejido gingival se ha curado. Su principal inconveniente es que no suelen estar listas hasta al cabo de dos o tres meses.

Las dentaduras inmediatas en cambio se fabrican antes de extraer los dientes propios. Están diseñadas para utilizarlas inmediatamente después de la extracción de los dientes dañados, lo que significa que el paciente no tiene que estar sin dientes durante un tiempo. Ahora bien, debido a que el hueso y las encías se están curando durante los primeros meses, puede que su fijación se vea perjudicada y el paciente requiera una nueva dentadura una vez finalizada la curación.

Dentaduras parciales

Las dentaduras parciales solo reemplazan un determinado número de dientes. Son removibles y estar hechas de dientes de porcelana fijados a una base gingival artificial que se conecta a los dientes remanentes mediante enganches. Esta solución se utiliza cuando el paciente tiene varios dientes sanos que pueden utilizarse para dar soporte a la prótesis.

El puente dental fijo es un tipo de dentadura parcial fabricado para sustituir un único diente perdido. En este caso, se cementa la prótesis a un diente propio para rellenar el agujero edéntulo y evitar que ningún diente ocupe esa posición.

Dependiendo de la situación dental del paciente, los dentistas de Centro Dental Pedralbes recomendamos la utilización de una u otra solución. Si el paciente cumple con los requisitos de salud general y oral necesarios, también es posible realizar un tratamiento con implantes dentales, que permite sustituir una, varias o incluso todas las piezas dentales de manera funcional, estética y permanente.

Para más información acerca de la recuperación dental, contacta con nuestra clínica dental en Barcelona.

Xerostomía o boca seca

La xerostomía, más conocida como el síndrome de la boca seca, no es una enfermedad en sí misma sino que es más bien un síntoma de muchas otras enfermedades o un efecto secundario de algunos medicamentos. Así pues, la boca seca se produce cuando hay algún causante externo o interno que disminuye o para la producción de saliva.

La saliva humedece la boca y ayuda a tragar y saborear los alimentos. Además, es nuestro principal aliado contra las caries porqué elimina los restos de comida y evita la acumulación de la placa dental. También ayuda a neutralizar los ácidos de la boca que perjudican el esmalte dental y lo desgastan.

De modo que si tenemos menos saliva en nuestra boca, nuestros dientes y encías tienen más posibilidades de sufrir caries dental y enfermedad periodontal. También se ve afectada nuestra dieta, ya que no podemos degustar los alimentos como solíamos hacerlo e incluso tenemos dificultades para tragar según qué comidas. Las personas con dentaduras completas que sufren xerostomía suelen sufrir una pérdida de adherencia de las prótesis y las notan más sueltas.

Como hemos dicho, la xerostomía puede ocurrir por varios factores. Algunas de las causas más comunes son:

  • Un efecto secundario de algún medicamento: centenares de medicamentos pueden provocar una reducción de la saliva. Analgésicos, medicamentos para la depresión, para el resfriado o para las alergias, entre otros. De hecho, las medicinas son la principal causa de la xerostomía. Las personas mayores suelen tomar un mayor número de medicamentos, motivo por el cual sufren un mayor riesgo de padecer el síndrome de la boca seca.
  • Una complicación de una infección o enfermedad: los problemas de boca seca se dan con más afluencia en las personas con ciertas enfermedades como la diabetes, la anemia, la fibrosis quística, la artritis reumatoide, la alta presión arterial o la SIDA. Algunas infecciones virales, como las paperas, también afectan a la producción de saliva y causar xerostomía.
  • La deshidratación: cualquier patología que comporta la reducción de los fluidos corporales puede causar xerostomía. Éstas incluyen fiebre, exceso de sudor, vómitos, diarrea, pérdida de sangre o deshidratación después de una quemadura solar.
  • Terapia radiológica: la xerostomía es un efecto secundario típico de las terapias radiológicas para tratar cánceres de cuello y cabeza.
  • La remoción quirúrgica de las glándulas salivales: una anormalidad en las glándulas salivales puede requerir su remoción, perjudicando el flujo salival.

¿Qué es un diente impactado?

Un diente impactado es una pieza dental que se queda bloqueada a medio camino de su erupción. Puede que se encuentre por completo dentro de la encía o que una parte de ella ya haya roto el tejido gingival. Las muelas del juicio suelen ser los dientes que más comportan este tipo de problemas.

Las muelas del juicio o terceros molares suelen empezar a erupcionar entre los 17 y los 21 años. Puede que se queden impactados porque no hay espacio suficiente para su erupción, aunque también es frecuente que el problema ocurra porqué erupcionan de lado o están inclinadas.

Tener un diente impactado puede no provocar ningún tipo de dolor. Incluso puede que ni te des cuenta de que está allí. Sin embargo, cuando el diente impactado erupciona parcialmente, la solapa de la encía puede infectarse con facilidad provocando hinchazón e irritación. Esta situación sí que es dolorosa y las molestias pueden notarse incluso en los dientes próximos, el oído o el mismo lado de la cara.

El diente impactado también puede comportar una infección llamada pericoronitis. Esta se produce cuando una parte del tejido gingival cubre una parte del diente y se queda en medio él y su antagonista al masticar. De no tratarse, esta infección puede escamparse hacia la garganta o el cuello. Algunas infecciones complicadas pueden requerir ingreso en el hospital o cirugía.

Los dientes impactados también pueden sufrir caries dentales, de hecho son más propensos a sufrirlas debido al estar en una zona de difícil acceso. Además, su erupción puede presionar su diente vecino, provocando su movimiento que concluya en apiñamiento dental y aumentando el riesgo de que los dientes padezcan caries o enfermedad periodontal. En raras ocasiones, los dientes afectados pueden provocar quistes u otros tumores en la mandíbula.

Síntomas de diente impactado

Los síntomas de los dientes impactados pueden ser:

  • Inflamación de las encías de la parte trasera de la boca.
  • Dificultad al abrir la boca.
  • Mal aliento.
  • Mal sabor de boca.
  • Dolor al abrir la boca o masticar

Todos estos síntomas pueden durar varios días y luego desaparecer, pero si el problema no se ha solucionado volverán al cabo de semanas o meses.

No es posible prevenir la aparición de un diente impactado, de modo que lo único que podemos hacer es acudir a las visitas periódicas con el dentista para que esté encima del correcto desarrollo de nuestros dientes y pueda llevar a cabo el tratamiento necesario en cada caso.

¿Qué hacer con una emergencia dental?

Cuando un diente se agrieta, se rompe o incluso se cae debido a un accidente o lesión, necesitas saber qué debes hacer para proteger tu sonrisa y resolver la situación de manera positiva. Lo primero que debes hacer cuando sufres una emergencia dental es llamar de inmediato a tu dentista de Centro Dental Pedralbes. Él te informará sobre lo que debes hacer a partir de los síntomas que sufres y se mandará a la clínica dental o al hospital, según la situación.

Sea como sea, no ignores el daño ya que este indica que hay algo que no va bien y que requiere una solución. Utiliza esta sencilla guía para proteger tu salud dental ante una emergencia.
 

Consejos para manejar correctamente una emergencia dental

  • Mejilla o lengua mordida: cuando se muerdes la lengua o la mejilla mientras comes sientes un dolor temporal que no calificamos de emergencia. Sin embargo, hay ocasiones en que una mordedura de la lengua o mejilla puede convertirse en un incidente importante y requerir la aplicación de un paño para que deje de sangrar y de frío para rebajar la inflamación. Si éstos síntomas no desaparecen al cabo de una hora, acude rápidamente el dentista o al hospital.
  • Diente roto: si se te rompe el diente, trata de encontrar todas las piezas. Enjuágate la boca con agua tibia y aplica frío en piel para reducir la inflamación. Llama a tu dentista y sigue sus consejos.
  • Mandíbula rota: si sientes que tu mandíbula se ha podido romper, aplica hielo para evitar la inflamación y acude rápidamente al hospital.
  • Avulsión dental: si tu diente se ha caído por completo, recógelo por la parte de la corona, échale agua sin fregarlo y guárdalo en un recipiente con leche o suero. Acude rápidamente a la clínica dental ya que en estos casos el tiempo es oro. Si consigues que te lo coloquen en menos de una hora, probablemente consigas que se vuelva a fijar correctamente.
  • Objetos retenidos entre los dientes: intenta quitarlos mediante hilo dental vigilando de no cortarte las encías. Si no puede hacerlo, contacta con tu dentista.
  • Dolor dental: este puede estar provocado por muchos motivos. El dentista es el único indicado de determinar la causa y decidir el tipo de tratamiento necesario para solucionar el problema. No dejes la visita a la clínica para más adelante ya que la situación se puede agravar con el tiempo.

Sea cual sea la emergencia, siempre debes contactar con tu dentista de confianza. Él te aconsejará la mejor solución para solventar el problema y recuperar la funcionalidad y la estética natural de tu sonrisa.

¿Qué son las coronas dentales?

Las coronas dentales son unas fundas que cubren toda la parte visible del diente con el objetivo de restaurar su funcionalidad, mejorar su estética, o ambos. En Centro Dental Pedralbes contamos con varios tipos de coronas, cada una fabricada con distintos materiales y con objetivos estéticos y funcionales diversos.

Recibir una corona suele requerir dos vistitas a la clínica dental. En la primera se prepara el diente, se toman las impresiones y se coloca una corona temporal. Dichas impresiones son enviadas a un laboratorio, dónde fabrican las coronas en un par de semanas, o utilizadas para fabricar las piezas definitivas en la misma clínica dental mediante el sistema CAD-CAM. Esta tecnología permite diseñar y fabricar las coronas mediante ordenador a partir de un bloque sólido de porcelana.
 

Las coronas ideales para ti

Para determinar qué tipo de corona es el mejor para ti, debes saber porqué necesitas la corona y para qué diente. Por ejemplo, si necesitas una corona en un diente anterior muy visible, la mejor solución será optar por una corona de porcelana que mantenga una estética perfecta. Si en cambio, ya tienes una corona de oro en un diente molar y necesitas poner otra corona en el diente antagonista, lo opción más duradera será optar por otra corona del mismo material.
 

Diferentes coronas de porcelana

Las coronas de porcelana son la opción favorita de los pacientes, ya que aportan la mejor estética a sus dientes y obtienen el resultado más natural. Existen dos técnicas para fabricarlas. Las realizadas en el laboratorio, se fabrican uniendo capa con capa, una tras otra, para conseguir una apariencia similar a la del esmalte dental. Mientras que las fabricadas en la clínica dental mediante el sistema CAD-CAM, nacen del tallado minucioso de un bloque de porcelana, con lo que obtienen una dureza superior pero tienen más dificultades para imitar la estética natural del esmalte a pesar de su tonalidad parecida.

Las coronas dentales se utilizan cuando un diente necesita recuperar su dureza. Las roturas, empastes grandes desgastados o tratamientos endodónticos previos se suelen tratar mediante coronas dentales. El tipo de corona más adecuada, depende de la situación.

Si quieres más información al respecto, acude a Centro Dental Pedralbes para que uno de nuestros dentistas responda todas tus dudas.

La transición hacia la dentadura

Si has perdido algunos dientes, necesitas una solución viable para recuperarlo cuanto antes. Las dentaduras son una de las posibles soluciones que ofrecemos en Centro Dental Pedralbes y destacan por su bajo coste y su efectividad. Eso sí, la adaptación a las dentaduras requiere un tiempo. Puede que tengas que cambiar tus hábitos alimenticios durante un corto periodo de tiempo y practicar tu manera de hablar en casa.

Sin embargo, la transición hacia la dentadura es simple y normalmente se suele hacer en solo unas semanas. Te damos algunos consejos para que minimices tus frustraciones en esta etapa y puedas comer, hablar, reír y divertirte con tu dentadura.

Puede que estés preocupado por no poder volver a comer un buen bistec, una manzana o un postre helado. Pero reemplazar los dientes con una dentadura no significa que tengas que renunciar a ninguna comida. Solo necesitas un tiempo de adaptación para entender cómo funciona tu nueva sonrisa y cambiar algunos de tus hábitos de masticación para poder comer cualquier cosa. Sigue los consejos de nuestros dentistas:

  • Te sentirás un poco diferente cuando muerdas y mastiques al principio. Por esta razón, debes empezar con alimentos blandos como huevos, yogures o verduras cocidas. Te debes ir acostumbrando a la dentadura en esta fase.
  • Puede que al principio tengas la sensación de haber perdido en sentido del gusto, pero esto solo ocurre porqué tu cerebro está centrado en mantener la dentadura en su sitio. Una vez te acostumbras a ellas recuperarás el gusto.
  • Con el tiempo, cada vez tendrás más confianza al comer. Una vez te vas acostumbrando, puedes volver a introducir alimentos más duros en tu dieta. Primero, córtalos en pequeños trozos para que te sea más fácil y poco a poco volverás a la masticación normal.
  • Para poder comer los alimentos que requieren mucha fuerza de masticación, como las manzanas enteras, es recomendable utilizar un adhesivo que te aporte más seguridad. De este modo, será más fácil mantener las dentaduras en su sitio, al mismo tiempo que estarás protegiendo tu boca contra las partículas de comida y las bacterias que se suelen colocar dentro de la dentadura, cuando esta salta.

Si la restauración dental con dentaduras no te convence, en Centro Dental Pedralbes contamos con el tratamiento con implantes de última generación. Si quieres más información acerca de él, contacta con nuestra clínica en Barcelona.

Cómo mantener la salud oral durante el embarazo

La recomendación más olvidada para las mujeres que quieren o se acaban de quedar embarazadas en visitar a su dentista para realizarse un chequeo dental. Cada vez hay más estudios que evidencian la relación entre la salud oral y la salud general, por lo que es muy importante estar encima de la situación de tus dientes y encías en esta etapa tan delicada. Para empezar, estos son los hábitos de higiene oral que debes seguir antes, durante y después del embarazo:

  • Cepillarte los dientes dos veces al día durante dos minutos.
  • Pasarte el hilo dental a diario.
  • Visitar al dentista tan regularmente como te lo recomiende él mismo.

Consejos dentales a tener en cuenta durante el embarazo

Por noma general, debes evitar los procedimientos dentales durante el primer trimestre y la segunda parte del tercer trimestre siempre que sea posible.

Evita los procedimientos dentales estéticos o aquellos optativos como el blanqueamiento dental y déjalos para cuando haya nacido el bebeé.

Estate atenta a las infecciones dentales, los abscesos dentales, el sangrado de las encías o el dolor dental durante el embarazo, y pide una cita con el dentista al mínimo síntoma que notes.

Salud dental y embarazo

Tu estilo de vida, incluyendo los hábitos alimenticios, de ejercicio y tu higiene oral tiene un impacto en tu salud general y la salud de tu futuro bebé.

Si no mantienes tus dientes y encías sanos, corres el riesgo de sufrir gingivitis, una infección de las encías provocada por la acumulación de placa. Sus síntomas incluyen el enrojecimiento, la hinchazón y el sangrado de las encías.

Algunos estudios indican que las madres que sufren gingivitis tienen más posibilidades de tener un parto prematuro y de que su bebé nazca con menos peso del ideal.

Mantener una buena salud oral: consejos tras el vómito

Muchas mujeres embarazadas no se encuentran bien por la mañana y sufren náuseas, vómitos o dolor de cabeza. El primer instinto de cualquier persona es cepillarse los dientes justo después de vomitar, pero desde una perspectiva dental esto es desaconsejable. El ácido que se queda en tu boca después de vomitar puede ser muy perjudicial para tu esmalte si te cepillas los dientes en este momento. Lo mejor es que te enjuagues la boca con agua y con un colutorio. Espera mínimo media hora antes de cepillarte los dientes.

Si quieres más consejos sobre la salud dental durante el embarazo, pide una cita con los dentistas de Centro Dental Pedralbes.