El zirconio en odontología

Los pacientes son cada vez más exigentes en relación a su dentadura y eso hace que los avances en odontología sean constantes para poder mejorar los tratamientos y llegar a cumplir las expectativas que las personas depositan en nosotros. Muchas de estas exigencias están relacionadas con aspectos estéticos, algo que ha impulsado la odontología estética hasta tal punto que se ha recurrido a materiales con mejores propiedades estéticas para sustituir otros que no ofrecían tantas buenas prestaciones en este sentido.

Quizá el descubrimiento más destacable en cuento a materiales sea la utilización del zirconio, un producto cerámico que se utiliza en la actualidad para las reconstrucciones dentales y que más allá de las prestaciones estéticas tiene unas características funcionales que imitan las de los dientes a la perfección.

Gracias al zirconio las clínicas dentales hemos podido dejar atrás la utilización de metales en prótesis como coronas y puentes, que en el pasado habían requerido la combinación entre metal y cerámica. Su increíble resistencia y el su aspecto muy similar a los dientes naturales hacen del zirconio un material ideal para ser utilizado en todo tipo de reconstrucciones dentales. Gracias a él nuestros pacientes han dicho adiós a las líneas grises típicas que provocaban las prótesis con metal y han dejado de ver comprometida su estética.

Además pues, las coronas, puentes o carillas hechas de zirconio tienen unas propiedades biocompatibles ideales que hacen que se integre a todos los tejidos blandos de la boca, como las encías, que crecen a su alrededor como lo harían en un diente natural.

Pero esto no es todo, ya que además, el zirconio es un material muy ligero que no produce la sensación de tener un cuerpo extraño en la boca, sino que se adapta a la perfección Aportando una estética completamente natural. Todas estas ventajas hacen del zirconio un material muy utilizado en todo tipo de reconstrucciones dentales llevadas a cabo en Centro Dental Pedralbes.

Pocos materiales ofrecen tantas ventajas como el zirconio a la hora de cumplir las expectativas estéticas y funcionales que los pacientes demandan a nuestros dentistas. Su descubrimiento ha sido uno de los más destacables de los últimos 20 años, sin duda alguna.

La importancia de la saliva en la salud oral

Los muchos avances en medicina han hecho que actualmente las personas busquen en ella los remedios que necesitan para curar sus enfermedades o afecciones. Es cierto que en la inmensa mayoría de casos la ciencia tiene una respuesta para solucionar cualquier patología, pero eso no nos tiene que hacer olvidar que el cuerpo también cuenta con sus propios agentes que le cuidan y buscan solucionar los problemas que en él se pueden desarrollar. Esto es precisamente lo que hace la saliva en nuestra boca.

Este fluido orgánico que tenemos permanentemente en nuestra boca cumple diversas funciones dentro de nuestra cavidad bucal y una de ellas es proteger todos los tejidos de la boca y los dientes de las posibles infecciones. Una persona sana produce entre 1 y 1,5 litros de saliva al día, una cantidad que va disminuyendo con la edad, hecho que puede provocar inconvenientes al disminuir sus características protectoras.

Y es que la saliva es el fluido que protege nuestros dientes actuando sobre la microflora y ejerciendo afectos antimicrobianos y nutricionales al mismo tiempo. No solo estimula su crecimiento sino que excluya patógenos, mantiene la flora bucal en sus niveles indicados y controla el pH (nivel de acidez) de la boca. Por eso ante su ausencia se produce un rápido aumento de los microorganismos de la boca.

Así pues, cuando el flujo de saliva se ve disminuido por el motivo que sea, los dientes se ven afectados en forma de más afectaciones por caries dental. Además, cuando los niveles de saliva son bajos, se ha observado una rápida destrucción de los dientes en periodos muy cortos de tiempo.

Pero la importancia de la saliva no solo recae en proteger los dientes de la caries mediante prevención; una vez se ha desarrollado la infección también tiene un papel destacado. Sus propiedades permiten remineralizar la dentina y en caso que la lesión no sea avanzada puede hacer recular la lesión cariosa.

Está claro pues que el cuerpo es muy sabio y que tiene sus propios métodos para autoprotegerse pero si mejoramos la higiene bucal con el uso de agentes fluorados, la saliva podrá cumplir mejor sus funciones de mejor manera. Justamente, para que la saliva sea tan útil como puede ser debemos poner nosotros un poco de nuestra parte. Gracias a los conejos de los dentistas de Centro Dental Pedralbes y a la buena práctica de cada paciente, conseguiremos disminuir drásticamente el número de caries dentales con la ayuda del “aqua vita” de nuestra boca, la saliva.

La pericoronitis

La pericoronitis es una enfermedad bucal que consiste en un proceso infeccioso que puede afectar a cualquier diente durante su erupción pero que normalmente se produce en los terceros molares o “muelas del juicio”. Se caracteriza por la inflamación del tejido blando que cubre o rodea el diente que está erupcionando y por eso suele afectar a pacientes jóvenes durante la irrupción de las muelas del juicio.

Esta infección se produce debido a que el espacio de tejido blando que cubre la corona del molar se convierte en un medio ideal para el crecimiento bacteriano. Y es que debajo de la mucosa peridentaria hay una zona que tiene las condiciones inmejorables para albergar restos de comida que produzcan la infección bacteriana.

Es una infección que provoca un fuerte dolor, que normalmente es la causa que provoca la visita a Centro Dental Pedralbes. Dicha inflamación no solo afecta a la muela o diente en cuestión, sino que se extiende a los tejidos blandos adyacentes de tal forma que puede acabar por dañar las amígdalas del lado en cuestión o irradiar el dolor hacia zonas próximas como el oído. Normalmente puede provocar la presencia de pus, que indica la virulencia de la infección. El dolor intenso suele conllevar problemas para masticar o incluso para abrir la boca. Asimismo, en algunas ocasiones provoca escalofríos o fiebre.

Nuestra clínica dental en Barcelona cuenta con los dentistas indicados para tratar la pericoronitis. La irrigación de la zona es el principal tratamiento y sirve para retirar los detritus que se encuentra en el interior del saco pericoronario. Además, se utilizan agentes microbianos y se debe buscar el alivio del capuchón pericoronario. Esto se puede hacer mediante su eliminación quirúrgica o con medidas como el desgaste de las cúspides del diente antagonista o, en casos extremos, su extracción.

La afectación casi única de esta infección en edades adolescentes hace que debamos incrementar la prevención en la etapa en que aparecen las muelas del juicio. Esto se debe hacer con las visitas periódicas a nuestras clínicas dentales en Barcelona pero sobretodo con la aplicación de una correcta higiene bucodental que sirva para evitar, en la medida de lo posible, el albergue de restos de alimentos y bacterias en la zona.

Se trata de una infección que puede llegar a ser muy dolorosa y que, de ser diagnosticada tarde puede provocar tratamientos bastante invasivos para el paciente, motivos suficientes para extremar las precauciones en este sentido.

El problema de la halitosis

En nuestra clínica dental de Barcelona no solo tratamos temas de salud bucodental y temas relacionados con la estética de nuestra sonrisa. También tenemos en cuenta problemas que, teniendo que ver con algunos de estos dos aspectos, van más allá y se convierten en una verdadera preocupación social para quién los sufre. Eso es lo que sucede con la halitosis, el nombre que recibe el mal olor bucal, que según los estudios es sufrido por la mitad de las personas en algún momento de su vida.

La halitosis no es una enfermedad en sí misma, pero sí que puede ser uno de los síntomas de otras patologías bucodentales, estomacales o incluso relacionadas con otros sistemas de nuestro cuerpo. Como hemos dicho, la mayoría de personas que sufren halitosis lo hacen de forma pasajera y pueden acabar con el mal olor mediante buenos hábitos higiénicos o tras haberse curado de la patología en cuestión. Pero existen algunos casos crónicos en que la halitosis se convierte realmente en un problema importante para el paciente, que puede comprometer sus relaciones sociales y sus relaciones íntimas.

Por eso es necesario agarrar el toro por los cuernos y dirigirse a Centro Dental Pedralbes para combatir una incomodidad que puede tener fácil solución. Se establece una división en las causas de la halitosis, por un lado encontramos la provocada por una higiene bucodental inadecuada (que se puede solucionar arreglando este aspecto) y por el otro el mal olor relacionado con patologías internas o externas a la cavidad oral.

En el primer caso, el mal olor está provocado por la descomposición bacteriana de los alimentos y al solucionarse también se favorece a la salud bucodental general. Por otra parte, las enfermedades como las caries, la periodontitis, la xerostomía u otras infecciones de la boca pueden aumentar su mal olor.

Un tercer apartado sería el relacionado con el consumo de alimentos de olor fuerte, como podría ser el alcohol, el café o la cebolla, claros potenciadores de la halitosis.

En Centro Dental Pedralbes nos encargamos de hacer un diagnóstico exhaustivo para detectar de dónde proviene el problema de la halitosis y actuar en consecuencia. Algunos consejos básicos que puede adoptar cualquier persona son aumentar la higiene bucodental, no consumir alimentos que como los comentados y beber mucha agua a lo largo de todo el día. Recordad que la halitosis puede tratarse únicamente de un problema social muy molesto, pero también puede ser un síntoma de una mala salud bucodental que nos da pistas sobre posibles problemas de salud en la boca de los pacientes.

El apiñamiento dental, un problema estético y de salud

El apiñamiento dental es el primer motivo por el cual los pacientes de Centro Dental Pedralbes se someten a tratamiento ortodóntico. Definimos como apiñamiento dental el posicionamiento de los dientes amontonados, girados o mal colocados debido a la falta del hueso maxilar. En nuestra clínica dental de Barcelona contamos con todo tipo de tratamientos ortodónticos para solucionar este problema que además de afectar negativamente la estética también puede dañar la salud de las piezas dentales.

El problema del apiñamiento dental es, en gran parte, provocado por causas genéticas. Las personas no siempre tienen un maxilar proporcional al tamaño de sus dientes, por lo que la falta es espacio puede ser un factor inevitable en según qué pacientes. Cuando esto sucede, los dientes se amontonan irremediablemente y es necesario buscar una solución en forma de tratamiento ortodóntico u extracción.

Aparte del factor genético, la pérdida prematura de los dientes también puede conllevar una falta de espacio en el maxilar que no deja el lugar necesario a la erupción de los dientes definitivos. Asimismo, el apiñamiento tiende a empeorar con la edad, ya que las fuerzas de la boca suelen provocar el avance de los dientes hacia la zona anterior, la parte de la boca que más apiñamiento dental sufre.

Hay distintos grados de apiñamiento pero todos ellos provocan un problema estético y de salud bucodental en mayor o menor medida. Y es que el hecho de tener dientes apiñados aumenta el riesgo de caries dental, facilita el establecimiento de la enfermedad periodontal, porqué complica la higiene, y es la causa principal des de desgastes dentarios desiguales.

Cómo solucionar el apiñamiento dental

Existen varios tratamientos para solucionar el apiñamiento dental según su severidad. El más común de todos es el tratamiento ortodóntico. Los brackets, en todas sus modalidades, o el novedoso Invisalign (ortodoncia invisible) son soluciones predecibles para la inmensa mayoría de casos de apiñamiento. El stripping dental o la reducción interproximal es un tratamiento que en ocasiones se hace previamente a la ortodoncia para favorecer el movimiento de los dientes. En casos más complicados, en ocasiones se tiene que recurrir a una extracción dentaria, que en muchas situaciones se aplica a la muela del juicio, una de las principales causantes del apiñamiento.

Si sufres algún tipo de apiñamiento dental y quieres volver a tener una sonrisa bonita y sana, no dudes en ponerte en contacto con nuestros dentistas en Barcelona. Ellos te ayudarán a conseguirlo. Recuerda que es importante utilizar aparatos retenedores una vez acabado el tratamiento para evitar la recidiva hacia una mala posición.