Las estadísticas que manejan los colegios de dentistas a nivel mundial calculan que alrededor del 70% de la población no utiliza el hilo dental en su higiene bucal diaria, a pesar de que se trata de una de las herramientas más eficientes en la lucha contra las infecciones de las encías.

 

¿Qué beneficios tiene la utilización del hilo dental?

La gran ventaja del hilo dental es que consigue llegar a los lugares vetados para el cepillo de dientes, con lo que elimina todos los restos que éste deja. De esta manera consigue evitar que los restos se acumulen entre los dientes previniendo así de la aparición de cualquier tipo de infección posterior.

Por ello es recomendable utilizar el hilo dental después de cada cepillado para lograr una higiene bucal completa, y si esto no fuera posible, como consecuencia de las dificultades de la rutina del día a día, los expertos aconsejan que, al menos, se utilice una vez al día, preferiblemente por la noche antes de acostarse.

 

Pero, ¿por qué no utilizamos el hilo dental?

Esa es la gran pregunta que nadie es capaz de responder. La única respuesta plausible es por pereza. La población no utiliza hilo dental después del cepillado por la mera razón de que no tienen tiempo o no quieren encontrarlo.

Sin embargo, debemos de concienciarnos de la necesidad de incluir el hilo dental en nuestra higiene bucal, por nuestra propia salud ya que las complicaciones de una infección de encías son múltiples.

 

Y, ¿cuál es la forma correcta de utilizar el hilo dental?

Debemos de tomar un hilo que esté tenso y pasarlo suavemente entre los dientes. Es probable que al principio sangren las encías, pero este sangrado desaparece después de haber utilizado el hilo dental varias veces.

Este sangrado se debe a que, a pesar de que lo ideal es no tocar las encías, lo probable es hacerlo, ya que el hilo dental debe de llevarse hasta el final del diente, lo más cerca de las encías y el contacto provocará el sangrado.

Ten en cuenta, eso sí, que deberías de cambiar el hilo utilizado en cada nuevo tramo de dientes. Lo ideal es coger unos 40cms de hilo e ir cambiando el tramo que se utiliza en el contacto directo con los dientes, porque si no estaríamos únicamente cambiando los restos de lugar.

Entradas recomendadas