Un blanqueamiento dental es el tratamiento de estética dental más demandado por las personas que quieren aclarar el color de sus dientes y recuperar el color blanco original del esmalte que, con los años, se puede volver amarillento. Los resultados de un blanqueamiento dental no son para siempre pero si se realiza un buen mantenimiento, una buena higiene dental, y se toman algunas precauciones, sus efectos pueden durar mucho más tiempo.

Un blanqueamiento permite eliminar la mayoría de las manchas de los dientes. Estas manchas se producen por la acumulación de sarro y de restos de alimentos o sustancias como el café, el tabaco, el vino tinto o los pintalabios. Tras este tratamiento de estética dental, se puede recuperar el color color original de los dientes además de eliminar las manchas más superficiales. Pero los efectos del blanqueamiento dental, y su duración, estarán directamente relacionados con los hábitos de higiene bucodental de cada paciente. No hace falta recordar que para mantener nuestros dientes blancos, limpios y sanos es fundamental cepillarlos de 2 a 3 veces diarias y usar hilo dental y colutorio.

Es cierto que hay ciertos alimentos que tienen tendencia a manchar más los dientes. Son los que se deben evitar las 24 o 48 horas posteriores a un blanqueamiento dental. No sólo el café o el vino, sino también el chocolate, frutas de color y hortalizas como tomates y zanahorias. No se trata de prohibir su consumo, sino de no abusar de ellos. Además, es especialmente importante la higiene dental después de las comidas, sobre todo si se han ingerido alimentos que pueden manchar o dañar el esmalte dental.

Entradas recomendadas