¿Necesitas un coach dental? Te asesoramos

Nuestro rostro y nuestra sonrisa son nuestra tarjeta de presentación y la primera impresión que damos a los demás puede marcar mucho nuestras relaciones personales, sociales y laborales. Una sonrisa puede transmitir y comunicar muchas cosas, por eso es muy importante preocuparse de mejorarla y cuidarla. Los estándares de una bonita sonrisa la definen como aquella que cuenta con todas sus piezas bien colocadas y alineadas y con el esmalte limpio y con un color natural.

En el Centro Dental Pedralbes os ofrecemos los servicios de coaching dental. Se trata de un nuevo concepto aplicado en el campo de la odontología para referirse al asesoramiento estético que ofrecemos a nuestros pacientes para ayudarles a mejorar el aspecto de su sonrisa y aportar soluciones para mejorar su estética dental y facial. La estética dental busca conseguir una sonrisa bonita y elegante, con un aspecto totalmente natural. No solo se trata de blanquear los dientes sino mejorar su aspecto, su colocación e incluso su forma con tratamientos de rehabilitación dental para mejorar la sonrisa a nivel estético y funcional.

Además de la tecnología más avanzada para el blanqueamiento dental, en el Centro Dental Pedralbes contamos con todas las técnicas de estética dental para mejorar la sonrisa de  nuestros pacientes. Los dientes rotos o de un color diferente al resto pueden mejorarse con las carillas dentales, o la ausencia de una pieza dental puede suplirse con prótesis fijas o removibles. Nuestros especialistas en estética dental, encabezados por el Dr. Quique Soler Gomis, asesoran a los pacientes y les aconsejan los mejores tratamientos para mejorar su sonrisa.

La higiene dental de la ortodoncia

Las personas que llevan ortodoncia deben tener un especial cuidado en su higiene bucodental diaria. Los tratamientos de ortodoncia suelen durar varios meses ya que recolocar y alinear las piezas dentales, en algunos casos, puede ser un proceso lento. Durante este tiempo, se deben seguir una serie de pautas para la higiene de dientes y brackets y evitar que, para solucionar un problema de estética dental, pueda surgir alguno de salud bucodental, como las caries o enfermedades de las encías.

El éxito de un tratamiento de ortodoncia también recae en realizar una correcta higiene y mantenimiento de dientes y brackets. Para el cepillado de los dientes con ortodoncia, existen cepillos especiales con filamentos en forma de V ideales para limpiar dientes y aparatos de manera eficaz. Además, es recomendable utilizar una pasta dental específica para ortodoncia y cepillos interproximales que ayudan a limpiar los pequeños espacios entre el diente y el aparato, así como también el espacio entre dientes. El cepillado debe realizarse por la parte frontal del diente, primero en sentido horizontal y después vertical. El resto de la boca, puede cepillarse de la manera habitual. Para completar la higiene, es recomendable usar irrigadores orales con boquilla especial para ortodoncia y finalizar con un enjuague con colutorio.

Durante el tiempo que dura el tratamiento de ortodoncia, es fundamental realizar la higiene dental después de cada comida ya que es muy habitual que queden restos de alimentos en los brackets que facilitan la formación de placa bacteriana y aumentan el riesgo de caries y enfermedades de las encías. Además, es recomendable evitar alimentos duros o pegajosos puedan romper o deformar los aparatos, y procurar no cortar los alimentos con los dientes sino llevarlos a la boca en pequeñas porciones.

La pasta dental en la higiene bucodental diaria

La pasta dentífrica es la compañera inseparable del cepillo dental en la higiene diaria de dientes y boca. Por eso, una vez escogido el cepillo dental que mejor se adapta a nuestras necesidades, el siguiente paso es escoger la pasta dental. De entre todas las posibilidades, debemos escoger el producto que mejor cubra nuestras necesidades de higiene y mantenimiento bucal y, además, el que tenga un sabor más agradable para cada uno. Usar una pasta dental que no nos guste o nos deje mal sabor de boca, puede provocar que no realicemos la higiene dental tan a menudo como se debe para evitarnos el mal rato.

En nuestra higiene dental diaria, debemos usar pasta dentífrica porque ayuda a eliminar los restos de comida que pueden quedar en la boca, nos proporciona un aliento fresco y, además ayuda a eliminar las manchas superficiales en el esmalte de los dientes. Los dentífricos contienen sustancias antisarro, anticaries, desensibilizantes, antisépticos e incluso blanqueadores. En función de nuestras necesidades o afecciones bucodentales, utilizaremos una pasta dental para encías sensibles o para dientes con tendencia a las caries, por ejemplo.

Seguramente, a lo largo de nuestra vida cambiaremos de pasta dental en función de las necesidades de cada etapa. La pasta dental para una persona adulta no es recomendable para niños o para ancianos, por ejemplo. A la hora de realizar la higiene dental, no debemos abusar de la cantidad de pasta dental. No es necesario llenar completamente el cepillo con dentífrico. Con una tercera parte de su longitud es suficiente y, en el caso de los niños, la cantidad de pasta dental no debe ser más grande que un guisante.

Salud bucal en la menopausia

Durante la menopausia, la mujer experimenta una serie de cambios hormonales que tienen consecuencias en la salud general y también a nivel bucal. En la menopausia, se reducen notablemente los niveles de estrógenos, un hecho que produce alteraciones significativas en los tejidos de la boca y repercute negativamente en la salud bucodental, deteriorando las encías o la mucosa bucal.

Habitualmente, en la mujer menopáusica se pueden apreciar trastornos que afectan a las encías: se vuelven más brillantes y secas, sangran más fácilmente y su color varía entre pálido y rojizo. Además, se puede manifestar un creciente malestar bucal, con sensación de quemazón, sequedad y mal sabor. Beber por lo menos dos litros de agua al día puede ayudar a combatir esta sensación de ardor bucal. También es recomendable evitar alimentos ácidos o los frutos secos, que tienden a aumentar esta sensación, y favorecer la salivación natural masticando chicle, por ejemplo.

El descenso de la producción de hormonas durante la menopausia conlleva, además de una serie de alteraciones en las encías, cambios en la mucosa bucal y en el hueso que sustenta los dientes. Estos cambios pueden alterar el color o la forma de los dientes e incluso provocar la pérdida de algunas piezas. A nivel bucodental, el envejecimiento óseo provoca la llamada gingivitis descamativa, una afectación de las encías que ocasiona una separación de las capas externas de éstas dejando al descubierto las terminaciones nerviosas y favoreciendo la aparición de caries.

Durante este periodo, es muy importante extremar los hábitos de higiene bucodental, acudir al especialista periódicamente y recibir un tratamiento médico específico para superar estas afecciones bucodentales y mejorar la calidad de vida.